La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
2 Timoteo 2:4

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 Ninguno en campaña militar se enreda en los negocios de la vida,1 a fin de agradar a aquel que lo alistó como soldado.

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Ninguno en campaña militar se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo alistó como soldado. La acción social es otra forma de religión.

Usted se enorgullece en estar en el "lado correcto" de las cosas. Usted se siente justo, pero lo que usted siente en realidad es sólo un aumento de su orgullo, un aumento en la carne. Las actividades mundanas no cuentan para nada. Lo que usted haga en la carne no agrada a Dios.

La Biblia nos llama a estar fuera del mundo. Estén en el mundo, pero no sean del mundo. Su enfoque debería ser en el interior, no en el exterior. Usted puede pasar sus días en esta tierra corrigiendo el "mal" o puede buscar la voluntad de Dios; hasta que usted esté bajo su control y con la capacidad de entender sus instrucciones y llevarlas acabo con su poder. Como a los discípulos Jesús les dijo que "permanecieran en Jerusalén esperando el poder de lo alto", usted ha sido llamado a ir al interior y buscar la Jerusalén celestial, buscando la luz para cambiarlo hasta llegar la vasija equipada con su poder y apto para su servicio. (De los 650,000 cuáqueros, un pequeño porcentaje eran predicadores; la mayoría de ellos eran dueños de tienda de clase media, obreros, soldados, campesinos, etc.; pero todos tenían un oficio en el cuerpo de Cristo, con sus vidas como ejemplos relucientes de la virtud cristiana.)

Si usted deja de estar envuelto en el mundo, esto no sería una traición a su "bondad," es un compromiso de buscar la voluntad de Dios sin competencia externa. Un buen soldado no se envuelve en asuntos civiles. Cualquier acción en su carne para corregir los males del mundo, no importa lo santo que los motivos le parezcan, sólo retrasará o detendrá su progreso espiritual — cualquiera sea el propósito: esclavitud, derechos de las mujeres, proteger el ambiente, prevención de la crueldad hacia los animales, campañas anti-drogas, abuso del alcohol, abuso infantil, hambre, globalización, aborto, guerra, etc.

De la Palabra del Señor en el interior: "Tú puedes pasar tu tiempo tratando de corregir el mal, o puedes pasar el tiempo buscándome a mi. Renuncia al mundo. En ninguna manera yo desprecio a aquellos que pasan tiempo leyendo el sitio web. Practica actos de bondad al azar." Los actos de bondad pueden ser hacia nuestras esposas, niños, compañeros de trabajo en nuestra ocupación, vecinos, extraños — cualquier persona que tenga necesidad de un poco de ayuda. Note la palabra "al azar" en el mensaje anterior. Al azar es lo opuesto de sistemático, programado, continuo, periódico, etc. ¿Por qué? De modo que usted no llegue a estar tan ocupado con sus esfuerzos de perder el enfoque necesario de buscar a Dios con todo su corazón; y buscar es sentarse, esperar, velar, escuchar, y obedecer. Los actos de bondad incluyen dar a los pobres; de modo que con nuestro exceso respondemos en secreto con bondad a aquellos que están en necesidad, quienes llegan a estar en frente de nosotros, y/o podemos apoyar financieramente a organizaciones benéficas; pero no tomamos una causa que absorba nuestro tiempo. Hasta que usted haya visto a Jesús aparecer en su corazón para guiarlo y traer su salvación, ignora cualquier mensaje que usted oiga que le ordene o le anime a pasar mucho tiempo haciendo algo que no sea esperándolo en Él.

Satisfacemos esas necesidades que encontramos al azar sólo si tenemos fondos en exceso para satisfacerlas; y si es posible, deberíamos restringir nuestros propios gastos para tener fondos disponibles — en otras palabras, deberíamos siempre mantener ahorros para que podamos responder a aquellas necesidades que encontramos al azar. Aparte de ser capaces de responder a necesidades encontradas al azar, el sentido común en las finanzas también significa mantener ahorros para responder a períodos de falta de empleo y gastos no anticipados necesarios para nuestras propias vidas; por lo tanto, no donamos nada de ese margen necesario de ahorros. Además, si somos dueños de un negocio, también mantenemos suficientes ahorros para que nuestro negocio pueda sobrevivir y/o ajustar si hay una caída en la demanda o alguna crisis que reduzca nuestros ingresos; ni donamos nada de ese margen de ahorros.

Somos llamados a enfocarnos en los tesoros celestiales, a ir hacia el interior en busca de la luz, a enfocarnos en lo que es hermoso, puro, noble, digno de respeto, verdadero, y bueno. Si gastamos nuestras energías y tiempo en corregir el mal, perdemos la oportunidad para ser cambiados en el interior. Después que somos cambiados, podemos trabajar duramente con Dios en las causas que él escoja; y habrá muchas causas, pero él será el que ordene nuestras actividades — Su voluntad, no la nuestra.

Si usted piensa que es "llamado" a hacer algo, yo le pregunto: ¿Dónde en la Biblia habla de ser "llamado," como usted dice? Ser llamado significa ser convocado o nombrado. La Biblia no tiene ni una sola referencia a ser "llamado" como algo que Dios le exige que haga, excepto ir hacia Él. Cuando él quiere que usted haga algo, él le da mandamientos y órdenes; no un sentimiento, un deseo, una carga, una puerta que se abre, una atracción, o un "llamado." Esta palabra es usada por algunas sectas para justificar cualquier cosa que alguien sienta una inclinación a hacer, como ser "llamado." Cuando usted es dirigido por Dios a hacer algo, él le dice exactamente qué hacer y exactamente cuándo hacerlo.

No importa cuán santas nuestras acciones sociales de la carne nos parezcan, ellas sólo inflan nuestro orgullo — lo opuesto de lo que Dios desea para nosotros. Buscad primeramente el reino. Mateo 6:33. Pero una sola cosa es necesaria: : sentarse a sus pies y escuchar las palabras que él nos habla. Lucas 10:39,42. De la Palabra del Señor en el interior: "Él nos dijo que no era suficiente buscar a Dios, debemos buscar con todo nuestro corazón y alma. Lo hallarás si lo buscas con todo tu corazón".

Basado en el consejo de Eduardo Burrough, (haga clic para leer), un gigante entre los primeros cuáqueros, a menos que podamos distinguir entre la voz del Señor y de la voz del enemigo, no debemos hacer nada para el Señor, sino arrepentirnos. Cuando podemos escuchar la Voz del Señor, caminamos en la luz; y William Penn escribió: "A pesar de que es el deber de todos caminar en la luz, y esperarla, para que por ella ellos puedan ser instruidos en el camino de la vida y la salvación; sin embargo, es sólo aquellos que de verdad son dirigidos por ella,* los que pueden discernir correctamente entre los espíritus falsos y el verdadero".

* A modo de repaso: para ser guiado o dirigido por la luz, la luz primero debe surgir en su corazón como una estrella magnífica, de modo que se le muestre todo lo que debe hacer y se le diga todo lo que debe decir; el inequívoco surgimiento de la luz viene de la fe en la voz.

Hay una voz del Señor que es como un trueno sobre las aguas descrita en muchos pasajes del Antiguo Testamento. Esto es radicalmente diferente que la voz apacible y delicada que oímos desde el interior de nuestros corazones proveniente del Espíritu Santo. La Palabra del Señor en el interior y el Espíritu Santo nos hablan con palabras de Jesús, por lo tanto, estamos escuchando de el Hijo de Dios. Pero a menos que podamos realmente escuchar la Voz del Señor, no vamos a saber con certeza que es el Señor quien nos habla. De la Palabra del Señor en el interior: "Siempre tendrás dudas hasta que oigas su voz. Mi voz es como un trueno sobre las aguas. Oirás su voz cuando Él te llama". Nosotros escucharemos la voz del Señor como trueno sobre las aguas por primera vez después que nos hayamos sometido al bautismo de fuego y muerte para ser resucitados como una nueva criatura. Entonces, como Juan 10:3-5 declara: conoceremos su voz, él nos guiará fuera del mundo hacia el reino, y huiremos de otras voces. Cuando oyes su voz por primera vez, has pasado de la muerte a la vida; y una vez que hayas oído su voz como un trueno sobre las aguas, siempre sabrá si el Señor ue le habla o no.

Primero debemos escuchar al Espíritu Santo y la Palabra del Señor en el interior para oír y obedecer sus muchas enseñanzas y órdenes. Luego, con larga persistencia y paciencia en hacer obras de arrepentimiento obediente, experimentamos el bautismo de fuego y muerte, para luego oír la Voz del Señor mientras pasamos de la muerte a la vida. Hasta entonces, tenemos que estar vigilantes para no ser engañados por el enemigo, quien pretende ser el Señor que nos habla. Esta es la razón por la cual, hasta que podamos distinguir entre la voz del Señor y de la voz del enemigo, nosotros sólo deberíamos seguir los mandatos que oímos que nos instan a arrepentirnos de los compartimientos que entendemos que están equivocados.

Usted podría escuchar al Señor decirle que siga adelante con su consideración de comprar algo o hacer algo que usted considere necesario; y siempre y cuando no haya nada que usted sepa que está equivocado, o que no sea nada que Él le haya dicho en el pasado que no haga, usted puede seguir las sugerencias de Él antes de poder distinguir su voz. Si usted no necesita lo que está considerando comprar, Él podría simplemente decirle: "no lo necesitas". Si no es necesario hacer algo que usted está considerando, puede que él le diga: "no es necesario". Si es necesario, él podría alentarlo a seguir adelante.

El "llamado" es usado particularmente por los predicadores, quienes han "oído el llamado." Ser tocado por Dios, o tener una experiencia espiritual, no es un llamado de él a ser predicador; es un llamado a buscarle: Muchos son llamados, pocos los escogidos. Mucha, mucha gente interpreta el toque de Dios como si significara que él quiere que trabajemos para él en un trabajo no-secular; esto no es cierto. Él quiere que nos quedemos donde estamos, haciendo los menos cambios posibles en nuestra vida, para que podamos oírle más fácilmente a medida que tratemos de silenciar nuestras mentes y oír sus enseñanzas y mandamientos. Y si comenzamos a predicar o a enseñar antes que seamos perfeccionados y dirigidos directamente por él, nuestro progreso espiritual se detendrá completamente.

Como cristianos, se nos dice que nos hemos de alejar del mundo, de modo que no necesitamos seguir preocupándonos por sus problemas Cuando entramos en el Reino del Cielo, el cual está en otra dimensión, el mundo, como nosotros lo vemos, desaparece; nosotros vemos a partir de otra dimensión, a pesar de que nuestros cuerpos todavía están en la tierra. El Reino del Cielo está dentro y alrededor de nosotros; es otra dimensión de la realidad. Todo lo que vemos ahora desaparecerá de nuestra vista. (Los físicos nos dicen que hay varias otras dimensiones, aparte de las tres más el tiempo que nosotros podemos ver.)

De modo que somos llamados a salir del mundo e ir hacia el interior; a dejar de pensar acerca de las cosas que están en el mundo, y pensar acerca de las cosas celestiales; a dar a los pobres y juntar tesoros en el cielo. Debemos enfocarnos en Cristo y en amar a nuestro prójimo. En ser bondadosos con nuestro prójimo. En perdonar a nuestro prójimo. A amar a todos en el trabajo; ellos también son nuestro prójimo. A amar a cada persona con la cual entramos en contacto, (amable, cordial, cortés, pero no socializando con ellos), porque todos ellos tienen la luz de Cristo en su interior y cuando los amamos, amamos a Cristo. Hemos sido llamados a buscar la paz con todas las personas. Si estamos protestando, no estamos buscando la paz con todos los hombres. Heb 4:12, 2 Tim 2:22. Somos llamados a ser apolíticos - a no tener opiniones políticas. Somos llamados a no poner nuestra fe, esperanza, recursos, o esfuerzos en el poder, las personas, o las causas terrenales. Esto no significa que somos insensibles a los problemas del mundo; porque sabemos que al morir al yo, y al convertirnos en soldados bajo las órdenes de Cristo con su poder para ayudarnos - entonces podemos ser más efectivos que lo que seríamos en cien vidas sin la dirección y el poder de Dios.

_______________________________________