La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 9:31

Mostrar el Capítulo y las notas   

 31 Sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguien es adorador de Dios y hace su voluntad, Dios le oye.1 [Dios busca a verdaderos adoradores, quienes le adoran en Espíritu y verdad, y aquellos que le adoran deben adorarle en Espíritu y en verdad, Juan 4:23-24, lo cual es adorar con palabras proporcionadas por el Espíritu, mientras usted también está en la Verdad, (en unión con Jesús, quien es la verdad); y es capaz de hacer la voluntad de Dios sólo después que usted a crucificado su mente carnal e imaginaciones malignas para recibir la orden de Él en todas las palabras que debe hablar y los hechos que debe hacer. Por lo tanto Dios sólo oye lo que usted pregunta: 1) si usted es un verdadero adorador, y 2) si usted hace la voluntad de Él. Juan confirma esto cuidadosamente: "Y ésta es la confianza que tenemos delante de él: que si pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye. Y sabemos que si él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hemos hecho." 1 Juan 5:14-15. Las oraciones de aquellos que todavía están pecando no son oídas por Dios porque ellos no pueden conocer o hacer su voluntad. Cuando podemos hacer Su voluntad, oímos de Él qué debemos orar, y sabemos con certeza que esas oraciones son oídas y serán concedidas. De la Palabra del Señor en el interior: "Si se les dice por qué deben orar, ellos pueden ser extremadamente efectivos; orar de la manera en que uno oye: justa expectativa. Ora sólo de la manera que se te dice."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Dios no oye a los pecadores; pero si alguien es temeroso de Dios y hace su voluntad, a ése oye. Dios busca a verdaderos adoradores, quienes le adoran en Espíritu y verdad, y aquellos que le adoran deben adorarle en Espíritu y en verdad, Juan 4:23-24, lo cual es adorar con palabras proporcionadas por el Espíritu, mientras usted también está en la Verdad, (en unión con Jesús, quien es la verdad); y es capaz de hacer la voluntad de Dios sólo después que usted a crucificado su mente carnal e imaginaciones malignas para recibir la orden de Él en todas las palabras que debe hablar y los hechos que debe hacer. Por lo tanto Dios sólo oye lo que usted pregunta: 1) si usted es un verdadero adorador, y 2) si usted hace la voluntad de Él. Juan confirma esto cuidadosamente: "Y ésta es la confianza que tenemos delante de él: que si pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye. Y sabemos que si él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hemos hecho." 1 Juan 5:14-15. Las oraciones de aquellos que todavía están pecando no son oídas por Dios porque ellos no pueden conocer o hacer su voluntad. Cuando podemos hacer Su voluntad, oímos de Él qué debemos orar, y sabemos con certeza que esas oraciones son oídas y serán concedidas.

Dios no oye a los pecadores que están complacientes en sus pecados, que no se esfuerzan para arrepentirse y alejarse de sus malos caminos. Pero si un pecador va a Dios con humildad, y le pide ayuda para llegar a ser libre de todo mal o, incluso, le pide a Dios que le muestre si hay algo que esté entre medio de ellos, Dios ciertamente escuchará y responderá. Porque Él quiere que todos seamos libres del pecado para entrar en su reino, y para ello Jesús está listo para redimirnos de toda iniquidad y purificarnos, para producir el fruto del Espíritu, y así dar gloria al Padre; porque cuando llevan (producen) mucho fruto, y mi Padre es honrado y glorificado, y demuestran así que son mis verdaderos seguidores. Juan 15:8. Él vino a restaurar al hombre a la imagen espirtual de Dios, para que pudiera disfrutar de su comunión y su dirección otra vez; lo cual requiere un hombre para crucificar (mortificar, matar) su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia. Nadie puede ser discípulo de Jesús a menos que se nieguen a sí mismos y tomen su cruz cada día. Lo siguiente fue oído de parte del Señor por un lector de este sitio web, tan fuerte como si alguien estuviera parado a su lado: "Yo sólo oigo la oración de un hombre justo y la oración de un pecador que viene para arrepentirse."

La ferviente y eficaz oración del justo puede mucho. Santiago 5:16
. Una oración eficaz es una oración en la cual el Espíritu de Dios provee las palabras que se dicen; del la Palabra del Señor en el interior: "Si se les dice por qué deben orar, ellos pueden ser extremadamente efectivos; orar de la manera en que uno oye: justa expectativa. Ora sólo de la manera que se te dice." Un hombre justo ha sido liberado del pecado; todo pecado es injusticia, 1 Juan 5:17. Para ser justo uno debe practicar justicia como Jesús practicó justicia: Hijitos, nadie os engañe. El que practica justicia es justo, como él es justo. 1 Juan 3:7. De la Palabra del Señor en el interior: "hay una justicia imputada a la hora de la muerte;" es decir la muerte de su espíritu egoísta en la cruz interna de la negación propia, cuando usted recibe el fruto del Espíritu, en contra del cual no hay ley, para después caminar en amor, obedeciendo los mandatos continuos de Cristo. Cuando poseemos la plenitud de Cristo, eso termina la imputación, y seremos justos como Él es justo.

_______________________________________