La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Lucas 14:28-31

Mostrar el Capítulo y las notas   

 28 Porque ¿cuál de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?5 [Cuente el costo de abandonar todo para ser un discípulo de Jesús y entrar en el reino, usted debe abandonarlo todo.  El que ama su vida, la pierde; pero el que odia su vida en este mundo, para vida eterna (de Dios) la guardará.Juan 12:25. De la Palabra del Señor en el interior: "El sacrificio de la vida es dado a aquellos que lo pueden soportar. Vosotros soís el sacrificio."]

 29 No sea que después de haber puesto los cimientos y al no poderla terminar, todos los que la vean comiencen a burlarse de él, [De la Palabra del Señor en el interior: "Yo trabajo con el ciego; pero si tú piensas que puedes ver, y no estás conmigo en el cielo, yo te haré un hazmerreír."]

 30 diciendo: 'Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar.'

 31 ¿O qué rey, que sale a hacer guerra contra otro rey, no se sienta primero y consulta si puede salir con diez mil al encuentro del que viene con veinte mil?

Mostrar el Capítulo y las notas   

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

5 Porque ¿cuál de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? Buscar unión con Dios no siempre es agradable, especialmente la crucifixión del yo. Jesús dijo que antes de comenzar, uno debería sentarse primero y calcular el costo y ver si uno tiene suficiente medios para terminar. De otra manera, cuando uno haya puesto el fundamento y no pueda terminar, todos los que lo vean podrán mofarse y burlarse de él. Diciendo: Este hombre comenzó a edificar y no pudo (no era digno de) terminar. Él nos está diciendo que ni siquiera comencemos, a menos que estemos comprometidos a llegar al final, incluyendo la muerte del yo por medio del sufrimiento y la tribulación. De la Palabra del Señor en el interior: "El sacrificio de la vida es dado a aquellos que lo pueden soportar."  Este compromiso viene de un hambre profunda, un hambre establecida por Dios para atraerlo hacia él. Él ya tiene muchos que se llaman a sí mismos 'cristianos' que nunca ni siquiera comenzaron, mucho menos terminaron, de edificar su templo hasta completarlos en sus corazones. A pesar de mucho sufrimiento y tribulación, el dolor no es nada comparado con la recompensa de conocer a Dios. Porque Dios nos ha creado para ser amados por él y para que nosotros lo amemos. Él es puro, limpio, santo, justo, misericordioso, verdadero, fiel, pacífico, lleno de gozo, y lleno de amor hacia nosotros — esperando ansiosamente la oportunidad de mostrarnos su amor por nosotros. Pero para estar en su presencia y recibir su amor, debemos ser cambiados para ser puros y poder recibir su espíritu en medida — nuestros odres viejos no pueden ser llenados con vino nuevo — debemos dejar que él nos prepare un odre nuevo — de modo que podamos poseer y disfrutar el vino superior. La cruz es diferente para cada hombre, y lleva a cada uno al límite de su habilidad para soportar siete tribulaciones. De la Palabra del Señor en el interior: "Confía en él. Él te llevará y te cuidará constantemente. Él nunca te dejará."

Por lo tanto, debido a que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también estad armados del mismo pensamiento; que el que ha padecido en la carne, cesó de pecado; para que ya el tiempo que queda en la carne, viva, no a las concupiscencias de los hombres, sino a la voluntad de Dios. 1 Ped 4:1-2. La tribulación no es un día difícil en la oficina, un accidente automovilístico, o alguna dificultad natural; es impuesta de manera inconfundible y sobrenatural.

Porque para esto sois llamados; pues que también el Cristo fue afligido por nosotros, dejándonos ejemplo, para que vosotros sigáis sus pisadas. 1 Ped 2:21.

Del Diario de Jorge Fox:

Usted debe tener comunión con Cristo en sus sufrimientos; 1 Ped 4:12-13
si usted quiere reinar con él, debe sufrir con él; 2 Tim 2:12
si usted quiere vivir con él, debe morir con él; 2 Tim 2:11

y si usted muere con él, debe ser sepultado con él, Rom 6:4
y al ser sepultado con él en el verdadero bautismo, usted también resucitará con él. Col 2:11-12

Debe haber "una venida a su muerte, un sufrimiento con Cristo;" y esta es una necesidad para la salvación;
y no temporalmente, sino contínuamente: debe haber una "muerte diaria."

_______________________________________