La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 6:16-19

Mostrar el Capítulo y las notas   

 16 ¿No sabéis que a quien os rindáis para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva a la justicia [rectitud]?5 [La obediencia lleva a ser justos. Sin obediencia, escuchando y obedeciendo la Palabra de Dios en su corazón, usted es un esclavo del pecado. Jesús confirma esto decididamente: De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. Nosotros,por el Espíritu aguardamos pacientemente por la fe la esperanza de la justicia [rectitud]. Gál 5:5]

 17 Pero gracias a Dios porque, aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón6 a aquella forma de enseñanza a la cual os habéis entregado; [Ellos obedecieron las enseñanzas del arrepentimiento y negaron su voluntad en la cruz interna a medida que caminaron en los pasos de la fe para llegar a ser libres de pecado; su fe era operacional, no sólo de la boca para afuera como los hipócritas.]

 18 y una vez libertados del pecado, habéis sido hechos siervos de la justicia [rectitud].7 [Él le está hablando a cristianos muy maduros, que han sufrido enla cruz para ser libres del pecado; pero todavía pueden caer en la tentación si no tienen cuidado porque no han recibido el segundo paso de la perfección: ser nacido de Dios y ser incapaz de pecar porque el Padre los protege. 1 Juan 3:9, 1 Juan 5:18, Juan 10:29. Un esclavo de la justicia hace sólo lo que se le ordena hacer y dice sólo lo que escucha del Espíritu inmediatamente antes de hablar. ]

 19 Os hablo en términos humanos, a causa de la debilidad de vuestra carne. Porque así como presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y de iniquidad a iniquidad, así presentad ahora vuestros miembros como esclavos a la justicia [rectitud] para la santidad.8

Mostrar el Capítulo y las notas   

1 Juan 3:7-10

Mostrar el Capítulo y las notas   

 7 Hijitos, nadie os engañe. El que practica justicia [rectitud] es justo, como él es justo.3 [Jesús sólo habló, juzgó, e hizo lo que Dios le había ordenado hacer; para practicar la justicia nosotros también debemos poder sólo hablar lo que le oímos que nos ordena a decir y sólo hacer lo que Dios nos ordena hacer. Esta habilidad sólo viene después que hemos crucificado nuestro espíritu egoísta y el pecado ha sido destruido por el Espíritu al llevar la cruz interna de la negación propia; entonces nosotros estamos caminando el mismo camino que Él caminó y estamos en el mundo como Él estaba con perfección, pureza, y santidad. Todo aquel que hace justicia es nacido de él. 1 Juan 2:29. La referencia a "hijitos" en griego de este versículo es tecknia <5040>; aquellos que todavía están pecando sin salvación.]

 8 El que comete el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo.4 [Que nadie lo engañe, diciendo que todavía se puede pecar y pertenecer a Dios; los que aún están pecando sirven al diablo. Cristo es revelado en nuestra carne para destruir las obras del diablo, al condenar los pecados secretos en nuestro corazón, y después destruir aún nuestro deseo de pecar. Pablo confirma a Jesús destruyendo las obras del diablo en cada creyente purificado: "el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies." Rom 16:20.]

 9  Todo aquel que ha nacido de Dios no comete el pecado, porque la simiente de Dios [Cristo] permanece en él, y no puede seguir pecando, porque ha nacido de Dios.5 [Para ser nacido otra vez, usted debe ser crucificado, lo cual destruye todos los deseos para pecar en usted. Como una nueva criatura usted es entonces resucitado por Jesús para ir al cielo, quien le muestra al Padre, y entonces usted le pertenece a Jesús y al Padre. Una vez que usted está en la mano del Padre, usted es protegido para nunca pecar otra vez. "Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no sigue pecando; más bien, Dios protege a aquel a quien ha engendrado, y el maligno no le toca". 1 Juan 5:18.]

 10 En esto se revelan [distinguen] los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, no es de Dios, ni tampoco el que no ama a su hermano. [De la Palabra del Señor en el interior: "Si todavía estás pecando, tú perteneces al pecado y no a mí."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.