La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 5:37-48

Mostrar el Capítulo y las notas   

 37 Y el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Pero nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su apariencia,4 [Puedes memorizar toda la Biblia, pero no conocerás a Dios ni a Jesús. Jesús recién nos ha dicho cuáles son las características de una persona que conoce a Dios: ellos han oído su voz y han visto su forma. Dios sólo es conocido por medio de la revelación: Dios sólo es conocido por lo que oyes y ves en tu corazón. Rom 1:19, Mat 11:27. De la Palabra del Señor en el interior: "El cristianismo no tiene idea de lo que soy yo o de lo que represento. Hay quienes profesan conocer la verdad, que tienen sólo conocimiento de la Biblia. No tiene valor para mí conocer las verdades y no conocer al Señor. ¿Lo conoces o simplemente pretendes conocerlo; conocerlo es haber tenido un encuentro con él y haberlo escuchado? Busca la reunión". Verdadera comprensión de las Escrituras sólo viene al escuchar y obedecer la Voz del Señor. Escucha, oye, inclina tu oído, oíd mi voz, presta atención, ven a mí, obedecelas Escrituras están llenas de estas advertencias críticas, y ahora los cristianos las rechazan.]

 38 ni tenéis su palabra permaneciendo en vosotros;5 porque vosotros no creéis a quien él envió. [En este y el siguiente versículo Jesús hace una clara distinción entre la palabra de Dios, y las escrituras. De la Palabra del Señor en el interior: "¿Por qué él las contrasta si no las quiere distinguir? Llamar la Biblia 'la palabra' es la mentira más maligna del cristianismo. Ay de ellos, porque han vinculado una forma externa entre el amor de Dios al hombre. Diez palabras de Él son mejores que diez cartas copiadas." No sea confundido; toda referencia a la palabra en el Nuevo Testamento viene de las palabras originales griegas, ya sea logos o rhema, ambas de las cuales se refieren a palabras por una voz viviente. Vea Referencias a la Palabra de Dios (que no es la Biblia) para ver los detalles y enlaces a todos los versículos del Nuevo Testamento en griego que contienen la palabra.]

 39 Vosotros escudriñáis las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí. [De la Palabra del Señor en el interior: "Él no les está diciendo que repitan lo que están haciendo;" pero la Cristiandad hoy en día busca encontrar la salvación en las escrituras de la Biblia, pensando que si ellos creen unos pocos versículos, ignorando todo el resto, tienen la vida eterna de Dios; pero las escrituras sólo apuntan, y testifican, a Jesús. La única seguridad de vida eterna es experimentar a Jesús trayéndole vida eterna a usted. Usted debe odiar su vida, y debe perder su vida carnal para ganar la vida eterna de Dios, la cual es la posesión completa de Cristo que gobierna su corazón, que proporciona sus pensamientos, palabras, y obras.]

 40 Pero vosotros no queréis venir a mí para que tengáis vida.6 [Jesús nos acaba de decir en este versículo y el anterior que estudiar la Biblia no es venir a Él para que usted pueda tener vida eternaVenid — no a los servicios de las sectas, no a las reuniones de oración, no a los llamados al altar — sino venid directamente a él, al sentarse y esperarlo a él en humilde silencio, para velar, para oír, para escuchar sus palabras que él le habla las cuales le imparten la vida de Dios a usted a medida que sus palabras son implantadas en su corazón. Juan 6:63, Santiago 1:21. Cada palabra que usted le oye a Él hablarle a usted aumenta la vida de Dios en usted; cada palabra que usted le oye hablarle a usted lo purifica un poco más. Con una medida suficiente de sus palabras habladas, oídas desde el interior de su corazón, Él es formado en usted de modo que usted lo ve a Él y lo experimenta trayéndole su salvación y vida eterna. De la Palabra del Señor en el interior: "La obediencia lleva a la restauración de la vida."]

 41 No recibo gloria de parte de los hombres.

 42 Al contrario, yo os conozco que no tenéis el amor de Dios en vosotros.

 43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís. Si otro viene en su propio nombre, a aquél recibiréis.

 44 ¿Cómo podéis vosotros creer? Pues recibiendo la gloria los unos de los otros, no buscáis la gloria que viene de parte del único Dios. [De la Palabra del Señor en el interior: "No busque la aprobación de los hombres. Aquellos que buscan el honor de los hombres no conocerán ningún otro."]

 45 No penséis que yo os acusaré delante del Padre. Hay quien os acusa: Moisés, en quien habéis puesto la esperanza.

 46 Porque si vosotros creyeseis a Moisés, me creeríais a mí; pues él escribió de mí.

 47 Pero si no creéis [suficiente para obedecer] a sus escritos,7 ¿cómo creeréis a mis palabras?

Mostrar el Capítulo y las notas   

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

7 Los judíos dijeron que creían en Moisés; pero debido a que no obedecieron sus escritos, Jesús dijo que ellos no creían en Moisés. Los cristianos de hoy en día son iguales que los judíos, que tenían las escrituras y creían en Moisés, pero no oyeron, ni vieron, ni obedecieron lo que él les mandó. Los cristianos creen en Jesús, pero no le creen a Jesús; no hacen caso de lo que él dijo, ni practican sus enseñanzas, ni obedecen sus mandatos. ¿Le creen ustedes a Jesús lo suficiente para ser obedientes a sus mandatos y sus consejos; o son ustedes como los demonios, que creen que él es el Hijo de Dios resucitado de los muertos, le temen, tiemblan, pero no le obedecen por amor? Juan nos dice quién realmente cree que Jesús es el Hijo de Dios: aquel que ha vencido al mundo, peleando la buena batalla de la fe, la victoria sobre el pecado. El que cree en el Hijo de Dios tiene el testigo en sí mismo... El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida, 1 Juan 5:10,12. Tener el Hijo, es poseer el Hijo y el Padre en su corazón, en suficiente medida para que sea su verdadero Señor, y esté en control de sus pensamientos, palabras, y obras; ellos sólo entran en su corazón en la medida completa si usted les obedece. Creer no es salvación, como Pedro y Pablo enfatizan repetidamente escribiéndole a las iglesias de los creyentes:

_______________________________________