La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Hechos 3:22-23

Mostrar el Capítulo y las notas   

 22 Porque ciertamente Moisés dijo [acerca de Jesús]: El Señor vuestro Dios os levantará, de entre vuestros hermanos, un profeta como yo. A él escucharéis en todas las cosas que os hable.

 23 Y sucederá que cualquier persona que no escuche y obedezca a aquel profeta será destruida; y alejada del pueblo.2 [Esto también se aplica a todos los hombres en todas las naciones porque Jesús, la luz en cada hombre, anónimamente le ruega a los hombres a alejarse de sus malos caminos; pero la mayoría de los hombres en su oscuridad ignoran esos ruegos, porque ellos aman su vida egoísta y pecaminosa. Si el hombre hace caso a esos ruegos, el Señor derrama más de su Espíritu sobre él, dándole un hambre de buscarle a Él aun más. Cuando ellos mueren, aquellos que no esperaron para escuchar y después obedecer al Señor serán expulsados del cielo, y sus almas serán destruidas. De la Palabra del Señor en el interior: "Todos están esperando que Jesús sea su excusa. Todos los hombres están sin excusa; si yo estuviera en silencio, ellos tendrían una excusa. Yo les he advertido y les he dado los requisitos, y les he predicado las exclusiones; ellos no deberían esperar nada más ni una conclusión. El camino es claro: escuchen y obedezcan."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 Y sucederá que cualquier persona que no escuche a aquel profeta [Jesús] será destruida y alejada del pueblo. Esto se refiere a una combinación de mandamientos en Deut 18:19 y Lev 23:29-30. Levítico se refiere a no honrar el día de la expiación, que en el Nuevo Pacto sería no asegurarse de las promesas que la expiación de Jesús proveyó: libertad del pecado, la venida de la salvación, la unión con Cristo y con Dios [menores pero alcanzándolos], y ser trasladados hacia el reino de Dios. Sólo el alma es destruida; el espíritu vive. Vea Hay esperanza para los hombres y las mujeres.

_______________________________________