La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Isaías 42:6,49:6

Mostrar el Capítulo y las notas   

 6 "Yo, Jehovah, te he llamado en justicia, y te asiré de la mano. Te guardaré y te pondré como pacto para el pueblo, y como luz para las naciones,1

Mostrar el Capítulo y las notas   

 6 dice: "Poca cosa es que tú seas mi siervo para levantar a las tribus de Israel y restaurar a los preservado de Israel. Yo te pondré como luz para las naciones, a fin de que seas mi salvación hasta el extremo de la tierra."1

Juan 12:36,46

Mostrar el Capítulo y las notas   

 36 Mientras tenéis la luz, creed [depender, confiar y obedecer] en la luz, para que seáis hijos de luz. Estas cosas habló Jesús, y al apartarse, se escondió de ellos.4 [Porque "Dios es luz", 1 Juan 1:5, y "el Padre de las luces", Santiago 1:7. La Luz (Cristo) es dada a todo hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y al morar en la Luz y obedecer la Luz, reciban salvación para llegar a ser hijos de la luz, hijos de Dios. Creer en la luz es aceptar lo que ésta le muestra por medio de la revelación como verdad, y entonces guardar y obedecer sus enseñanzas; esto es creer en Jesús porque Jesús es esa luz. Si usted no guarda ni obedece las palabras que usted le oye a Cristo decirle, aquellas palabras serán su juez cuando usted muera. Juan 12:47-48.]

 46 Yo he venido al mundo [a cada hombre] como luz, para que todo aquel que cree [depende, confía, obedece] en mí no permanezca en las tinieblas.6 [Todos los hombres se sientan en las tinieblas y caminan en las tinieblas hasta que la luz se levanta en sus corazones. Caminar en la luz es ser guiados en lo que debemos decir y hacer. La Luz (Cristo) es dada a cada hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y para que al permanecer en la Luz y obedecer a la Luz, reciban la salvación para llegar a ser hijos de la luz, hijos de Dios, viviendo y caminando en la luz en vez de la oscuridad: con gozo damos gracias al Padre que os hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz. Col 1:12]

Juan 8:12,9:5

Mostrar el Capítulo y las notas   

 12 Jesús les habló otra vez a los fariseos diciendo: --Yo soy la luz del mundo [de cada hombre]. El que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.2 [La Luz (Cristo) es dada a cada hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y al permanecer en la Luz y obedecer la Luz, recibir la salvación para llegar a ser un hijo de la luz, un hijo de Dios. Seguir a Jesús es obedecer lo que Él le muestra y le dice a usted por medio de la revelación. Si usted no guarda ni obedece las palabras que le oye a Cristo hablarle a usted, esas palabras serán su juez cuando usted muera. Juan 12:47-48. De la Palabra del Señor en el interior: "La obediencia lleva a la restauración de la vida."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 Mientras yo esté en el mundo, luz soy del mundo. [Jesús es la luz de cada hombre en el mundo. Juan 1:1-4,1:7,9 8:12]

Juan 3:19-21

Mostrar el Capítulo y las notas   

 19 Y ésta es la condenación: que la luz ha venido al mundo [cada hombre], pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. [Todos los hombres tienen una pequeña medida de la luz (Cristo) que brilla en la oscuridad dentro de ellos para exponer el mal en sus corazones a medida que les ruega de manera anónima que alejen de sus caminos egoístas e impíos; pero los hombres, al amar sus caminos impíos, ignoran las suaves súplicas de Dios y por lo tanto permanecen en la oscuridad, cometiendo pecado, caminando de acuerdo con su mente carnal y su imaginación impía. El que me desecha y no recibe mis palabras tiene quien le juzgue: La palabra que he hablado le juzgará en el día final. Juan 12:48.]

 20 Porque todo aquel que practica lo malo [pecado] aborrece la luz [por lo tanto aborrece a Cristo, quien es la luz], y no viene a la luz, por temor de que sus obras sean expuestas y reprendidas. [La verdadera luz es dada a cada hombre que viene al mundo para que pueda creer. Juan 1:9. La luz brilla en las tinieblas pero los hombres no entienden que es Cristo razonando de manera anónima con ellos, tratando de mostrarles (reprenderles) por su impiedad. Juan 1:5, Efe 5:13. Amando su vida egoísta, y odiando la luz (que es Cristo) que intenta corregirlos (reprenderlos), los hombres impíos huyen de la luz (Cristo) y así permanecen en la condenación, caminando en oscuridad, continuando en pecado, satisfaciendo la lujuria y los deseos de su carne.]

 21 Pero el que hace la verdad viene a la luz para que se muestre que sus obras son producidas [formadas e impulsadas] por medio de Dios. [Aquellos que han estado experimentando la eliminación del pecado de sus corazones realizada por el Espíritu, aman la luz y ansiosamente vienen a la luz para que el pecado sea destruido aún más. Aquellos que han sido liberados del pecado, vienen ansiosamente a la luz para ser dirigidos por Dios a realizar obras de amor, para obtener gozo y para la gloria de Dios: Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras. Efe 2:10. El hombre viene a la luz al esperar a Dios en silencio, velando y escuchando con la esperanza de un cambio por medio de Jesús. Aquellos que vienen a la luz, aman a Cristo, como es puesto en evidencia por la obediencia a la verdad de lo que la Luz y la Palabra les revela; y ellos llegan a ver más luz, la cual los guía en todas sus palabras y acciones.]

1 Juan 1:5

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 Y éste es el mensaje que hemos oído de parte de él y os anunciamos: Dios es luz, y en él no hay ninguna tiniebla. [Ciertamente contigo está el manantial de la vida; en tu luz veremos la luz. Salmos 36:9]

Juan 1:4-5,9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.2 [La palabra, que es Jesús, es la vida de Dios y la luz de los hombres. Cristo es la luz de los hombres: la luz verdadera que ilumina a cada hombre que viene al mundo, dado a ellos para que puedan creer. Juan 1: 7,9. La vida de Dios en medida para controlar a los hombres se perdió para todos los hombres cuando Adán desobedeció a Dios y cayó. Cuando usted ha crucificado su vida pecaminosa y egoísta y es restaurado a la justicia y la santidad de la imagen de Dios, Cristo — usted vive en Cristo, Cristo vive en usted, controlando todas sus palabras y hechos; y esta vida es entonces eterna. La vida eterna es ser una nueva criatura en Cristo sobre la tierra y para siempre.]

 5 La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron.3 [La luz de la Palabra, Cristo, brilla en la oscuridad de los corazones de los hombres, pero los hombres no entienden que es Cristo, razonando con ellos de manera amable y anónima, intentando reprenderlos por sus caminos impíos. Efe 5:13. Si los hombres creen lo que Cristo les dice, ellos creen y aman la verdad, pero si niegan el razonamiento, amando sus caminos egoístas e impíos, ellos odian la verdad y la luz, quien es Cristo. Pedro le dijo a los creyentes: "tenemos la palabra profética [la palabra en su corazón] que es aun más firme. Hacéis bien en estar atentos a ella, como a una luz que alumbra en lugar oscuro, hasta el día esclarezca y el lucero de la mañana [Jesús] se levante en vuestros corazones." 2 Ped 1:19.]

 9 Aquél era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo.5 [Todos los hombres tienen una pequeña medida de la luz (Cristo) que les es dada para que puedan creer las convicciones anónimas de la luz de que nuestros malos caminos son verdaderos y eventualmente puedan ser salvos; porque Dios quiere que todos los hombres sean salvos, y por lo tanto Él le da a todos los hombres una oportunidad igual de que sean salvos con suficiente luz para guiarlos. Si nosotros hacemos caso persistentemente a la luz y la palabra en nuestros corazones que nos reprende, entonces nosotros recibimos más de su Espíritu, eventualmente somos liberados de todo pecado y vemos a Jesús trayéndonos nuestra salvación y vida eterna. Con un hambre por justicia nosotros buscamos a Dios al exponernos a nosotros mismos a sus otros mandamientos y enseñanzas al esperarle a él en humilde silencio a medida que escuchamos y velamos.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.