La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Juan 1:7

Mostrar el Capítulo y las notas   

 7 Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión [compañerismo en el Espíritu] unos con otros, y la sangre de su Hijo Cristo Jesús nos limpia de todo pecado.3 [Hoy (10/09/21), nadie en la tierra camina en la luz como Él está en la luz. Caminar en la luz es ser guiados por Dios, (quien es luz), en todo lo que decimos y hacemos. Todos los hombres se sientan en las tinieblas y caminan en las tinieblas hasta que la luz se levanta en sus corazones. Usted puede estar caminando en la luz y en la comunión, y después por falta de vigilancia tener una caída involuntaria; pero eso puede ser perdonado y limpiado. Sin embargo, si no estás caminando en la luz como Él está en la luz, su sangre no hace nada para librarte de tus pecados. De la Palabra del Señor en el interior: "La luz proviene de la fe en la voz. Jesús no murió para que tú puedas continuar pecando".]

Efesios 5:26

Mostrar el Capítulo y las notas   

 26 para santificarla y purificarla [la iglesia de creyentes] en el lavamiento del agua con la palabra,3 [Este es uno de los versículos que es crucial que se entienda. El original griego para palabra en este versículo es logon <3056> que en inglés significa: 1) de un discurso; 1a) una palabra, pronunciada por una voz viviente, que encarna un concepto o idea; 1b) lo que alguien ha dicho. Oír a alguien leer las palabras de la Biblia no resulta en ninguna limpieza o santificación; pero las palabras que Cristo le habla a usted tienen como resultado su limpieza. Ahora vosotros estaréis limpios por la palabra que os he hablado, Juan 15:3; y Pedro le dijo: ¡Jamás me lavarás los pies! Jesús le respondió: --Si no te lavo, no tienes parte conmigo. Juan 13:8.]

Salmos 51:2

Mostrar el Capítulo y las notas   

 2 Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado.

2 Corintios 7:1

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 Así que, amados, ya que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda impureza de cuerpo y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.1[Ricardo Claridge, destacado entre los primeros cuáqueros, escribió lo siguiente de manera muy profunda: "La verdadera felicidad del hombre consiste en ser verdaderamente religioso, o santo, en nuestras medidas, como Dios es santo; la santidad y la felicidad están tan relacionadas, que la una no puede ser, o subsistir, sin la otra. La santidad es el comienzo de la felicidad, y la felicidad es la santidad en la perfección." De la Palabra del Señor en el interior: "Se llegó a la conclusión de que la felicidad y la santidad son separables."]

Juan 13:8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 Pedro le dijo: --¡Jamás me lavarás los pies! Jesús le respondió: --Si no te lavo, no tienes parte conmigo.1

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.