La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Efesios 5:5-6

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 Porque esto lo sabéis muy bien: que ninguna persona sexualmente inmoral, ni impura, ni codiciosa, quien es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. [Los pueblos de la tierra han ignorado estos comportamientos que son perfectamente claros los cuales excluyen a cualquier persona del reino de Cristo y de Dios. De la Palabra del Señor en el interior: "Efesios 5:5-6: Este es el vacío de la tierra, hecho perfectamente claro. Los que son inmorales no tienen heredad en el reino de Dios". Pablo nos dice que la codicia es idolatría. Por lo tanto, lo que valoramos o queremos sin necesidad real, es lo que adoramos; y cómo uno pasa su tiempo libre define su devoción. De la Palabra del Señor en el interior: "debes aprender a odiar todo lo que adoras".]

 6 Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los que son desobedientes.1 [Pablo le ruega a usted que no sea engañado por ninguna persona que le hable de manera diferente, (por ejemplo, que su inmoralidad sexualimpureza, y codicia es excusada al creer en Jesús), lo cual es lo que los predicadores cristianos hacen; incluso los demonios creen en Jesús. Es sólo al esperar al Señor para oír y obedecer sus mandatos que uno puede llegar a ser puro, libre de inmoralidad sexual, y libre de codicia. De la Palabra del Señor en el interior: "El camino es claro: escucha y obedece".]

Hechos 15:9,26:18

Mostrar el Capítulo y las notas   

 9 y no hizo ninguna diferencia entre nosotros y ellos, ya que purificó por la fe sus corazones.2 [Poco a poco cada palabra hablada de Él que usted oye está implantada en su corazón y le imparte la vida de Dios haciéndolo un poco más puro.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 18 para abrir sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios, para que reciban perdón de pecados, una liberación de la esclavitud del pecado y una herencia entre los santificados y purificados por la fe en mi. "2

Santiago 4:8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y purificad vuestros corazones,2 vosotros de doble ánimo. [Santiago le dice a aquellos que están en las iglesias, quienes todavía están pecando, que purifiquen sus corazones al acercarse a Dios; lo cual ocurre al persistente y pacientemente esperarle a Él, escuchando y obedeciendo lo que usted oye al Señor mandarle.]

1 Pedro 1:22

Mostrar el Capítulo y las notas   

 22 Purificad vuestras almas a la obediencia a la verdad para un amor no fingido6 entre hermanos, amándose muchísimo los unos a los otros fervientemente con un corazón puro; [Esto ha sido mal traducido como "habiendo purificado vuestras almas". Es imposible haber purificado el alma y todavía estar sin salvación; por lo tanto ellos todavía tienen que purificar sus almas. El original griego en la Net Bible muestra que la palabra "purificar" en este versículo no está en el verbo pasado, está en la forma presente; y la nota 5 en el original griego de la Net Bible muestra que este versículo dice "corazón puro" en los manuscritos antiguos; manuscritos posteriores eliminaron la palabra "puro" dejando simplemente "corazón" y no "corazón puro."]

1 Juan 3:3

Mostrar el Capítulo y las notas   

 3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él [Jesús] también es puro.2 [¿Cuál esperanza? La esperanza de ver a Jesús venir a su corazón, es la esperanza que lo salva y lo purifica. Usted debe tener la esperanza de que el poder de Dios será liberado en usted para que pueda ser purificado. Porque esto lo sabéis muy bien: que ninguna persona sexualmente inmoral, ni impura, ni codiciosa, quien es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Efe 5:5. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Mat 5:8. — Cristo en vosotros, la esperanza de gloria.]

Tito 2:14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad [infracción de la ley, pecado] y purificar para sí mismo un pueblo propio, ferviente por buenas obras.1 [Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne  (la naturaleza pecaminosa) con sus pasiones y deseos  (concupiscencias y afectos). Gál 5:24. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Juan 10:27. De la Palabra del Señor en el interior: "Si todavía estás pecando, tú perteneces al pecado y no a mí."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.