La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Pedro 5:5-6

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 Asimismo vosotros, jóvenes [espiritualmente], estad sujetos a los ancianos;4 y revestíos todos de humildad unos para con otros, porque: Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes.

 6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios para que él os exalte al debido tiempo.

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

4 Vosotros, jóvenes, estad sujetos a los ancianos. El jóven espiritual se debe someter al anciano espiritual, quien obviamente tiene más madureza espiritual. Usted debe entender que las personas tienen diferentes medidas del Espíritu de Cristo, no todos son iguales. Como dijo otro gran hombre digno del Señor, Isaac Penington:

Y Amigos, ustedes que son débiles, alaben al Señor por los fuertes; ustedes que necesitan un pilar para apoyarse, alaben a Dios, porque él ha proveído pilares en su casa; y en el temor y la guía del Espíritu, utilicen estos pilares; quienes son fieles, y tienen la aptitud del Señor, en su poder y gloriosa presencia entre ellos, para ayudarles a sostener su edificio, a medida que ellos recibían la aptitud del Señor para unirse con él. Aquel que despercia al que ha sido enviado, desprecia a Aquel que lo envó; y el que subestima cualquier regalo, oficio u obra, que Dios ha otorgado sobre cualquier persona, desprecia la sabiduría y disposición del Dador. ¿Acaso son todos los padres? ¿Han vencido todos al enemigo? ¿Han crecido todos en la vida? ¿Están todas las estrellas del firmamenteo en el poder de Dios? ¿Ha hecho Dios a todos iguales? ¿Acaso no hay diferntes estados, diferentes niveles, diferentes crecimientos, diferentes lugares, etc.?

Entonces, si Dios ha hecho una diferencia, y dado diferentes niveles de vida, y dones diferentes, de acuerdo con su voluntad; ¿qué sabiduía y espíritu es éste, que no reconoce esto, sino que los considera a todos iguales? ¡Oh mis Amigos! Tengan temor ante el Señor; honren al Señor en su venida, y en la diferencia que él ha hecho entre los hijos de los hombres, y entre su pueblo. Él envió profetas en el tiempo antiguo, y el resto de la gente no eran iguales a ellos. Él envió evangelistas, apóstoles, pastores, maestros, etc., y los otros miembros de las iglesias no eran iguales a ellos. Él ha dado padres y ancianos ahora, y los niños recién nacidos y jóvenes no son iguales a ellos. Así es, en verdad, del Señor; y lo que es de Dios en ustedes, lo reconocerá.

Por lo tanto velen, todos, para sentir y saber cuál es su lugar y servicio en el cuerpo, y para ser sensibles a los dones, lugares, y servicios de otros; para que el Señor pueda ser honrado en todos, y cada uno sea tenido y honrado en el Señor, y no de otra manera.

William Caton, un joven ministro cuáquero, se lamentaba por su estatura pequeña en Cristo, comparada con algunos cuáqueros dignos mayores que él había observado, cuando el Señor le dio esta clásica explicación:

El Señor me mostró cómo a aquellos que tenían mucho, no les quedaba nada; y aquellos que tenían poco, no carecían de nada — así como fue con los israelitas antiguos. Porque note que los hermanos que eran sabios y eminentes, que habían recibido mucho del Señor, así también se requería mucho de ellos; de modo que de todo lo que tenían, no les quedaba nada, sino lo que debían emplear en la obra y servicio de Dios.

_______________________________________