La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 6:57-58

Mostrar el Capítulo y las notas   

 57 Así como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, de la misma manera el que me come también vivirá por mí. [Yo soy el pan vivo que desciende del cielo. Juan 6:51. Yo soy la luz del mundo; quien siga alimentándose de mí tendrá la luz de la vida. De la Palabra del Señor en el interior: "Yo soy la luz del mundo; quien siga alimentándose de mí tendrá la luz de la vida. Yo soy la luz del mundo [todo hombre]. El que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida".]

 58 Éste es el pan que descendió del cielo. No como los padres que comieron y murieron, el que come de este pan vivirá para siempre.5

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

5 ¿Como se come este pan del cielo? Oyendo sus palabras, que son espíritu y vida; usted las guarda, las practica y las obedece. El Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63. El ritual de la "comunión" ha sido sustituido con la verdadera comunión — un diálogo entre usted y Cristo; un diálogo de palabras de él que usted retiene, usted come, de manera que su palabra permanece en usted, y entonces lo controla. Más palabra, más control.  La palabra, quien es Cristo, se está formando en su carne. 
(Se supone que debemos recordar a Cristo cada vez que comemos o bebemos, hasta su regreso, no cuando tomamos el jugo de uva y las hostias en un servicio de alguna secta.)
Y recuerde, Cristo nos dijo: Dejen de trabajar y hacer y producir la comida que perece y se descompone,
sino que esfuércense y trabajen y produzcan la comida que perdura para vida eterna.

Yo os mostraré a qué es semejante todo aquel que viene a mí y oye mis palabras, y las hace [obedece].
Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos sobre la roca. Y cuando vino una inundación, el torrente golpeó con ímpetu contra aquella casa, y no la pudo mover, porque había sido bien construida. Lucas 6:47-48

_______________________________________