La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Hebreos 9:14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 14 ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará nuestras conciencias de las obras muertas [de vuestra propia voluntad] para servir al Dios vivo!1 [El tercer testigo en la tierra, la sangre de Jesús, es rociada en el corazón y la consciencia; y por esta sangre usted es santificado y limpiado de todas sus obras muertas para servir al Dios viviente y para ya no servir sus obras muertas; las obras muertas son sus obras y palabras que se originaron de su propia voluntad, su mente carnal, y su imaginación impía — obras hechas por los hombres que están muertos a la vida de Dios que Adán perdió por todos los hombres. Las obras de fe obediente a las órdenes de Dios no son obras muertas y son esenciales. De la Palabra del Señor en el interior: "Cuando tú eres limpiado de las obras muertas, eres liberado de servir a la iniquidad para servir a DiosFelices son aquellos que sirven a Dios en su reino." Las obras muertas también incluyen obras obsoletas de la ley tales como: sacrificios, circuncisión, diezmos, días, sábados, comidas, etc.]

Proverbios 16:6

Mostrar el Capítulo y las notas   

 6 Por misericordia y verdad la iniquidad [el pecado] es purgada [del corazón], y por medio del temor de Jehovah los hombres se apartan del mal. [¿Qué verdad limpia el mal para hacerlo libre de pecado?—la palabra de verdad que usted oye que le es hablada a usted por el Señor. Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Juan 8:31-32. ¿En qué palabra está usted para continuar o permanecer y obedecer?—la palabra que está en sus corazones para oír y obececer, Rom 10:8, Deu 30:10-15. El principio del temor de Dios es apartarse del mal.]

1 Corintios 5:7

Mostrar el Capítulo y las notas   

 7 Limpiaos de la vieja levadura, para que seáis una nueva masa, como sois sin levadura; porque Cristo, nuestro Cordero pascual, ha sido sacrificado.

Mateo 3:11-12

Mostrar el Capítulo y las notas   

 11 Yo, a la verdad, os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene después de mí, cuyo calzado no soy digno de llevar, es más poderoso que yo. Él os bautizará en el Espíritu Santo y fuego. [Este es el bautismo de la muerte, para luego ser resucitado con Cristo como una nueva criatura con un nuevo corazón, mente y espíritu. De la Palabra del Señor en el interior: "Usted es resucitado a una nueva vida, no sólo una imitación; Él es uno con nosotros y está siempre presente."]

 12 Su aventador está en su mano, y limpiará su era. Recogerá su trigo en el granero y quemará la paja en el fuego que nunca se apagará."3 [El Señor separa el trigo de la paja, lo precioso de lo vil. El trigo es las palabras de vida que él le ha hablado, y estas palabras son implantadas en su corazón para formar a Cristo en el interior; la paja es su naturaleza egoísta y pecaminosa de sus deseos, afectos, y orgullo, la cual después de la separación es quemada hasta el olvido por el fuego devorador y las llamas eternas de Jesús, la palabra pura de la vida, la cual es fuego. De la Palabra del Señor en el interior: "Dios pisotea y descarta todo lo que es profano; hay una muerte." Este bautismo de muerte es el paso final antes de la traslación hacia el reino de Dios, para estar allí mientras estamos en la tierra y después para siempre.]

1 Juan 3:8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 El que comete el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo.4 [Que nadie lo engañe, diciendo que todavía se puede pecar y pertenecer a Dios; los que aún están pecando sirven al diablo. Cristo es revelado en nuestra carne para destruir las obras del diablo, al condenar los pecados secretos en nuestro corazón, y después destruir aún nuestro deseo de pecar. Pablo confirma a Jesús destruyendo las obras del diablo en cada creyente purificado: "el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies." Rom 16:20.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.