La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 10:27

Mostrar el Capítulo y las notas   

 27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen [obedecen].4 [De la Palabra del Señor en el interior: "Yo sólo conozco a aquellos que han sido crucificados". Él sabe todo, pero "conocerlo" a usted significa que él llega a ser uno con usted, lo cual ocurre después de que usted ha sido crucificado. Estos son creyentes muy avanzados a quienes Jesús ha resucitado y llevado al cielo y dentro de quienes Él mora a medida que ellos todavía caminan en la tierra también. Él guía con su voz todas las palabras que ellos dicen y todas las obras que ellos hacen, dándole honor y gloria a Dios.]

Mateo 10:38,16:24

Mostrar el Capítulo y las notas   

 38 El que no toma su cruz y sigue en pos de mí no es digno de mí. [Seguir en pos de Él es exponerse a si mismo a los mandatos del Señor y después obedecerle; para obedecer todos sus mandatos, usted debe amar al Señor más de lo que usted ama a su familia; por lo tanto, a pesar de la oposición de ellos, usted obedece sus mandatos — eso es seguir en pos de Él. Para seguir a Cristo usted debe humildemente estar en silencio y escuchar su palabra dentro de su corazón, entonces usted debe esperar para oírle, y después usted debe obedecerle. La negación propia ocurre por la obediencia a los mandatos hablados del Señor que usted oye, (la voluntad de Dios, no tu voluntad); esta es tomar la cruz — la cruz interna de la negación propia. De la Palabra del Señor en el interior: "Hay muchos que niegan la cruz y todo lo que es necesario. El que no está en la cruz no es digno de mí. El propósito de este sitio web es enseñarle cómo llevar su cruz".]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: --Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. [Para seguir a Cristo usted debe humildemente estar en silencio para escuchar su palabra dentro de su corazón, después usted debe esperar para oírle, y después usted debe obedecerle. Obedecer es seguir. La negación propia ocurre por la obediencia a los mondatos hablados del Señor que usted oye, (la voluntad de Dios, no tu voluntad); esta es tomar la cruzla cual es el poder de Dios para liberarlo de sus pecados. La cruz es para su voluntad y su mente carnal, la cual debe ser negada.]

Marcos 8:34

Mostrar el Capítulo y las notas   

 34 Y llamó a sí a la gente, juntamente con sus discípulos, y les dijo: --Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. [Para seguir a Cristo nosotros debemos primero buscar para oír al Señor hablándonos al escuchar paciente y persistentemente en humilde silencio. Obedecer lo que le oímos a Él que nos manda a hacer es seguir a Jesús. De la Palabra del Señor en el interior: "Deja de seguir a los hombres. Todos escuchen lo que el Espíritu dice; esto ustedes siguen. Domina el seguir. Sigue de manera precisa; no te desvíes."]

Lucas 9:23

Mostrar el Capítulo y las notas   

 23 Decía entonces a todos: --Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame. [Seguir es ser guiado por el Espíritu. Para ser guiado, usted debe sentarse persistente y pacientemente en humilde silencio para esperar al Señor, a medida que oye esperando que sus palabras dentro de su corazón le hablen a usted; entonces usted debe obedecerle. La negación propia ocurre por la obediencia a los mandatos hablados del Señor que usted oye, (la voluntad de Dios, no tu voluntad); esta es la cruz interna de la negación propia. Primero, Él lo guiará para sacarlo de la oscuridad a un estado sin pecado; para entonces guiar sus pensamientos, palabras, y obras; y estas obras muestran su gloria y amor al mundo.]

Juan 12:26

Mostrar el Capítulo y las notas   

 26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estoy, allí también estará mi siervo.3 Si alguno me sirve, el Padre le honrará. [Mientras están están vivos en la tierra, sus verdaderos siervos pueden ser trasladados hacia el reino del cielo; ellos todavía permanecen en la tierra caminando, pero su conciencia y su vista están en el cielo en la presencia de Jesús y del Padre. Jesús oró: No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del maligno.  Juan 17:15. Padre, quiero que donde yo esté, también estén conmigo aquellos que me has dado,  para que vean mi gloria que me has dado. Juan 17:24. De la Palabra del Señor en el interior: "Puedes vivir en el cielo y aun caminar en la tierra. Yo vendré otra vez a los elegidos; yo seré una corona para liderarlos y guiarlos." Mientras Jorge Fox ministró en la tierra, él fue trasladado al paraíso; y entonces él vivió en el paraíso.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.