La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Isaías 5:20

Mostrar el Capítulo y las notas   

 20 ¡Ay de los que a lo malo llaman bueno; y a lo bueno, malo! Que llaman a las tinieblas luz y a la luz tinieblas. Consideran lo amargo como dulce, y lo dulce como amargo.2

Nehemías 9:26

Mostrar el Capítulo y las notas   

 26 "Pero fueron desobedientes y se rebelaron contra ti; echaron tu ley a sus espaldas. Mataron a tus profetas que testificaban contra ellos para hacerlos volver a ti, y cometieron grandes abominaciones.

Ezequiel 13:10,22

Mostrar el Capítulo y las notas   

 10 "Por tanto, porque han engañado a mi pueblo diciendo: '¡Paz!', cuando no hay paz,1 y porque mientras él edifica el muro, ellos [los falsos profetas] lo recubren con cal, [La paz es el fruto de la justicia, la cual es quietud y plena confianza, (garantía incuestionable), para siempre. Isa 32:17. A menos que hayamos sido purificados y liberados de todo pecado, no hay paz ni justicia. Vea la definición de justicia en el comentario y la nota de 1 Juan 3:7 para entender lo que significa y lo que se necesita para llegar a ser justo y tener paz.]

 22 Por cuanto con mentiras habéis causado dolor al corazón del justo, al cual yo no causé dolor, y habéis fortalecido las manos del pecador para no apartarlo de su mal camino, al prometerle [falsamente] la vida.3

Proverbios 24:24

Mostrar el Capítulo y las notas   

 24 El que dice al impío [aquellos que todavía están pecando]: "Eres justo", los pueblos lo maldecirán; las naciones lo detestarán.3 [Cualquiera que todavía esté pecando es impío. Los predicadores del cristianismo de Babilonia le dicen a sus seguidores que a pesar de que ellos todavía están pecando, ellos son justos porque creen en Jesús. Siguiendo esa lógica errónea, los demonios son igual de justos. Esos seguidores engañados a quienes se les dijo que eran justos y se les prometió el cielo cuando todavía eran cautivos del pecado maldecirán a los predicadores que guían a los ciegos quienes los llevaron hacia el hoyo y el infierno después de la muerte. Hay una justicia imputada que viene con la medida de la fe recibida con el fruto del Espíritu, el cual es dado a aquellos que han crucificado su espíritu egoísta e impío en la cruz interna de la negación propia, pero no antes. Creer en Jesús no es la fe que imputa la justicia; vea la nota 2 de Romanos 3 para detalles acerca la justicia imputada.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.