La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 1:1-4

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era dios.1 [Cristo es el Verbo (la Palabra) de Dios; su nombre es el Verbo de Dios. La Biblia no es el Verbo ni la palabra; la Biblia es las escrituras. "Jehovah me poseyó en el comienzo de su camino. Desde la eternidad fui establecido, desde el principio. Con él estaba yo como uno que fue criado por él, y era su delicia de día en día, regocijándome siempre ante él." Prov 8:22-30.]

 2 Él era en el principio con Dios. [La Palabra, que habitaba con Dios en el comienzo, se salió para convertirse en Jesús, el primogénito en la dimensión de la nueva creación. "Yo he salido de Dios... Yo salí del Padre." Juan 16:27-28; Jesús posee toda la plenitud del Padre, es la única representación visible del Padre (el Dios invisible), y es el Hijo unigénito, (todos los otros hijos de Dios son adoptados).]

 3 Todas las cosas fueron hechas por medio de él, y sin él no fue hecho nada de lo que ha sido hecho. [él es Jesús.]

 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.2 [La palabra, que es Jesús, es la vida de Dios y la luz de los hombres. Cristo es la luz de los hombres: la luz verdadera que ilumina a cada hombre que viene al mundo, dado a ellos para que puedan creer. Juan 1: 7,9. La vida de Dios en medida para controlar a los hombres se perdió para todos los hombres cuando Adán desobedeció a Dios y cayó. Cuando usted ha crucificado su vida pecaminosa y egoísta y es restaurado a la justicia y la santidad de la imagen de Dios, Cristo — usted vive en Cristo, Cristo vive en usted, controlando todas sus palabras y hechos; y esta vida es entonces eterna. La vida eterna es ser una nueva criatura en Cristo sobre la tierra y para siempre.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

Juan 1:14

Mostrar el Capítulo y las notas   

 14 Y el Verbo se hace carne y habita en nosotros, y contemplamos su glorioso esplendor8, el glorioso esplendor del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. [Jesús, cuyo nombre es la Palabra de Dios, se hizo carne para venir a la tierra como un hombre y será hecho carne otra vez cuando esté completamente formado y haya resucitado en un creyente purificado. Este versículo ha sido mal traducido en todas las Biblias de manera que dice: Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros; y vimos su gloria. Vea la nota para este versículo que explica esta corrección en más detalle. Este versículo es una continuación del versículo 15 que explica cómo los niños han nacido de Dios. Pablo escribió: "¿Qué acuerdo puede haber entre un templo de Dios y los ídolos? Porque nosotros somos templo del Dios viviente, como Dios dijo: "Yo habitaré en ellos y andaré en ellos; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo," 2 Cor 6:16. De la Palabra del Señor en el interior: "Permite que la palabra de Cristo more ricamente en ti. Si tú haces caso de mis palabras, yo habitaré en ti y caminaré en ti".]

1 Juan 3:8-9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 El que comete el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo.4 [Que nadie lo engañe, diciendo que todavía se puede pecar y pertenecer a Dios; los que aún están pecando sirven al diablo. Cristo es revelado en nuestra carne para destruir las obras del diablo, al condenar los pecados secretos en nuestro corazón, y después destruir aún nuestro deseo de pecar. Pablo confirma a Jesús destruyendo las obras del diablo en cada creyente purificado: "el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies." Rom 16:20.]

 9  Todo aquel que ha nacido de Dios no comete el pecado, porque la simiente de Dios [Cristo] permanece en él, y no puede seguir pecando, porque ha nacido de Dios.5 [Para ser nacido otra vez, usted debe ser crucificado, lo cual destruye todos los deseos para pecar en usted. Como una nueva criatura usted es entonces resucitado por Jesús para ir al cielo, quien le muestra al Padre, y entonces usted le pertenece a Jesús y al Padre. Una vez que usted está en la mano del Padre, usted es protegido para nunca pecar otra vez. "Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no sigue pecando; más bien, Dios protege a aquel a quien ha engendrado, y el maligno no le toca". 1 Juan 5:18.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.