La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Hechos 10:34-35

Mostrar el Capítulo y las notas   

 34 Entonces Pedro, abriendo su boca, dijo: --De veras, me doy cuenta de que Dios no hace distinción de personas, [Dios es justo, Dios es puro, y Dios anónimamente le ruega a todo hombre para que se aleje de sus caminos egoístas e impíos porque Dios quisiera que todos los hombres sean salvos; pero el hombre debe hacerle caso a las convicciones de Dios en su día de visitación. Sin embargo, la gran mayoría de los hombres aman sus propios caminos egoístas e impíos; y por lo tanto niegan y huyen de la revelación de Dios de sus obras, sin saber que era la luz de Dios razonando con ellos y tratando de salvarlos de las consecuencias de sus vidas que continuan siendo impías y egoístas.]

 35 sino que en toda nación el que le teme y obra justicia, le es acepto.2 [Las primeras obras de justicia son lamentar sus pecados pasados, alejarse del mal que usted conoce, compartir sus excesos con aquellos que no tienen las necesidades básicas de la vida, y hacer un gran esfuerzo para: no mentir, ser honesto, no tomar ventaja de nadie, no oprimir a nadie, no querer más, y no quejarse. Además la justicia resulta de la obediencia a los mandamientos de Dios para usted, los cuales usted oye y ve a medida que usted espera a Dios en humilde silencio, escuchando y velando para oír sus palabras habladas y sus revelaciones para usted.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 Aquellos que le temen y obran justicia son aceptados por Dios. Las obras de justicia de Cornelio eran las siguientes: él temía a Dios, dio muchas donaciones de caridad a los pobres, y siempre oraba, no era la presunción de la justicia que viene porque uno cree que Jesús era el hijo de Dios. Sin embargo, hoy en día los requisitos de temer y obrar justicia son ignorados, negados, y ridiculizados por el cristianismo en todo el mundo. Uno debe temer a Dios para comenzar a alejarse del mal; esto comienza con el temor a las consecuencias. El comienzo del temor es dejar de robar, mentir, engañar, cometer adulterio, fornicación, violencia, oprimir a otros, etc. Obrar justicia es dar a aquellos que carecen las necesidades básicas de la vida así como Cornelio hizo obras de caridad para los pobres; y entonces buscar el reino de Dios y su justicia como la primera prioridad de la vida, ya no más tratando de hacerse rico, ganar posesiones, etc. El buscar a Dios es ir a él, esperarle a él, con la humildad de un pecador que necesita su gracia que produce cambio, escuchar en silencio, oírle cuando le habla a usted, y practicar y obedecer lo que él le enseña y le manda.

Por lo tanto Pedro vio que Dios ya no favorecía a los judíos, como fue profetizado por Isaías y Malaquías, sino que más bien se fue hacia las naciones gentiles.

Yo, Jehovah, te he llamado en justicia, y te asiré de la mano. Te guardaré y te pondré como pacto para el pueblo, y como luz para las naciones, Isaías 42:6

Así ha dicho el Señor Jehovah: "He aquí, yo alzaré mi mano hacia las naciones, y levantaré mi bandera a los pueblos. Ellos traerán en su seno a tus hijos, y tus hijas serán traídas en hombros. Isaías 49:22

Acontecerá en aquel día que las naciones buscarán a aquel que es la raíz de Isaí y que estará en pie como un estandarte para los pueblos, y su morada será gloriosa. Isaías 11:10

Porque desde donde nace el sol hasta donde se pone, es grande mi nombre en medio de las naciones, y en todo santuario se ofrece a mi nombre incienso y ofrenda pura. Porque grande es mi nombre entre las naciones, ha dicho Jehovah de los Ejércitos. Malaquías 1:11

_______________________________________