La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Efesios 3:17

Mostrar el Capítulo y las notas   

 17 para que Cristo habite en vuestros corazones2 por medio de la fe; de modo que, siendo arraigados y fundamentados en amor,

Colosenses 3:15

Mostrar el Capítulo y las notas   

 15 Y la paz de Cristo gobierne en vuestros corazones, pues a ella fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. [De la Palabra del Señor en el interior: "Si todos los que me profesan, me poseyeran. El Rey está donde Él es rey." A menos que Jesús ordene todos sus pensamientos, palabras, y acciones, Él todavía no es su Señor, Maestro o Rey. Usted puede llamarle Señor o Maestro, pero eso mismo hizo Judas y eso mismo hizo Hitler. Para ser su Señor gobernante y Rey, Jesús primero debe venir a su corazón para entonces guiarle y gobernarle; y su venida sólo ocurre después que usted ha crucificado sus deseos, afectos, imaginación, y mente carnal en la cruz interna de la negación propia.]

2 Corintios 10:5

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 Echando fuera todas nuestras propias decisiones, y toda barrera que se levanta contra la sabiduría de Dios; llevamos cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo,1 [no su voluntad, sino la voluntad de Dios, como el Espíritu le ordena, la palabra de Dios en su corazón. De la Palabra del Señor en el interior: "Hacer decisiones es vivir en tu mente carnal. En el mejor de los casos, sus pensamientos son como un vano silbido. Todos los pensamientos deben ser rechazados. Hay una bendición en hacer cesar la mente de manera permanente. Crece en la mente de Cristo, de la cual proceden todas las cosas buenas."]

Hebreos 13:21

Mostrar el Capítulo y las notas   

 21 os haga perfectos en toda buena obra para hacer su voluntad, obrando él en ustedes lo que es agradable delante de él por medio de Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.2 [Un verdadero cristiano es crucificado y purificado por la gracia de Dios, capaz de hacer la voluntad de Dios en la tierra como en el cielo; ese es el único propósito de un verdadero cristiano: orar, hablar, y actuar como Dios dirige, para así traer placer, honor y gloria a Dios.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.