La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Ezequiel 27

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Entonces vino a mí la palabra de Jehovah, diciendo:

 2 "Tú, oh hijo de hombre, entona un lamento por Tiro.

 3 Dirás a Tiro, que está asentada a la entrada del mar y comercia con los pueblos de muchas costas, que así ha dicho el Señor Jehovah: "Oh Tiro, tú has dicho: 'Yo soy de completa hermosura.'

 4 En el corazón de los mares están tus fronteras; los que te construyeron hicieron completa tu hermosura.

 5 Con cipreses de Senir construyeron tus paredes. Tomaron un cedro del Líbano para hacer un mástil sobre ti.

 6 Con encinas de Basán hicieron tus remos; hicieron tu cubierta con marfil y con cipreses de las costas de Quitim.

 7 Tu vela fue de lino bordado de Egipto, para servirte de bandera. Tu toldo fue de material azul y de púrpura de las costas de Elisa.

 8 Los habitantes de Sidón y de Arvad fueron tus remeros. Tus expertos, oh Tiro, estaban en ti y fueron tus timoneles.

 9 Los ancianos de Biblos y sus sabios reparaban tus desperfectos. Todos los barcos del mar y sus marineros estuvieron en ti para hacer contigo intercambio.

 10 "Persas, lidios y libios estaban en tu ejército como tus hombres de guerra. Escudos y cascos colgaban en ti; ellos te daban tu esplendor.

 11 Los hijos de Arvad estaban con tu ejército sobre tus muros en derredor, y los gamadeos estaban en tus torreones. Colgaban sus escudos sobre tus muros en derredor; ellos hacían completa tu hermosura.

 12 "Tarsis comerciaba contigo a causa de la abundancia de todas tus riquezas. Con plata, hierro, estaño y plomo pagaban por tus mercaderías.

 13 Grecia, Tubal y Mesec comerciaban contigo. Con vidas humanas y objetos de bronce pagaban tus mercancías.

 14 Los de Bet-togarma, con caballos, corceles y mulos, pagaban tus mercaderías.

 15 "Los hijos de Rodas comerciaban contigo. Muchas costas comerciaban contigo; colmillos de marfil y madera de ébano, te traían como tributo.

 16 "Edom también comerciaba contigo a causa de la abundancia de tus productos. Con turquesas, púrpura, telas bordadas, linos finos, corales y rubíes pagaban tus mercaderías.

 17 "Judá y la tierra de Israel comerciaban contigo. Con trigo, mirra, casia, miel, aceite y resinas pagaban tus mercancías.

 18 "Damasco comerciaba contigo, debido a la abundancia de tus productos y a la abundancia de tus riquezas. Con vino de Helbón y lana de Sajar,

 19 Vedán y Grecia, desde Uzal, pagaban tus mercaderías: Hierro forjado, casia y caña aromática había entre tus productos.

 20 "Dedán comerciaba contigo con mantas para cabalgadura.

 21 Arabia y todos los príncipes de Quedar comerciaban contigo con corderos, carneros y machos cabríos; con esto comerciaban contigo.

 22 "Los mercaderes de Saba y de Raama comerciaban contigo. Con lo mejor de todas las especias, con toda piedra preciosa y con oro pagaban tus mercaderías.

 23 "Harán, Calne, Edén y los mercaderes de Saba, Asiria y Quilmad comerciaban contigo.

 24 "Éstos comerciaban contigo, y a cambio de tus productos daban espléndidos vestidos, mantos de azul, telas bordadas, tapices de colores, y cuerdas entrelazadas y trenzadas.

 25 "Las naves de Tarsis eran tus flotas que llevaban tus mercancías. Te llenaste y te hiciste muy opulenta en el corazón de los mares.

 26 Los que navegaban contigo te condujeron por las muchas aguas, pero el viento de oriente te destrozó en el corazón de los mares.

 27 "En el día de tu caída caerán en medio de los mares: tus riquezas, tus mercaderías, tus productos, tus marineros, tus timoneles, los que reparaban tus desperfectos, los agentes de tu intercambio, todos tus hombres de guerra que están en ti, y toda la multitud que se halla en medio de ti.

 28 Ante el griterío de tus timoneles se estremecerán los campos de alrededor,

 29 y descenderán de tus barcos todos los que toman el remo. Los marineros y todos los timoneles del mar quedarán de pie en tierra.

 30 Harán oír su voz por ti; gritarán amargamente. Echarán polvo sobre sus cabezas, y se revolcarán en la ceniza.

 31 Se raparán la cabeza a causa de ti, y se ceñirán con cilicio. Con amargura de alma llorarán por ti con amargo duelo.

 32 En medio de su llanto entonarán por ti un lamento; por ti lamentarán diciendo: '¡Quién como Tiro, la que ha sido silenciada en medio del mar!'

 33 "Cuando tus mercaderías salían por los mares, saciabas a muchos pueblos. A los reyes de la tierra enriqueciste con la abundancia de tus bienes y de tus productos.

 34 Ahora que eres quebrantada en los mares, en lo profundo de las aguas, tus productos y toda tu tripulación han caído en medio de ti.

 35 Todos los habitantes de las costas se horrorizan a causa de ti. Sus reyes están muy aterrorizados, y sus rostros son abatidos.

 36 Los mercaderes de los pueblos silban a causa de ti. Has venido a ser objeto de espanto, y dejarás de existir para siempre."


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Ezequiel 28

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 Entonces vino a mí la palabra de Jehovah, diciendo:

 2 "Oh hijo de hombre, di al soberano de Tiro que así ha dicho el Señor Jehovah: Por cuanto tu corazón se enalteció, y porque, a pesar de ser hombre y no Dios, dijiste: 'Yo soy un dios, y estoy sentado en la sede de los dioses, en el corazón de los mares'; porque igualaste tu corazón al corazón de Dios,

 3 ¡he aquí tú eres más sabio que Daniel, y no hay ningún misterio que te sea oculto!

 4 Con tu [supuesta] sabiduría e inteligencia te has conseguido riquezas, y has acumulado oro y plata en tus tesoros.

 5 Con tu gran sabiduría has engrandecido tus riquezas mediante tu comercio, y tu corazón se ha enaltecido a causa de tus riquezas.

 6 Por tanto, así ha dicho el Señor Jehovah: Porque igualaste tu corazón con el corazón de Dios,

 7 he aquí yo traigo contra ti extranjeros, los más crueles de las naciones. Desenvainarán sus espadas contra la hermosura de tu sabiduría y profanarán tu esplendor.

 8 Te harán descender a la fosa, y morirás como los que son muertos en el corazón de los mares.

 9 ¿Osarás decir delante de tu verdugo, a pesar de ser hombre y no Dios: 'Yo soy un dios'? En mano de quienes te atraviesen

 10 morirás a la manera de los incircuncisos, en mano de los extranjeros; porque yo he hablado", dice el Señor Jehovah.

 11 Entonces vino a mí la palabra de Jehovah, diciendo:

 12 "Oh hijo de hombre, entona un lamento por el rey de Tiro, y dile que así ha dicho el Señor Jehovah: "'¡Tú eras un modelo perfecto, lleno de sabiduría y de completa hermosura!

 13 Estabas en el Edén, el jardín de Dios. Tu vestidura era de toda clase de piedras preciosas: rubí, topacio, diamante, crisólito, ónice, jaspe, zafiro, turquesa y berilo. Y de oro era la hechura de tus encajes y de tus engastes. En el día que fuiste creado fueron preparadas.

 14 Cuando fuiste ungido, yo te puse junto con los querubines protectores. Estabas en el santo monte de Dios, y andabas en medio de piedras de fuego.

 15 Eras perfecto en tus caminos desde el día en que fuiste creado hasta que se halló en ti maldad.

 16 "'A causa de tu gran comercio te llenaron de violencia, y pecaste. Por eso, te expulsé del monte de Dios, y un querubín protector hizo que desaparecieras de en medio de las piedras de fuego.

 17 Tu corazón se enalteció debido a tu hermosura; a causa de tu esplendor se corrompió tu sabiduría. "'Yo te he arrojado en tierra; te he puesto como espectáculo ante los reyes.

 18 Por tus muchos pecados y por la iniquidad de tu comercio, profanaste tu santuario. Yo, pues, hice que en medio de ti se desatara y te devorase el fuego. Te convertí en cenizas sobre la tierra ante los ojos de cuantos te observaban.

 19 Todos los que te conocen entre los pueblos se horrorizan a causa de ti. Eres objeto de espanto, y dejarás de ser para siempre.'"1

 20 Entonces vino a mí la palabra de Jehovah, diciendo:

 21 "Oh hijo de hombre, pon tu rostro hacia Sidón y profetiza contra ella.

 22 Dirás que así ha dicho el Señor Jehovah: 'Oh Sidón, he aquí que yo estoy contra ti y seré glorificado en medio de ti.' Y sabrán que yo soy Jehovah, cuando ejecute actos justicieros en medio de ella, y en ella yo muestre mi santidad.

 23 Le enviaré peste y sangre por sus plazas. Los cadáveres caerán en medio de ella, y la espada estará alrededor de ella. Y sabrán que yo soy Jehovah.

 24 "Nunca más habrá para la casa de Israel espina que hiera ni aguijón que cause dolor, de parte de todos los que los rodean y los desprecian. Y sabrán que yo soy Jehovah."

 25 Así ha dicho el Señor Jehovah: "Cuando yo reúna a los de la casa de Israel de entre las naciones donde están dispersados, entonces en medio de ellos seré tratado como santo a la vista de las naciones. Y habitarán en su tierra, la cual di a mi siervo Jacob.

 26 Habitarán seguros en ella; edificarán casas y plantarán viñas. Habitarán seguros, cuando yo haya ejecutado actos justicieros alrededor de ellos, en medio de todos los que los desprecian. Y sabrán que yo soy Jehovah su Dios."


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.