La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
1 Timoteo 6:12

Mostrar el Capítulo y las notas   

 12 Pelea la buena batalla de la fe;3 echa mano de la vida eterna, a la cual fuiste llamado y confesaste la buena confesión delante de muchos testigos. [Mantenga su fe en las promesas de Dis, y sus advertencias de los sufrimientos necesarios para acabar con el pecado. Manténgase esperando a Dios, escuchando, y velando. Permanezca en la cruz de la obediencia. Él no le fallará. Es una batalla que concede la victoria.]

1 Juan 5:4,3:9,5:18

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 Porque todo lo que ha nacido de Dios vence [ha conquistado] al mundo; y ésta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe. [Juan nos dice lo que significa vencer al mundo en 1 Juan 2:17: el mundo está pasando y desapareciendo, junto con sus deseos y su lujuria (sus deseos apasionados). Pablo confirma: están escritas para nuestra instrucción, para nosotros sobre quienes ha llegado (tiempo pasado) el fin de las edades; el mundo me ha sido crucificado a mí y yo al mundo, Gál 6:14. Vencer al mundo es ser crucificado a los deseos del mundo: haber hecho morir la lujuria y los deseos de cosas, riqueza, cuerpos, sexo; esa es la victoria que vence. Pero la única victoria que han experimentado los creyentes del cristianismo es la victoria sobre sus conciencias y la culpa de cometer pecado.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 9  Todo aquel que ha nacido de Dios no comete el pecado, porque la simiente de Dios [Cristo] permanece en él, y no puede seguir pecando, porque ha nacido de Dios.5 [Para ser nacido otra vez, usted debe ser crucificado, lo cual destruye todos los deseos para pecar en usted. Como una nueva criatura usted es entonces resucitado por Jesús para ir al cielo, quien le muestra al Padre, y entonces usted le pertenece a Jesús y al Padre. Una vez que usted está en la mano del Padre, usted es protegido para nunca pecar otra vez. "Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no sigue pecando; más bien, Dios protege a aquel a quien ha engendrado, y el maligno no le toca". 1 Juan 5:18.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no sigue pecando; más bien, Dios protege a aquel a quien ha engendrado, y el maligno no le toca.5 [Aquella persona a quien Dios ha engendrado es una nueva criatura, quien es un creyente con Cristo resucitado dentro de él; ambos entonces son resucitados y llevados a los cielos, para sentarse en Cristo, quien nunca cayó. Él no puede caer en el pecado otra vez porque Dios lo protege; él está santificado, protegido del mal. Mi Padre que me las ha dado, es mayor que todos; y nadie las puede arrebatar de las manos del Padre. Juan 10:29. Aquellos que han nacido otra vez viven en el cielo, pero ellos también todavía caminan en la tierra con Cristo que mora dentro de ellos y los guía con todas las palabras que han decir y todas las acciones que han de realizar.]

Juan 8:32,34,36

Mostrar el Capítulo y las notas   

 32 y [entonces] conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.4 [Usted sólo aprenderá la verdad para llegar a ser libre "si permaneces en mi palabra," como declara el versículo 31; el camino es continuar en Su Palabra, y esta palabra no es la Biblia sino la palabra que está en su corazón y su boca para que la obedezca. La verdad está en la vida de Dios (quien es Jesús), y esta vida es luz, y esta luz es la unción, la cual es verdad. Jesús es la vida y la verdad, y cuando usted lo posee completamente, (la palabra, la unción, la luz, la vida, la verdad), Él lo hará libra de la servidumbre del pecado de modo que el pecado ya no lo controle y que ni siquiera sea deseable; más bien, usted será guiado por Dios con toda palabra para hablar y toda acción que se debe hacer — eso es ser libre, libre de la servidumbre y esclavitud del pecado.]

 34 Jesús les respondió: --De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado.5 [Si usted todavía está pecando, el pecado es su maestro, y el Señor no puede ser su Señor ni Maestro porque como dijo el Señor, no se puede servir a dos maestros. De la Palabra del Señor en el interior: "Si todavía estás pecando, tú perteneces al pecado y no a mí. Aquellos que son de Cristo han acabado con el pecado. Recuerda, cada persona que peca lo niega a Él como Señor y Maestro." Su desafío es ser liberado del pecado por Él, para así ser más bien esclavo de la justicia, sólo hablando las palabras que usted le oye a Él decirle a usted inmediatamente antes de hablar y sólo hacer lo que Él le ordena que usted haga. No se engañe a sí mismo pensando que no está pecando; porque hasta que usted sea guiado por la luz del Señor en cada palabra que debe hablar y cada acción que debe hacer, usted está caminando en los caminos del mundo, de acuerdo al príncipe de la potestad del aire, (Satanás), en los deseos de la carne, satisfaciendo los deseos de su carne y los pensamientos de su mente; y eso es caminar en oscuridad, lo cual es pecado. A menos que su imaginación y su mente carnal hayan sido destruidas por el Señor y reemplazadas con la mente de Cristo, usted todavía está pecando.]

 36 Así que, si el Hijo os hace libres, seréis verdaderamente libres.6

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.