La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 1:1-4

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era dios.1 [Cristo es el Verbo (la Palabra) de Dios; su nombre es el Verbo de Dios. La Biblia no es el Verbo ni la palabra; la Biblia es las escrituras. "Jehovah me poseyó en el comienzo de su camino. Desde la eternidad fui establecido, desde el principio. Con él estaba yo como uno que fue criado por él, y era su delicia de día en día, regocijándome siempre ante él." Prov 8:22-30.]

 2 Él era en el principio con Dios. [La Palabra, que habitaba con Dios en el comienzo, se salió para convertirse en Jesús, el primogénito en la dimensión de la nueva creación. "Yo he salido de Dios... Yo salí del Padre." Juan 16:27-28; Jesús posee toda la plenitud del Padre, es la única representación visible del Padre (el Dios invisible), y es el Hijo unigénito, (todos los otros hijos de Dios son adoptados).]

 3 Todas las cosas fueron hechas por medio de él, y sin él no fue hecho nada de lo que ha sido hecho. [él es Jesús.]

 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.2 [La palabra, que es Jesús, es la vida de Dios y la luz de los hombres. Cristo es la luz de los hombres: la luz verdadera que ilumina a cada hombre que viene al mundo, dado a ellos para que puedan creer. Juan 1: 7,9. La vida de Dios en medida para controlar a los hombres se perdió para todos los hombres cuando Adán desobedeció a Dios y cayó. Cuando usted ha crucificado su vida pecaminosa y egoísta y es restaurado a la justicia y la santidad de la imagen de Dios, Cristo — usted vive en Cristo, Cristo vive en usted, controlando todas sus palabras y hechos; y esta vida es entonces eterna. La vida eterna es ser una nueva criatura en Cristo sobre la tierra y para siempre.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Cristo es la vida; la vida es la luz; de modo que Cristo es la luz y la vida de los hombres. La luz de la vida, que Dios ha escondido en el corazón, es el nuevo pacto; aquel que quiere entrar en el nuevo pacto, hay que creer y obedecer la luz que es Cristo. Cuando Cristo dijo: Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia, Juan 10:10; la vida de la que él habló es la vida de Dios, el Espíritu de Cristo, que es la luz. Y para obtener la vida de Dios, la cual es luz más abundante, uno debe seguir a Cristo en obediencia a sus mandatos pronunciados en palabras, que usted oye desde el interior de su corazón: Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida, Juan 6:63; Yo soy la luz del mundo [de cada hombre]. El que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Juan 8:12

Cristo es la luz de todos los hombres: la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer. Juan 1:7,9. ¿Creer qué?—la verdad. ¿Cuál verdad?— creer la verdad de lo que la luz les muestra acerca del mal en sus caminos. Dios es luz, 1 Juan 1:5. Cristo es la luz de cada hombre del mundo. De la Palabra del Señor en el interior: "Hay una presencia dentro de ti, que es lo mismo que Dios; la luz en ti es lo mismo de lo cual se originó. Bendito aquel que afirma que la luz es verdadera. La luz nos muestra nuestra imagen, lo extravagantes que hemos llegado a ser."

Debemos trabajar para seguir a Jesús y así obtener la vida de Dios más abundantemente [de manera superior] que Él produce en nuestro corazón, y esta vida es la luz, esta luz en suficiente medida es el ungimiento, la cual es verdad y no miente — la verdad interna. Entonces tenemos la verdad; entonces conocemos todas las cosas.

_______________________________________