La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Juan 2:13-14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 13 Os escribo a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os he escrito a vosotros, niñitos, porque habéis conocido al Padre. [En este versículo la palabra griega para jóvenes que han vencido al diablo es neaniskoi <3495>, y la palabra griega para niñitos que conocen al Padre es paidia <3813>; para conocer al Padre es ser liberado del pecado, en unión con Dios y en el Reino.]

 14 Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.2 [La palabra griega para jóvenes en este versículo nuevamente es neaniskoi <3495>. En este capítulo Juan se dirige a los discípulos que todavía pecan, sin salvación; además Juan se dirige a tres grupos de hijos de Dios que tienen la salvación y están liberados del pecado: 1) niñitos que conocen al Dios, 2) jóvenes, que han vencido al diablo y se han fortalecido en la medida de la Palabra de Dios (Jesús) viviendo en ellos, y 3) más fuertes aún, padres, capaces de desarrollar a otros niños.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 la palabra de Dios permanece en vosotros, el Espíritu de Cristo, la palabra de Dios, vive en sus corazones, suficiente para vencer al maligno (su espíritu egoísta) dentro de ustedes.

y habéis vencido al maligno. Todo hombre es controlado por el espíritu egoísta de Satanás, hasta que Cristo aparece por segunda vez, trayendo la salvación a aquellos creyentes obedientes, cuando: el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies. Rom 16:20. Cuando el Señor revele a aquel inicuo [el hombre de pecado dentro de usted], a quien el Señor Jesús matará con el soplo de su boca y destruirá con el resplandor de su venida. 2 Tesalonicenses 2:8.

_______________________________________