La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Corintios 2:9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 9 Más bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio ni oído oyó, que ni han surgido en el corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman.2 [Esto se refiere a Isaías 64:4, que dice: el mundo no ha escuchado, ni el oído ha percibido, ni el ojo ha visto a ningún Dios fuera de ti, que actúe a favor del que en él espera. La diferencia clave es que Isaías dice espera, y 1 Cor dice aman. Por lo tanto amar a Dios es esperarle: le esperamos para oír sus palabras que nos enseñan, nos convencen, y nos guían — eso es amar a Dios.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. El Espíritu de Dios nos revela (por medio de la revelación) lo que Dios ha preparado para aquellos que le aman. No hay otra manera de saber esto, excepto por medio de la revelación. De modo que las cosas de Dios no se conocen, sino cuando son reveladas por su espíritu; y lo que de Dios se conoce es evidente entre ellos, pues Dios hizo que fuese evidente. Rom 1:19. Por lo tanto Dios revela sus secretos y misterios dentro del hombre, en el corazón del hombre, donde usted oye y ve los misterios que son revelados. El verdadero cristianismo es una experiencia interna; pero todas las lecturas externas, oraciones externas, rituales externos, ceremonias externas, palabras externas, cantos externos, no dan nada de conocimiento de Dios.

Tome nota, este versículo se refiere a Isaías, que dice: el mundo no ha escuchado, ni el oído ha percibido, ni el ojo ha visto a ningún Dios fuera de ti, que actúe a favor del que en él espera. Isaías dice: del que en él espera; 1 Corintios dice: aquellos que le aman. Amar a Dios es esperarle: le esperamos para oír sus palabras que nos enseñan, nos convencen, nos animan, y nos guían — eso es amar a Dios. Como dijo Jesús:

"El que tiene mis mandatos y los obedece, él es quien me ama. Y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él.
(tenemos que esperar a Dios para oír sus mandatos)

El que me ama, mi palabra guardará [me obedecerá, practicará mis enseñanzas]. Y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos nuestra morada con él. Juan 14:21,23.

_______________________________________