La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Corintios 3:13-15

Mostrar el Capítulo y las notas   

 13 la obra de cada uno será expuesta, pues el día [del Señor] la dejará manifiesta. Porque por el fuego será revelada;2 y el fuego probará la obra de cada hombre, para ver de qué clase es. La fe debe ser demostrada por las obras de amor, lo cual es obediencia a la inspiración de la guía del Espíritu de Dios; así es el amor de Dios. Pero el que hace la verdad viene a la luz para que se muestre que sus obras son producidas [formadas e impulsadas] por medio de Dios. Juan 3:21; tales obras son las únicas obras que sobreviven cuando pasan por el fuego, por el cual todo hombre debe pasar.]

 14 Si permanece la obra que alguien ha edificado sobre el fundamento, él recibirá recompensa.3

 15 Si la obra de alguien es quemada, él sufrirá pérdida; aunque él mismo será salvo, pero apenas, como por fuego.

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

3 Cuando usted pasa por el fuego por el cual todo hombre debe pasar, usted recibirá una recompensa — SI USTED HA HECHO DOS COSAS:

  1. Usted ha edificado sobre un fundamento verdadero: Yo os mostraré a qué es semejante todo aquel que viene a mí y oye mis palabras, y las hace [las practica y las obedece]. Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos sobre la roca. Y cuando vino una inundación, el torrente golpeó con ímpetu contra aquella casa, y no la pudo mover, porque había sido bien construida. Lucas 6:46-47 Esta es la fe verdadera: oír la palabra de Dios, que está en sus corazones, y obedecer. Este el comienzo de su fe — creada por Jesús mismo porque usted le ha oído, creído en él, y obedecido. Jesús es el único autor y consumador de nuestra fe: puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, Heb 12:2.

    Si usted no ha oído al Señor ni le ha obedecido, Jesús dice esto acerca de usted: ¿Por qué me llamáis: 'Señor, Señor', y no hacéis lo que digo? Lucas 6:46. Y si usted no le oye, no le escucha, y no le obedece; esto es lo que Jesús dice que le sucederá a usted en el fuego: Pero aquel que oye, y no hace [practica mis enseñanza], es como un hombre que construyó su casa sobre la tierra sin fundamento; en contra de la cual chocó violentamente la tormenta, e inmediatamente se derrumbó; y la ruina de esa casa fue grande.

    Jesús dijo:"Pero una sola cosa es necesaria. Pues María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada." — sentarse a los pies de Jesús y oír su palabra. Lucas 10:39-42. ¡Note! la buena parte, la cual no le será quitada; esta obra de oír al Señor no será quemada — sobrevivirá el fuego en el día del Señor. Es una cruz para la voluntad del hombre sentarse en silencio, luchando para no permitir que su mente comience a vagar; es una cruz para la voluntad del hombre obedecer lo que él manda y enseña por medio del Espíritu Santo; esta es la cruz con la cual usted debe negarse a sí mismo y debe cargarla cada día para después seguir a Jesús. Seguir es obedecer. Usted no puede ser su discípulo a menos que tome su cruz diariamente y siga sus órdenes. La salvación sólo es recibida por aquellos que siguen al cordero donde quiera que vaya — quien obedece completamente la voz del Señor, en lo que sea que él les mande. No se desanime si usted no oye nada por algún tiempo. Aún su espera es ventaja para usted: Sea tu misericordia, oh Señor, sea en proporción a nuestra espera y la esperanza en ti. Sal 33:22. Desde la antigüedad no se ha escuchado, ni el oído ha percibido, ni el ojo ha visto a ningún Dios fuera de ti, que actúe a favor del que en él espera. Isa 64:4. La obra de la cruz sobrevivirá.

  2. Si usted permanece en él, escuchando, observando y obedeciendo — hasta que se haga continuo — como él le guíe por medio de la limpieza hacia la pureza, mientras esté llevando su cruz interna de la negación propia. Esto es obras de amor obediente a Dios. Al morar en él, usted producirá mucho fruto para la gloria del Padre. Entonces usted será guiado a más obras de amor. Estas obras serán un tesoro duradero, que le permitirá ser partícipe de la naturaleza divina, siendo trasladado hacia el reino del cielo, para compartir la herencia de los santos en la luz.

La muerte par el fuego del espíritu impío en cada uno es necesaria para que todos puedan vivir juntos en paz, amor, bondad y mansedumbre; todos deben ser limpiados del mal en sus corazones. Esto ocurre en la tierra para los pocos que son voluntariamente crucificados en la cruz interna con gran recompensa. Para la gran mayoría de la humanidad, esta limpieza ocurre involuntariamente en la próxima vida. Todos los hombres aprenden a odiar el mal, ser atraídos a la bondad, y a amar la bondad, que es Dios. Todos los hombres están entonces sujetos a la dirección de Dios, siendo que Jesús es el verdadero Señor de todos los hombres. Nuestra vida en la tierra es una "escuela del mal" donde aprendemos voluntariamente a odiar el mal en esta vida; o en la próxima vida experimentaremos las heridas y los daños que hemos causado por nuestras acciones y palabras impías, sintiendo repulsión por nuestro pasado y llegando a estar completamente comprometidos a nunca repetir esos errores.

_______________________________________