La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 8:1,4

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,1 los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. [Andar conforme al Espíritu es ser llevado por el Espíritu en pensamientos, palabras, y acciones. Si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Gál 5:19. Andar conforme a la carne es caminar de acuerdo a su mente carnal y corazón impío, antes de haber sido limpiado y purificado; hasta entonces usted no está en Cristo Jesús porque todavía está caminando en la carne — en sus deseos, afectos, placeres, orgullo, enojo, vanidad, temor, preocupaciones, planes, etc. Cualquier persona que diga estar en Cristo cuando no está crucificada está tomando su nombre en vano; o hacer cualquier cosa mientras declara hacerlo en su nombre o en el nombre de Jesús también es tomar su nombre en vano.]

 4 para que la justa exigencia de la ley fuese cumplida en nosotros que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. [A menos que estemos caminando, pensando, hablando, y actuando de acuerdo a la manera en la que el Espíritu nos dirija, no hemos cumplido la justicia de la ley, y por lo tanto todavía estamos sujetos a la Ley de Pecado y Muerte. Cuando un hombre de Dios que es ordenado y vigorizado por Dios, quien le dice qué decir y qué hacer, de manera que todas sus acciones y palabras sean provenientes de una obediencia amante a Dios; verdaderamente un hombre tal ama a Jehová su Dios con todo su corazón, y toda su alma, y todas sus fuerzas. Deut 6:4-5; un hombre así cumple la ley y establece la ley, incluso grandemente sobrepasa la ley. De la Palabra del Seńor en el interior: "A menos que tú atestigües la ley cumplida en ti, estás bajo la ley."]

Romanos 8:5,14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 Porque los que viven conforme a la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que viven conforme al Espíritu, en las cosas del Espíritu.

 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. [Ser guiados por el Espíritu de Dios es oír la Palabra dentro de su corazón ordenando todas tus palabras para ser habladas, y todas tus obras para ser realizadas. Ser guiado por el Espíritu es caminar en amor, cumpliendo la ley. Esto sólo ocurre después que usted ha crucificado su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia para después recibir el fruto del Espíritu. Si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Gál 5:19. De la Palabra del Seńor en el interior: "Tú eres un hijo cuando Jesús aparece en tu corazón para guiarte. Un hombre perfecto oye lo que debe hacer — un tiempo de gran gozo."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.