La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Pedro 4:11

Mostrar el Capítulo y las notas   

 11 Si alguien habla, que hable conforme a las palabras [oráculos] de Dios. Si algún hombre ministra, que lo haga conforme a la habilidad que Dios le da,3 para que en todas las cosas Dios sea glorificado por medio de Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén. [Oráculo - un mensaje de los dioses dado por medio de un oráculo. De la Palabra del Señor en el interior: "Una palabra que es pronunciada por parte del Espíritu requiere que usted oiga lo que el Espíritu le dice a usted. Todas las palabras de Él y sólo sus palabras deben ser pronunciadas." Jesús dijo: "lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me dice que hable. El que habla de sí mismo busca su propia gloria, pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y en él no hay injusticia." Juan 12:50,7:18.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

3 Que hable conforme a los oráculos [las palabras] de Dios. De la Palabra del Señor en el interior: "una palabra pronunciada del Espíritu requiere que tú oigas lo que el Espíritu te dice." Las palabras que usted habla deben ser oídas de parte del Espíritu en el mismo momento antes de que usted hable, no las palabras que usted oyó un mes atrás, una semana atrás, o una hora atrás.

Como Jesús dijo: El que habla de sí mismo busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y en él no hay injusticia. Juan 7:18. Por lo tanto, cualquier hombre que hable de Dios o de Cristo sin que las palabras que son proporcionadas específicamente por el Espíritu, está buscando su propia gloria. No estéis preocupados de cómo o qué responderéis, o qué habréis de decir. Porque el Espíritu Santo os enseñará en esos momentos lo que se debe decir. Lucas 12:12. ¡Note! Usted no puede solamente abrir su boca y comenzar a hablar extemporáneamente, suponiendo que el Espíritu Santo está hablando por medio de usted; usted debe oír lo que el Espíritu Santo le dice que diga primero. Mucha gente lee esto y asume que si ellos no planean un discurso, el Espíritu Santo controlará sus bocas - ¡no es verdad! Jesús dijo: no estéis preocupados; esto sólo es posible después que el Espíritu Santo haya destruido su mente carnal, la cual es enemistad contra Dios, y su mente haya sido renovada para que sea como la mente de Cristo. Todas las palabras que son habladas primero deben ser oídas; y sólo las palabras oídas en ese momento deben ser habladas. Piénselo: si no son todas las palabras, ¿es una palabra de Él y después cien provenientes de su mente carnal; o son diez palabras de Él y después diez de su mente carnal? De la Palabra del Señor en el interior: "todas las palabras y solamente las palabras de Él deben ser habladas;" y sólo en ese momento. Dese cuenta que usted será tentado por el enemigo muchas veces para predicar antes que usted pueda oír tan bien como para hablar sólo las palabras que oye en ese momento porque hay muchas voces; tengan cuidado con los falsos profetas; y tengan cuidado de que ustedes lleguen a ser falsos profetas, que hablen con la memoria de su mente carnal acerca de Jesús o Dios. Las palabras que son habladas con el Espíritu alcanzan el corazón del oyente; las palabras habladas con la mente carnal no alcanzan el corazón del oyente y más bien esparcen porque usted no está recogiendo con Él.

Para ministrar usted debe hablar sólo las palabras que el Espíritu le da y le instruye a que hable, en el momento antes que usted hable. Como Pablo confirma: De estas cosas estamos hablando, no con las palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu, 1 Cor 2:13.

Si alguien presta servicio, sirva conforme al poder que Dios le da. Esto no significa tener talento para hablar — eso es natural. Pedro está hablando de la habilidad de ayudar a la gente sólo a medida que usted reciba dones del espíritu para ayudarles: económicamente, o en la exhortación, o en la reprensión, o en animar, o en corregir, etc. Como dijo Pablo: Dios estaba complacido revelar a su Hijo en mí para que yo lo anunciase. Gál 1:15-16.

Jorge Whitehead escribió sobre este tema en su Diario:

Por lo tanto guardar silencio ante el Señor, y acercarse a él en un espíritu verdaderamente silencioso, para primero oír lo que el Señor nos dice a nosotros antes que hablemos con otros, ya sea juicio o misericordia, es la manera de renovar nuestra fortaleza, y ser sus ministros, para hablar con otros sólo lo que él nos diga primero. ¡Oh! Que la gente fuera realmente consciente de esto; que ellos consideraran esto seriamente; entonces no seguirían ni irían tras tales ministros, sacerdotes o profetas como los que tienen, quienes corrieron a predicar cuando Dios nunca los había enviado; y quienes dicen, '"Así dice el Señor,” cuando Dios no les ha hablado; y, "quienes no serán de ningún provecho para el pueblo."

De la Palabra del Señor en el interior:

Es una cosa ser llevado a una conversación acerca de Dios o Jesús con un amigo o asociado (lo cual se debe evitar); pero es un error muy serio el hablarle a otros deliberadamente acerca de Dios o de Jesús, lo cual es peligroso para su vida.

_______________________________________