La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 6:27

Mostrar el Capítulo y las notas   

 27 Trabajad no por la comida que perece, sino [más bien trabajad] por la comida que permanece para vida eterna, que el Hijo del Hombre os dará; porque Dios el Padre lo ha autorizado y certificado con su sello. [¿Cuáles son las obras que usted debe hacer que perduran para vida eterna?—exponerse persistente y pacientemente a oír a Cristo hablar sus órdenes y enseñanzas a usted, al sentarse, esperar en Dios, escuchar, velar, oír, creer y obedecer; eso es lo único que se necesita y las únicas obras que sobreviven al fuego que todos deben atravesar.]

Juan 1:4,9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.2 [La palabra, que es Jesús, es la vida de Dios y la luz de los hombres. Cristo es la luz de los hombres: la luz verdadera que ilumina a cada hombre que viene al mundo, dado a ellos para que puedan creer. Juan 1: 7,9. La vida de Dios en medida para controlar a los hombres se perdió para todos los hombres cuando Adán desobedeció a Dios y cayó. Cuando usted ha crucificado su vida pecaminosa y egoísta y es restaurado a la justicia y la santidad de la imagen de Dios, Cristo — usted vive en Cristo, Cristo vive en usted, controlando todas sus palabras y hechos; y esta vida es entonces eterna. La vida eterna es ser una nueva criatura en Cristo sobre la tierra y para siempre.]

 9 Aquél era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene al mundo.5 [Todos los hombres tienen una pequeña medida de la luz (Cristo) que les es dada para que puedan creer las convicciones anónimas de la luz de que nuestros malos caminos son verdaderos y eventualmente puedan ser salvos; porque Dios quiere que todos los hombres sean salvos, y por lo tanto Él le da a todos los hombres una oportunidad igual de que sean salvos con suficiente luz para guiarlos. Si nosotros hacemos caso persistentemente a la luz y la palabra en nuestros corazones que nos reprende, entonces nosotros recibimos más de su Espíritu, eventualmente somos liberados de todo pecado y vemos a Jesús trayéndonos nuestra salvación y vida eterna. Con un hambre por justicia nosotros buscamos a Dios al exponernos a nosotros mismos a sus otros mandamientos y enseñanzas al esperarle a él en humilde silencio a medida que escuchamos y velamos.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.