La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
2 Pedro 3:10-12

Mostrar el Capítulo y las notas   

 10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón. Entonces los cielos pasarán con grande estruendo; los elementos, ardiendo, serán deshechos, y la tierra y las obras que están en ella serán consumidas.1 [En el día del Señor, la venida de Jesús, el mundo pasa y desaparece, junto con su lujuria y deseos, 1 Juan 2:7, usted permanece en la tierra, pero su vista y su conciencia están en el cielo, a medida que usted es trasladado al reino de los cielos; sobre quienes han llegado los fines del mundo. 1 Cor 10:11]

 11 Ya que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡qué clase de personas debéis ser vosotros en conducta santa y piadosa,

 12 aguardando y apresurándoos para la venida del día de Dios!2 Por causa de ese día los cielos, siendo encendidos, serán deshechos; y los elementos, al ser abrasados, serán fundidos. [¡Note! Si usted puede apresurar la venida del día de Dios, entonces obviamente es una experiencia personal. Esperar a Dios apresura el día de Cristo, cuando Jesús aparece en un corazón purificado, cuando usted es trasladado fuera de la dimensión física al reino de los cielos; el mundo pasa y desaparece. 1 Juan 2:7. Esperar a Dios es escuchar, velar, y obedecer.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 aguardando y apresurándoos para la venida del día de Dios. Este versículo les hizo la vida difícil a los traductores porque no tuvieron alternativa para escoger, aparte de la palabra "apresurar." Ellos no pudieron entender cómo alguien podía apresurar la venida de Cristo porque no entendieron lo que el día de Cristo era para el creyente; con su entendimiento de un regreso único y físico de Cristo al mundo entero, ellos racionalizaron toda clase de razonamientos para explicar la palabra "apresurar." Pero nosotros sabemos que el día del Señor ocurre a medida que Jesús aparece en los corazones de individuos que han purificado sus corazones por medio del poder del Espíritu que destruye las lujurias y pasiones de su naturaleza pecaminosa. Y sabemos que un individuo puede apresurar ese día al pasar todo momento disponible esperando a Dios, escuchando, velando, y obedeciendo; y eventualmente somos capaces de permanecer, (morar, quedarnos), en la luz y la palabra de Dios, Jesús.

El cristianismo perdió las claves para la salvación, lo cual es prestar atención y obedecer los mandatos de Dios oídos mientras esperamos paciente y persistentemente a Dios:

Y aparecerá una segunda vez, ya no para llevar el pecado, sino para traer completa salvación a los que le esperan persistente y pacientemente. Heb 9:28

Aquellos que están persistente y pacientemente esperando a Dios, ven a Jesús aparecer en sus corazones, y ven a Jesús trayéndoles su salvación, la cual es ser liberado de todo pecado. Esperar a Dios es sentarse persistentemente en humilde silencio, escuchar su voz y sus palabras, velar para ver sus revelaciones, oír sus mandatos, y entonces obedecerle; sólo aquellos que prestan atención y le obedecen reciben salvación eterna. Heb 5:9

Y habiendo sido perfeccionado, [Jesús] llegó a ser Autor y fuente de eterna salvación para todos los que presten atención y le obedezcan. Heb 5:9

La salvación es ser liberados de todo pecado, aún los deseos, por medio de la persistente obediencia al Espíritu que hace morir este espíritu humano egoísta en la cruz interna de la negación propia. Usted debe esperarle persistente y pacientemente en silencio para oír sus mandatos, a medida que usted oye y vela; entonces prestarle atención y obedecerle.

Si el hombre no ve a Cristo aparecer en su corazón, trayéndole salvación, entonces él verá a Cristo después de morir; y esa será un experiencia espantosa, como lo describe Francis Howgill en su documento ALGUNOS DE LOS MISTERIOS DEL REINO DE DIOS DECLARADOS.

Pero si el hombre no presta atención ni obedece los mandatos que él oye, a medida que persistente y pacientemente espera a Dios, ese hombre experimentará una venida de Jesús hermosa y maravillosa que le traerá su salvación, lo cual Francis Howgill también describe en su documento ALGUNOS DE LOS MISTERIOS DEL REINO DE DIOS DECLARADOS.

A pesar del hecho que la Biblia está llena de testimonios acerca de esperar a Dios tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento; y esa espera como la clave para la salvación en el Antiguo y Nuevo Testamento también se menciona muchas veces; el cristianismo lee este versículo y piensa que esperarle es esperar que Él venga físicamente a la tierra para juzgar a todos. Entonces la espera del cristianismo es cantar de la venida de Jesús, esperando que una guerra en el medio oriente pueda señalar su pronto regreso, especulando como la marca de la bestia será forzada sobre todos, especulando acerca de quién es el anticristo, etc. Por muchos siglos el cristianismo ha extrañado a Jesús, esperando que él se revele a sí mismo en cada hombre que presta atención y le obedece, así como los judíos no reconocieron a Jesús porque ellos estaban esperando a un rey en forma física para que venga y gobierne. El Nuevo Testamento está lleno de referencias a la segunda venida de Jesús como entonces, no miles de años más tarde. En Mateo, Marcos, y Lucas, se registra a Jesús diciendo que algunos de los que estaban con él en ese entonces, 2000 años atrás, verían su gloriosa venida en las nubes con el reino antes de morir. Además, Pablo, Jesús predicando, Jesús en Apocalipsis, Pedro, Santiago, y Juan, — todos dijeron pronto, el tiempo está cerca, un corto tiempo, él está a las puertas. El cristianismo despreocupadamente ignora esta enorme incongruencia entre lo que la Biblia dice claramente en contraste con lo que sus propios guías ciegos les enseñan. Sería un engaño cruel estar esperando que Él aparezca, si las 100 generaciones pasadas de creyentes en realidad no tenían ninguna esperanza de verlo alguna vez.

Hay una pagina web entera en este sitio dedicado a esta segunda venida: La segunda venida de Jesús está en el interior de los corazones de los creyentes purificados.

_______________________________________