La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Jueces 7:4-7

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 Pero Jehovah dijo a Gedeón: --El pueblo aún es demasiado numeroso. Hazlos descender a las aguas y allí te los probaré. Del que yo te diga: "Éste irá contigo", ése irá contigo; pero de cualquiera que yo te diga: "Éste no irá contigo", el tal no irá.

 5 Entonces hizo descender el pueblo a las aguas, y Jehovah dijo a Gedeón: --A todo el que lama el agua con su lengua, como lame el perro, lo pondrás aparte. Asimismo, a cualquiera que se doble sobre sus rodillas para beber.

 6 El número de los hombres que lamieron el agua, llevándola a su boca con la mano, fue de 300. Todo el resto del pueblo se dobló sobre sus rodillas para beber agua.

 7 Entonces Jehovah dijo a Gedeón: --Con los 300 hombres que lamieron el agua os libraré y entregaré a los madianitas en tu mano. El resto del pueblo, que se vaya cada uno a su lugar.1

Mostrar el Capítulo y las notas   

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Entonces Jehovah dijo a Gedeón: --Con los 300 hombres que lamieron el agua os libraré y entregaré a los madianitas en tu mano. El resto del pueblo, que se vaya cada uno a su lugar. Aquellos que lamieron el agua con su mano fueron cuidadosos, ya que bebieron agua mientras vigilaban por si venía el enemigo. Aquellos que sumergieron sus rostros en el agua no mostraron buen juicio ni cuidado. Este es el ejemplo físico de nuestra búsqueda espiritual de Dios: mientras escuchamos la voz de Dios, la palabra dentro de nuestros corazones, debemos tener cuidado y no ser engañados por el enemigo que también nos habla a nosotros. El enemigo no da mandatos incompletos, tentándonos a deducir el resto, siguiendo nuestro propio corazón; el enemigo nos da visiones sin entendimiento, tentándonos a adivinar lo que significan, siguiendo nuestro propio corazón; el enemigo contradice los mandamientos del Señor con mandamientos que nos llevan al mal; el enemigo trata de confundirnos y desanimarnos. Si bebemos el agua ciegamente sin tener cuidado de vigilar por si viene el enemigo, fracasaremos hasta que aprendamos a ignorar los trucos del enemigo.

_______________________________________