La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Juan 5:7

Mostrar el Capítulo y las notas   

 7 Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo [Jesús] y el Espíritu Santo; y estos tres concuerdan.2 [Las palabras en cursiva no se encuentran en los manuscritos más antiguos. Vea la nota más abajo para obtener una explicación detallada de la verdadera relación de Jesús con el Padre.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 En el versículo 7 todas las palabras: "en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo, y estos tres concuerdan" — no aparece en ninguno de los manuscritos antes de 1400; haga clic y lea la nota para más detalles. Esto significa que las palabras fueron introducidos por los escribas secta romana en apoyo de su invención de la trinidad de los llamados, de los cuales no hay sola mención en toda la Escritura. Sólo la versión King James en Inglés incluyen este texto. Hay sólo dos espíritus: el Espíritu de Dios, y el espíritu de Satanás. Jesús, el Padre, y el Espíritu Santo son seres espirituales, y son todos un espíritu. Ellos son tres manifestaciones del mismo Espíritu de Dios, así como la luz roja, la luz azul, y la luz amarilla son tres manifestaciones de la luz blanca, como se ve al pasar la luz por un prisma. No hay tres personas individuales, lo cual lleva a pensar que Jesús y el Padre son personas como usted y yo, cuando Jesús y el Padre llenan el universo entero. Hay muchas escrituras que desafían el concepto de que Jesús es Dios:

Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo hombre, y el hombre es la cabeza de la mujer, y Dios es la cabeza de Cristo. 1 Cor 11:3
Dios es la cabeza de Jesús

Los siguientes versículos declaran que el Dios de Jesús es el Padre — ¡Jesús tiene un Dios también!

(Debido a que los versículos anteriores prueban que el dios de Jesús es el Padre, eso pone al Padre como superior a Jesús; y eso definitivamente no es lo mismo. Ellos son un Espíritu, pero dos manifestaciones diferentes del mismo Espíritu.)

el Hijo mismo también se someterá a Él [Dios]... 1 Cor 15:38 (El Hijo Jesús no está sujeto a sí mismo, él está sujeto a Dios.)

Damos gracias a Dios el Padre de nuestro Señor Jesucristo. Col 1:3 (Dios es el Padre de Jesús)

Porque hay un solo Dios [el Padre], y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo, 1 Tim 2:5
(Si Jesús fuera Dios, no sería necesario un mediador entre el hombre y si mismo; pero Jesús es el único mediador entre el hombre y Dios, el Padre.)

Después el fin, cuando él [Jesús] entregue el reino al Dios y Padre, cuando ya haya anulado todo principado, autoridad y poder.
Porque es necesario que él reine hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies.
El último enemigo que será destruido es la muerte.
Porque ha sujetado todas las cosas debajo de sus pies. Pero cuando dice: "Todas las cosas están sujetas a él", claramente está exceptuando a aquel [Dios] que le sujetó todas las cosas [Jesús].
Pero cuando aquél le ponga en sujeción todas las cosas, entonces el Hijo mismo también será sujeto al que [Dios] le sujetó todas las cosas, para que Dios sea el todo en todos. 1 Cor 15:24-28

(Si Jesús fuera Dios, no sería necesario que Jesús se sujetara al Padre, haciendo todas las cosas sujetas a Dios, el Padre.)

Oísteis que yo os dije: "Voy y vuelvo a vosotros." Si me amarais, os gozaríais de que voy al Padre, porque el Padre es mayor que yo. Juan 14:28
(Jesús no reclamó tener igualdad con el Padre, el único Dios.)

Jesús se acercó a ellos y les habló diciendo: "Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra." Mat 28:18
(¿Acaso Jesús se dio a si mismo todo el poder en el cielo y la tierra? No, el Padre se lo dio a Jesús.)

Ahora pues, Padre, glorifícame tú en tu misma presencia, con la gloria que yo tenía en tu presencia antes que existiera el mundo. Juan 17:5
(Si Jesús fuera Dios, él simplemente se gloriaría a si mismo cuanto él quisiera; pero debido a que Jesús no es Dios, Jesús le pidió al Padre que lo glorificara como él era antes de la fundación del mundo. De la Palabra del Señor en el interior: "Jesús no ordenó su gloria".)

Jesús nunca dijo ser Dios; él decía ser el Hijo de Dios, y él dijo que era inferior al Padre. Como Jesús dijo, defendiéndose por decir que él era el Hijo de Dios: "Jesús les respondió: --¿No está escrito en vuestra ley, (Sal 82:6), 'Yo dije: Sois dioses'? Así que él es llamó "dioses", hombres a quienes vino la palabra de Dios, y la Escritura no puede ser quebrantada", Juan 10:34-35. Ahora bien, si los hombres a quienes vino la Palabra de Dios son dioses, entonces claramente Jesús, quien es la Palabra de Dios y quien creó los cielos, los mundos, y todo lo que está en ellos, [Jesús] también es un dios, (y el unigénito Hijo de Dios es un dios mucho más grande que cualquier hombre que llegó a ser o llega a ser un dios; Jesús es, y continuará siendo, su Señor y Rey, el REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES).

Cuando le dijo a Felipe: "cualquiera que me haya visto a mí, ha visto al Padre," en los dos versículos siguientes Juan 14: 10-11, Jesús explicó:

¿No crees que yo soy en el Padre y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo de mí mismo; sino que el Padre que mora en mí hace sus obras.

Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creed por las mismas obras. Juan 14:10-11

Además fue porque Jesús es la única representación visible del Padre que se podía observar, "Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación;" Col 1:15.

Cuando Jesús dijo: "Yo y el Padre una cosa somos." Juan 10:30, Jesús no está diciendo que Él es el Padre; Jesús está diciendo que el Padre estaba en Él y que Él estaba en el Padre, lo cual es similar a los creyentes crucificados que pueden estar en unión con Cristo y ser uno con Él y con el Padre también, como Juan 17:20-23, describe a continuación:

"Pero no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por medio de la palabra [enseñanzas] de ellos; para que para que todos sean una cosa, así como tú, oh Padre, en mí y yo en ti, que también ellos lo sean una en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. Juan 17:20-21.

Yo les he dado la gloria que tú me has dado, para que sean una cosa, así como también nosotros somos una cosa. Juan 17:22.

Yo en ellos y tú en mí, para que sean hechos perfectos en uno; y para que el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado, como también a mí me has amado." Juan 17:23

(y Juan 14:20 confirma: "En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.")

Un creyente crucificado en unión es uno con Jesús y uno con el Padre, pero eso no hace a esos creyentes Jesús o el Padre; ellos son uno en Espíritu, pero los creyentes no son (ni pueden ser jamás) Jesús o Dios. Lo mismo es verdad con Jesús; él es uno con el Padre, él posee la plenitud del Padre, él es la representación visible del Padre, pero él no es el Padre; ellos son uno en Espíritu, pero Jesús no es Dios. Las escrituras nos dicen que hay un solo Dios, y Él no es el Dios de Jesús.

Sin embargo, Jesús es la imagen misma de su persona [de Dios]; y Jesús existe en la forma de Dios, Fil 2:6; y Él es la única imagen visible del Dios invisible; y Jesús es el Hijo unigénito, (todos los demás hijos de Dios son adoptados); y todas las cosas en el cielo y la tierra fueron creadas por él; y Jesús y el Padre son un espíritu, y nadie viene al Padre sino por Jesús, y Jesús salió del Padre, y él [la palabra] era con Dios, y él [la palabra] era Dios. Nosotros nos esforzamos para hacer de Jesús nuestro Señor y Rey para siempre. De ninguna manera puedo disminuirlo a Él al limitarlo a ser Señor y la imagen invisible de Dios, quien es un dios también, pero que no es Dios, a pesar de que cuando usted ve a Jesús, ha visto la representación visible y la gloria de Dios. En el principio, Jesús salió de la luz, el fuego y el espíritu llamado Dios, para llegar a ser la única representación visible de Dios como el primogénito (Jesús) de toda la nueva creación, de modo que toda la plenitud de Dios pudiera morar en él (Jesús) y después por él (Jesús) fueron todas las cosas creados, que están en el cielo y que están en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades; todas las cosas fueron creadas por él y para él. Él existía antes que todas las cosas, y en él todas las cosas permanecen — para que en todo él pueda tener la supremacía.

Él es uno con Dios y en la forma de Dios, para que todos los hombres honren al Hijo así como honran al Padre, Juan 5:21-23; si vamos a honrar al Hijo como honran al Padre, entonces para nosotros el Hijo es igual a Dios.

Dios ordenó a los ángeles a adorar al Hijo, Heb 1:6; y por lo tanto nosotros, siendo mucho menores que los ángeles, también debemos adorar al Hijo, nuestro único Señor, (cuando capaces de adorar adecuadamente).

Todas las cosas fueron creadas a partir del Padre y para él existimos; todas las cosas fueron creadas por Jesús, para el placer de Jesús, por medio de quien existimos. Por lo tanto, Jesús es el creador de los cielos y de los mundos.

De la Palabra del Señor en el interior: "Un Dios, un Espíritu."

El siguiente versículos lo resume todo.

Un Señor, una fe, un bautismo,
Un Dios y Padre de todo, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. Efe 4:5-6
.

para nosotros no hay más que un solo Dios, el Padre, de quien todo procede y para el cual vivimos; y no hay más que un solo Señor, es decir, Jesucristo, por quien todo existe y por medio del cual vivimos. 1 Cor 8:6

Jesús es el único Señor. El Padre es el único Dios.

Cuando Jesús está en control de nuestros pensamientos, palabras, y acciones, entonces Jesús es nuestro Señor y Rey; entonces, y sólo entonces, nosotros le pertenecemos a Jesús.
Hasta entonces, somos esclavos del pecado y nuestro amo es el pecado, sirviendo a Satanás. Jesús mismo dijo: ¡no pueden servir a dos señores! Lucas 16:13.
De la Palabra del Señor en el interior: "Si todavía estás pecando, le perteneces al pecado y no a mi. El Rey es donde él es rey. Yo soy rey por todos los tiempos".

Jesús es el rey de los ángeles. Jesús es rey de los hombres perfeccionados para llegar a ser reyes y sacerdotes; y aunque Él los llama hermanos, ellos son menores que Él — su rey. Él es rey después que toda la creación está sujeta a Él y Él se sujeta Dios, para que Dios [el Padre] pueda estar en todos.

Hace años, la Palabra del Señor en el interior nos dijo: "Se puede alcanzar la salvación enfocándote sólo en Jesús; usted puede alcanzar la salvación enfocándose en el Padre y Jesús; pero no se puede alcanzar la salvación enfocándose sólo en el Padre." Así pues, la importancia de comprender que no hay Dios trino es ver la evidencia de las invenciones de Babilonia [las iglesias falsas], y ver cómo la mentira ha cautivado a la cristiandad casi totalmente. La trinidad, el bautismo de infantes, la confirmación y la comunión son algunos de los muchos inventos de la secta romana que se han mantenido y han sido aceptado por casi todos los protestantes. Por supuesto, el peor invento de la secta romana, adoptado por la mayoría de los primeros protestantes era torturar y matar a cualquier persona que tuviera una opinión religiosa diferente; tanto los católicos como los primeros protestantes quemaron a personas en la hoguera por negar la trinidad inventada en la carne carnal, y esta palabra no aparece en ninguna parte en la Escritura. La trinidad fue inventada en un intento de explicar lo insondable, así como lo infinito es incomprensible para la mente humana.

Piense en la luz natural: cuando se pasa la luz blanca a través de un prisma de cristal, sale como un arco iris de siete diferentes colores: infrarrojo, rojo, naranja, verde, azul, violeta, ultravioleta; pero todos ellos son parte de la misma luz. Jesús, el Espíritu Santo, y el Padre son manifestaciones del mismo Espíritu único, no las tres personas de la trinidad. Los siete espíritus de Dios son manifestaciones del único Espíritu también, pero no son un dios de siete cabezas.

A continuación, considere esto: cuando alcanzamos la unión con Cristo, alcanzamos la unión con el Padre, y alcanzamos la unión con todos los santos del pasado y del presente. De la Palabra del Señor en el interior: "Venimos a Dios, pero somos inferiores a Dios." ¿Hace esto a los que están en unión con Cristo y el Padre dioses también? Sí: "Vosotros sois dioses; todos vosotros sois hijos del Altísimo". Sal. 82:6.

Ahora bien, si considerar esto le asusta, entonces piense que Jesús citó las Escrituras exactamente e la misma para defenderse: Entonces Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra Ley: "Yo dije: Sois dioses"? Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada). Juan 10:34-35.

[Tenga cuidado con pensar que oír la palabra en el interior unas pocas veces es haber experimentado "la palabra de Dios que ha venido" como le vino a Moisés, Abraham, Ezequiel, Jeremías, Juan el Bautista, Elías, Hageo, Zacarías, Jonás, etc.; todos quienes demostraron que cuando la palabra viene en este contexto significa que el Espíritu fue recibido en suficiente medida para dirigir sus obras y suplir las palabras que debían hablar.]

Ahora bien, si los hombres a quienes vino la Palabra de Dios son dioses, entonces claramente Jesús, quien es la Palabra de Dios y quien creó los cielos, los mundos, y todo lo que está en ellos, [Jesús] también es un dios, (y el unigénito Hijo de Dios es un dios mucho más grande que cualquier hombre que llegó a ser o llega a ser un dios; Jesús es, y continuará siendo, su Señor y Rey, el REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES). Jesús nunca dijo que él era un dios y sólo afirmó ser el Hijo de Dios; sin embargo, debido a que Jesús "antecede a todas las cosas, y por él todas las cosas subsisten," Col 1:17, Jesús es un dios mucho más grande que los hombres que llegaron a ser dioses, (pero aún así no es el Dios de Jesús, el Padre, el único Dios).

Para enfatizar este punto aún más, Jesús va a exigir a los falsos cristianos de la Sinagoga de Satanás, los que dicen que son Judíos (de corazones circuncidados), pero no lo son, que vengan a adorar a los pies de los vencedores y sepan que Jesús ha amado a los que vencieron, Apoc 3:9; vencedores son aquellos que han vencido al maligno [Satanás dentro de sí mismos] y que han vencido al mundo [con sus deseos], lo que significa que han sido limpiados del pecado, purificados y santificados, mientras están sobre la tierra. ¿Van los falsos cristianos a adorar a los vencedores? ¡No! Ellos van a adorar a Cristo a los pies de los vencedores, porque el vencedor llega a ser parte de Cristo, parte de su cuerpo, uno con su espíritu — de modo que adorarán a Dios y a Cristo, encarnados en los vencedores.

También se afirma que el propósito de la vida es crear el cuerpo de Cristo, para que a través de la iglesia la compleja y multifacética sabiduría de Dios en toda su infinita variedad y de innumerables aspectos ahora pueda darse a conocer a los gobernantes y autoridades angelicales (principados y potestades) en la esfera celestial. Efesios 3:10. Así que Dios está injertando a los vencedores en Jesús, mientras retiene en el alma sus diferentes experiencias, a fin de reflejar una faceta diferente de la personalidad de Dios, para reflejar una faceta diferente de la sabiduría de Dios, para su gloria y el gozo de los vencedores. (No importa lo grande o pequeña que sea nuestra diferente faceta de la personalidad de Dios, me dijo la Palabra del Señor en el interior, "Jesús será tu rey para siempre", lo cual es para mí un gran consuelo.)

Hay otro punto muy importante para considerar: como Jesús afirma a continuación, Jesús vino a la tierra como un siervo del Padre, hablando, juzgando, y haciendo sólo lo que el Padre le ordenó a Jesús.

Antes de que él viniera a la tierra, Jesús era un siervo de Dios en el cielo; y en la tierra Jesús fue un siervo de Dios; y Jesús todavía es un siervo de Dios. ¿Por qué es esto importante?—porque él vino a la tierra como un ejemplo para nosotros, de lo que nosotros debemos llegar a ser — siervos. Él murió una muerte horrible en la cruz en obediencia a Dios, ¿por qué?—para mostrar el grado de obediencia que debemos tener para poder alcanzar la salvación.

Jesús, el (más grande) siervo de Dios, vino a la tierra a crear siervos más confiable. De la Palabra del Señor en el interior:

Piénselo. ¿Cómo puede cualquier otra cosa que no sea un siervo humilde (Jesús, el siervo más grande que haya vivido jamás) ser nuestro ejemplo y modelo a seguir? Si el Padre mismo hubiera venido a la tierra, en cualquier forma que él hubiera elegido, podría haber emitido muchos mandamientos, podría habernos dado una increíble dirección y, por supuesto, demostrado milagros sin límite; pero ¿cómo podría el Padre mostrarnos cómo ser un siervo, aparte de mandarnos a ser siervos? El amor nos muestra cómo actuar por medio del ejemplo; el amor no insiste en su propio camino; y el amor vino a la tierra con total obediencia para mostrarnos el camino obediente de la cruz, la única manera de hacer paz con Dios durante nuestra vida en la tierra.

De la Palabra del Señor en el interior: "Aquellos que quieren creer que Jesús es Dios, pueden hacerlo hasta que Él se los aclare".

_______________________________________