La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Hechos 15:9,26:18

Mostrar el Capítulo y las notas   

 9 y no hizo ninguna diferencia entre nosotros y ellos, ya que purificó por la fe sus corazones.2 [Poco a poco cada palabra hablada de Él que usted oye está implantada en su corazón y le imparte la vida de Dios haciéndolo un poco más puro.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 18 para abrir sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios, para que reciban perdón de pecados, una liberación de la esclavitud del pecado y una herencia entre los santificados y purificados por la fe en mi. "2

Santiago 4:8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y purificad vuestros corazones,2 vosotros de doble ánimo. [Santiago le dice a aquellos que están en las iglesias, quienes todavía están pecando, que purifiquen sus corazones al acercarse a Dios; lo cual ocurre al persistente y pacientemente esperarle a Él, escuchando y obedeciendo lo que usted oye al Señor mandarle.]

1 Pedro 1:22

Mostrar el Capítulo y las notas   

 22 Purificad vuestras almas a la obediencia a la verdad para un amor no fingido6 entre hermanos, amándose muchísimo los unos a los otros fervientemente con un corazón puro; [Esto ha sido mal traducido como "habiendo purificado vuestras almas". Es imposible haber purificado el alma y todavía estar sin salvación; por lo tanto ellos todavía tienen que purificar sus almas. El original griego en la Net Bible muestra que la palabra "purificar" en este versículo no está en el verbo pasado, está en la forma presente; y la nota 5 en el original griego de la Net Bible muestra que este versículo dice "corazón puro" en los manuscritos antiguos; manuscritos posteriores eliminaron la palabra "puro" dejando simplemente "corazón" y no "corazón puro."]

Tito 2:13-14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 13 y recibimos la esperanza bienaventurada, la manifestación gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo, [El gran Dios, el Padre, y nuestro Salvador, Jesucristo, son revelados mientras vienen y hacen su morada en los corazones de aquellos que aman y obedecen Jesús. Juan 14:23. De la Palabra del Señor en el interior: "La segunda venida es una experiencia personal. La segunda venida es en los corazones de los creyentes purificados".]

 14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad [infracción de la ley, pecado] y purificar para sí mismo un pueblo propio, ferviente por buenas obras.1 [Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne  (la naturaleza pecaminosa) con sus pasiones y deseos  (concupiscencias y afectos). Gál 5:24. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Juan 10:27. De la Palabra del Señor en el interior: "Si todavía estás pecando, tú perteneces al pecado y no a mí."]

Mateo 5:8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. [Bienaventurados son aquellos a quienes el Espíritu Santo limpia para purificarlos, porque ellos verán la gloria de Dios en el rostro de Cristo Jesús que aparece en sus corazones, con una gloria que siempre va en aumento. Cuando él aparezca, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él [Jesús] también es puro..1 Juan 3:2-3. A menos que obtengas un corazón puro mientras estás en la tierra, verás a Dios a tu muerte, lo cual será una experiencia aterradora.

2 Corintios 7:1

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 Así que, amados, ya que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda impureza de cuerpo y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.1[Ricardo Claridge, destacado entre los primeros cuáqueros, escribió lo siguiente de manera muy profunda: "La verdadera felicidad del hombre consiste en ser verdaderamente religioso, o santo, en nuestras medidas, como Dios es santo; la santidad y la felicidad están tan relacionadas, que la una no puede ser, o subsistir, sin la otra. La santidad es el comienzo de la felicidad, y la felicidad es la santidad en la perfección." De la Palabra del Señor en el interior: "Se llegó a la conclusión de que la felicidad y la santidad son separables."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.