La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Daniel 9:25-26

Mostrar el Capítulo y las notas   

 25 Conoce, pues, y entiende que desde la salida de la palabra para restaurar y edificar Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas [un tota de 69 semanas];1 y volverá a ser edificada con plaza y muro, pero en tiempos angustiosos.

 26 Después de las sesenta y dos semanas, el Mesías será quitado y no tendrá nada; y el pueblo de un gobernante que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario. Con cataclismo será su fin, y hasta el fin de la guerra está decretada la desolación.

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 El profeta judío, Daniel, profetizó el año exacto de la venida del Mesías enel libro de Daniel, detallado a continuación:

Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar con la transgresión, para acabar con el pecado, para expiar la iniquidad, para traer la justicia eterna, para sellar la visión y la profecía, y para ungir el lugar santísimo. (Daniel Capítulo 9, versículo 24)

Conoce, pues, y entiende que desde la salida de la palabra para restaurar y edificar Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas
[un total de 69 semanas]; y volverá a ser edificada con plaza y muro, pero en tiempos angustiosos [los constructores fueron atacados frecuentemente por las atermorizdas naciones vecinas]. (Daniel 9:25)

69 semanas x 7 días/semanas=483 días.

El libro de Números 14:33-34 y el libro de Ezequiel 4:4-6, ambos muestran como un día es un año en las profecías del Antiguo Testamento:

Números: Vuestros hijos andarán errantes en el desierto durante 40 años. Ellos llevarán la paga de vuestras infidelidades hasta que vuestros cadáveres sean consumidos en el desierto. Conforme al número de los 40 días en que explorasteis la tierra, cargaréis con vuestras iniquidades durante 40 años: un año por cada día. Así conoceréis mi disgusto. Num 14:33-34

--------

Ezequiel: Y tú, acuéstate sobre tu costado izquierdo y pon sobre él el pecado de la casa de Israel. Durante el número de días que estarás acostado así cargarás con su pecado. Yo te he asignado un número de días equivalente a los años del pecado de ellos: Durante 390 días cargarás con el pecado de la casa de Israel. Y cumplidos éstos, te acostarás nuevamente sobre tu costado derecho, y cargarás con el pecado de la casa de Judá durante 40 días: Te he fijado un día por cada año. Eze 4:4-6

De acuerdo con las explicaciones del Señor recién presentadas, los 483 días de profecía realmente son 483 años. El Mesías fue profetizado por Daniel, que aparecería 483 años después del mandato para recontruir el muro de Jerusalén fue emitido. Sin embargo, el año judío tenía 360 días; de manera que al ajustar esta cifra para reflejar nuestro calendario, el tiempo se calcula: 483 años x 360 días/años=173,880 días/365.25 días/años=476 años.

Hay cuatro decretos, todos los cuales fueron emitidos después de la profecía de Gabriel, registrada por Daniel:

1. El decreto de Ciro en el 539 a.C. (vea Esdras 1:1-4)
2. El decreto de Darío en el 521 a.C., el cual reafirmó el decreto de Cirio (vea Esdras 5:3-7)
3. El decreto de Artajerjes a Esdras en el 458 a.C. para transportar las vasijas de oro y plata al templo que estaba en construcción, y restaurar el sacrificio. (vea Esdras 7:11-26)
4. El decreto de Artajerjes a Nehemías en el 444 a.C. para reconstruir el muro y las puertas, lo cual hizo que la ciudad estuviera completa y la hizo segura (vea Nehemías 2:1-8); y volverá a ser edificada con plaza y muro, pero en tiempos angustiosos [los constructores fueron atacados frecuentemente por las atermorizdas naciones vecinas]. (Daniel 9:2;5). Este decreto claramente coincide con la profecía de Gabriel, registrada por Daniel.

Cualquiera sea el decreto que se use para computar el comienzo de la profecía, todos muestran que el Mesías vino y se fue hace mucho tiempo. En ese tiempo una ciudad no era una ciudad sin un muro y puertas, por lo tanto el decreto del año 444 a.C. para Nehemías en una buena opción; pero cualquiera de los decretos de Artajerjes se pueden usar para calcular las fechas hasta cuando Jesús vivió, dependiendo si usted ajusta el año judío de 360 días al año de 365.25 días de nuestro calendario, lo cual se hace al computar 483 x 360/365.25 = 476 years. No hay un año cero cuando se pasa de antes de Cristo (a.C.) a después de Cristo (d.C.), por lo tanto 458 años se convierten en 457 años, y 444 se convierten en 443.

Decreto Cálculo sin ajustar los años solares Cálculo ajustando los años solares
Artajerjes 458 a.C. 483 años - 457 años=26 d.C. 476 años - 457 años=19 d.C.
Artajerjes 444 a.C. 483 años - 443 años=40 d.C. 476 años - 443 años=33 d.C.

Las fechas verdes todas encajan con los años cuando Jesús estaba vivo. Desafortunadamente, los eruditos no están de acuerdo con respecto a los años exactos de la vida de Cristo; Wikipedia dice que su nacimiento fue entre el 7 a.C. y el 2 a.C., y su muerte entre el 25 d.C. y el 36 d.C. Pero nosotros sabemos que el Mesías ha venido, y no va a venir en miles de años más; y Jesús es obviamente la única figura histórica que podía cumplir la profecía. Si asumimos que los calendarios romanos históricos son correctos, el 33 d.C.* está muy cerca a cuando Jesús entró en Jerusalén montado en un asno, y una multitud comenzó a regocijarse y a alabar a Dios, clamando "Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!" Lucas 19:37-38.

*Hay un análisis muy convincente de la fecha exacta de la crucifixión de Jesús, que une el informe de las escrituras del eclipse del sol a las fechas históricas del eclipse lunar: "Sólo hubo un eclipse lunar visible desde Jerusalén en el tiempo de la pascua en el período desde 26 al 36 d.C. Ocurrió en el viernes 3 de abril de año 33 d.C. La luna se levantó encima del horizonte en el medio del eclipse y se 'convertió progresivamente en sangre' a medida que el eclipse continuaba."

Jesús no fue reconocido por muchas razones, la principal de las cuales fue que los judíos estaban buscando reestablecer el reino físico, y la derrota de sus enemigos físicos en el mundo, como por ejemplo los romanos. Pero el reino que Jesús estableció es un reino eterno espiritual, el reino de los cielos — que está adentro y alrededor de nosotros — una dimensión diferente y más alta; y en vez de derrotar a los enemigos físcios, Jesús le trajo a Israel y a todo el mundo la fórmula para derrotar a nuestros enemigos espirituales: lujuria, orgullo, ira, envidia, celos, codicia, avaricia, temor, depresión, etc. — lo que se logra por medio del arrepentimiento en la cruz interna de la negación propia. Los judíos tenían las escrituras y no lo reconocieron; pero aquellos que habían sido enseñado por la Palabra de Dios que está en su corazón y sus bocas, reconocieron a Jesús — y entraron en el reino de los cielos, mientras todavía estaban en la tierra — para llegar a ser sacerdotes y reyes, habiendo negado a sus enemigos espirituales (lujuria, orgullo, ira envidia, etc.) para servir a Dios para siempre, sin temor, en su presencia, contemplando contínuamente su gloria y poder. Así como los judíos que tenían las escrituras no reconocieron a Jesús, también la mayoría de los cristianos no reconoocieron al Jesús espiritual, quien está en todo hombre que viene al mundo, esperando ser buscado, oído, escuchado, y obedecido.

Esperar todavía al Mesías, es considerar a Daniel como un profeta falso — quien obviamente era un profeta verdadero, aún reconocido por el rey pagano Nabucodonosor como un profeta del Dios altísimo.

_______________________________________