La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Hechos 3:26

Mostrar el Capítulo y las notas   

 26 Dios, elevando a su siervo, primero lo envió a ustedes para bendecirlos, al alejar a cada uno de ustedes de sus iniquidades [pecados].3 [Pedro aparentemente se está refiriendo al Espíritu Santo que es derramado sobre toda la humanidad, lo cual ocurrió en el Pentecostés en el capítulo anterior. La primera función del Espíritu Santo, enviado por el Padre en el nombre de Jesús, es probar al mundo que está equivocado [reprobar a todos los hombres] con respecto al pecado. Juan 16:8. Todo hombre tiene su día de visitación del Espíritu Santo, cuando él oye las reprensiones silenciosas y anónimas del Señor. Aquellos que no creen en él, (sus palabras de reprensión), permanecen en la condenación. Pero si el hombre hace caso de su reprensión, el Señor derrama su espíritu y sus palabras sobre él, Prov 20:23,33; enseña al hombre cómo vivir sobria, justa y piadosamente, en este mundo presente; y después finalmente juzga al hombre, recogiendo su trigo (sus obras de amor, vigorizadas y motivadas por la fe operacional) en el granero y quemando la paja (las obras del pecado) con el fuego que nunca se apagará el bautismo del Espíritu Santo de la muerte al espíritu egoísta de Satanás en el hombre.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

3 Note, Él "primero lo envió a bendecirlos, al alejar a cada uno de ustedes de sus iniquidades [pecados]." Alejarlos de sus pecados es más que perdón, es ser liberado del deseo de pecar; es la destrucción del pecado dentro de un hombre — como la remisión del cáncer; Jesús predicó el arrepentimiento con remisión de pecados. Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo. 1 Juan 3:8. Convertirse es más que perdón, es ser liberados del deseo de pecar; es la destrucción del pecado dentro del hombre — como la remisión del cáncer. Jesús predicó el arrepentimiento con liberación de la esclavitud (remisión) de los pecados. Cuando él destruye el pecado en su corazón, lo reemplaza con su Espíritu, el ungimiento (Cristo) por el cual podemos aprender todas las cosas y saber todas las cosas.

Cuando el hombre oye el llamado suave y anónimo para abandonar sus malos caminos, si él se arrepiente, Dios le da más de su espíritu y hambre para buscarlo. Aquellos que no creen en Él, (en las palabras de reprensión del Señor), y continúan pecando hasta la muerte, sufren un juicio duro; y las palabras que el hombre oyó e ignoró serán recordadas, y esa mismas palabras lo juzgará, Juan 12:47-48, para su gran vergüenza y dolor. La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron. Juan 1:5. Porque todo aquel que practica lo malo (pecado) aborrece la luz (por lo tanto aborrece a Cristo, quien es la luz) y no viene a la luz, por temor de que sus obras sean expuestas y reprendidas. Juan 3:20. Si nosotros hacemos caso a sus reprobaciones y buscamos su reino y su justicia como la prioridad más importante de nuestra vida, al hacer la única cosa necesaria, (sentarse a sus pies y escuchar sus palabras habladas, Lucas 10:39-42 ), la gracia primero nos enseña a negar la impiedad y los deseos mundanos, quitando los pecados de nuestro corazón, uno a la vez; esta función del Espíritu Santo es llamada el Ministerio de condenación.

¿Usted dice que usted nunca ha oído a su predicador hablar de esta capacidad de hacer que Jesús sea enviado a usted para destruir el pecado y saber todas las cosas? Si su predicador fuera un verdadero ministro de Cristo, Jesús le hubiera enseñado o entrenado, perfeccionado, autorizado, dotado con el ministerio, enviado a predicar, y suplido con todas las palabras para hablar inmediatamente antes de hablar; como Jesús le dijo a Pablo: Yo te envío para abrir sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios, para que reciban perdón de pecados y una herencia entre los santificados por la fe en mí. Hechos 26:17-18. Pero su predicador no tiene idea de cómo liberar a una persona de sus pecados, o cómo llegar a ser purificado por fe. Como dijo Jesús: Dejadlos e ignoradlos; Son ciegos guías y maestros. Y si el ciego guía al ciego, ambos caerán en el hoyo. Mateo 15:14. ¿Qué los hace ciegos? Jesús nos dice que un discípulo no perfeccionado es ciego, pero cuando un discípulo es perfeccionado entonces él es como el maestro, capaz de quitar una vara de su ojo. Lucas 6:39-42. Jesús dijo que los falsos profetas con piel de oveja iban a venir. Juan dijo que los anticristos y falsos apóstoles habían llegado y habían salido de entre ellos. Pedro vio que los falsos maestros habían llegado. Pablo y Judas vio que los falsos apóstoles habían venido, y le advirtió a los hermanos noche y día durante tres años que vendrían más. Y en el Apocalipsis, Juan vio que todo el mundo seguiría a los falsos profetas y la iglesia falsa, lo que ocurrió poco después.

_______________________________________