La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Génesis 2:16-17,3:1-6,3:24

Mostrar el Capítulo y las notas   

 16 Y Jehovah Dios mandó al hombre diciendo: "Puedes comer de todos los árboles del jardín;

 17 pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que comas de él, ciertamente morirás."1 [Adán y Eva sí murieron a la vida de Dios, no a la vida que nosotros conocemos. La vida que tenemos en este mundo físico de la tierra, a donde Adán y Eva fueron desterrados, es una muerte; estamos muertos a la vida de Dios.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 Entonces la serpiente, que era el más astuto de todos los animales del campo que Jehovah Dios había hecho, dijo a la mujer: --¿De veras Dios os ha dicho: "No comáis de ningún árbol del jardín"?

 2 La mujer respondió a la serpiente: --Podemos comer del fruto de los árboles del jardín.

 3 Pero del fruto del árbol que está en medio del jardín ha dicho Dios: "No comáis de él, ni lo toquéis, no sea que muráis."

 4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: --Ciertamente no moriréis.1

 5 Es que Dios sabe que el día que comáis de él, vuestros ojos serán abiertos, y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal.2

 6 Entonces la mujer vio que el árbol era bueno para comer, que era atractivo a la vista y que era árbol codiciable para alcanzar sabiduría. Tomó, pues, de su fruto y comió. Y también dio a su marido que estaba con ella, y él comió.

Mostrar el Capítulo y las notas   

Mostrar el Capítulo y las notas   

 24 Expulsó, pues, al hombre y puso querubines al oriente del jardín de Edén, y una espada incandescente que se movía en toda dirección, para guardar el camino al árbol de la vida. [Así, los hombres han pasado de la vida a la muerte, habiendo perdido la vida de Dios, que es la luz de los hombres; y todos los hombres entonces caminan en la oscuridad, a menos que sean restaurados a la imagen de Dios - puros, perfectos, santos, y rectos - que han pasado de la muerte a la vida - otra vez a comer del árbol de la vida. Hasta el momento de la restauración todos los hombres son más que nada sordos a la voz del Señor, ciegos en la oscuridad lejos de la luz de Dios, cojos en la habilidad de caminar con Dios, y mudos en la incapacidad de hablar palabras virtuosas dirigidas a Dios.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.