La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Ezequiel 36:26

Mostrar el Capítulo y las notas   

 26 Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.1

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. De El Segundo Pacto de Jorge Fox:

Y en Ezeq 11 y 26, el Señor le dijo: Les daré otro corazón, y pondré un espíritu nuevo dentro de ellos. De la carne de ellos quitaré el corazón de piedra y les daré un corazón de carne, para que anden según mis estatutos y guarden mis decretos y los pongan por obra. Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios. Ahora este espíritu es testificado, que el Señor ha puesto dentro de su pueblo, y les ha dado un nuevo corazón, y este es el único corazón, el nuevo corazón, con el cual el pueblo de Dios llega a estar unido con Dios. Esto lleva a la gente a conocer al Señor como su Dios, y a sí mismos para llegar a ser su pueblo de acuerdo a su promesa: ellos serán para mí un pueblo, y yo seré Dios para ellos; para que anden según mis estatutos y guarden mis decretos y los pongan por obra. Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios.

Ahora, éste es el fin y la porción de aquellos que caminan por la luz de Cristo, caminan por la luz, y así por la ley, porque la ley es luz; pero aquellos que testifican del nuevo corazón, el único corazón, ya sean miles, sí decenas de miles, éstos caminan sobre todas las abominaciones y cosas detestables del mundo, y ven al Señor recompensando sobre las cabezas de aquellos que caminan tras sus propios corazones, ellos no están en este corazón, sino en el corazón que es desesperadamente impío, y engañoso, y ése es el viejo corazón, el corazón corrupto, que es desesperadamente impío, y esta es la porción de aquellos que caminan tras las cosas detestables, y abominaciones, Dios los recompensará sobre sus propias cabezas. Cristo es el segundo sacerdote, la justicia de Dios, el pacto eterno de la luz, la vida y la paz; cuando él tuvo que dejar sus discípulos y a alejarse de ellos, él les dijo: les enviaré al Consolador. Aquí está el Consolador, que es el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre: él enseñará todas las cosas. Tome nota, el Consolador debía venir, el Consolador debía venir a aquellos que eran de Cristo y lo siguieron; el Consolador, el Espíritu Santo, vendría a ellos de parte del Padre, y Cristo es el camino hacia él, y el Espíritu Santo debe enseñarles todas las cosas, y traerles todas las cosas a la memoria. Lo que yo les he hablado [tomen nota ahora], esto es lo que debe enseñar, y debía enseñar, y debe llevar todas las cosas a la memoria, que Cristo ha hablado a sus discípulos, [noten] esto trae a la memoria, el Espíritu Santo, el Consolador que viene del Padre, el espíritu de la verdad, que lleva a toda la verdad. Ahora, quién tendría algo que enseñarles, y llevarles a la memoria todas las cosas que Cristo ha hablado, y para enseñarles, aparte del Consolador y el Espíritu Santo; sin embargo hay tantos que se openen a esto y niegan la posibilidad de esta ocurrencia, y después discuten acerca del significado de las palabras citadas anteriormente.

El Espíritu Santo es lo que les trae a la memoria, y el mismo es el que bautiza y elimina las palabras de la memoria; él, quien tiene las palabras en la vieja memoria de su mente carnal, no tiene el Espíritu Santo para que le enseñe. Pero ahora miles han llegado a testificar del Espíritu Santo, incluyendo aquellos que han sido educados en la letra y los ignorantes en la letra. El Espíritu Santo les enseña y les trae a la memoria las cosas que Cristo ha dicho; trae a la memoria. Si no les trae a la memoria, no hay enseñanza para los educados o no educados, como Pedro lo dice; pero esto es lo que enseña, el Espíritu Santo, y trae a la memoria, y les deja ver las palabras, sí, de todas las cosas como Cristo habló; de modo que paz les dejo.

_______________________________________