La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 15:9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 9 Y en vano me rinden culto, enseñando como doctrina los mandamientos de hombres.2 [Dios es espíritu, y los que le adoran, deben adorarle en espíritu y en verdad. Juan 23-24. De manera que la adoración de su mente carnal (que es enemistad contra Dios), el hablar de la voluntad de su mente, el orar con su mente, recitar una enseñanza previa, cantar con su mente, leyendo de la Biblia sin dirección — todas estas cosas están fuera de la adoración que está en el espíritu y la verdad y son una abominación para el Señor. El apóstol Pablo y los primeros cuáqueros le llamaron a este tipo de adoración, adoración voluntaria: la adoración de acuerdo a su propia voluntad y mente, y esta mente es carnal y está en enemistad contra Dios. La adoración en Espíritu y Verdad es una adoración con palabras proporcionadas por el Espíritu de Dios a alguien que también está en la verdad, (es decir que está en Jesús, trasladado al reino, en su presencia); cualquier otra adoración es idolatría y abominación, incluyendo los así llamados sacramentos. De la Palabra del Señor en el interior: "El pecado en los creyentes es intolerable. El cristianismo no tiene idea de lo que soy yo o de lo que represento. Ninguna de las iglesias reflejan el verdadero cristianismo. Cuando ellos oran, no le oran a Dios; ellos oran a su conciencia colectiva." En vano el cristianismo adora a Jesús y a Dios porque ellos oran a una imagen que han creado basada en qué escrituras ellos piensan que son válidas y su opinión acerca de qué significan esas escrituras; y así crean una imagen imaginaria de Dios de acuerdo a su conciencia colectiva. Ellos adoran en vano y por lo tanto toman su nombre en vano.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 Y en vano me rinden culto, enseñando como doctrina los mandamientos de hombres. Así como la adoración la cristiandad de hoy tiene cosas inventadas por el hombre, no bíblicas, como el bautismo de los infantes, el jugo de uva y el pan, el "credo de los apóstoles," las ofrendas, la bendición, los sermones, la oración del pecador, llamados al altar, confirmación, lecturas bíblicas, oraciones del predicador, pararse a cantar, arrodillarse, inclinarse ante la cruz, persignarse con la mano sobre su cuerpo, incluyendo los así llamados sacramentos, etc. Todos son inventos del hombre, no formas de adoración prescritas por las escrituras. Aparte de la adoración corrupta como se describe en la Biblia, la cristiandad ni siquiera reconoce los comportamientos que descalifican a sus miembros; la cristiandad ha perdido la vista del pecado, llamando al mal bien, al bien mal, poniendo luz por oscuridad; la cristiandad dice paz, paz, cuando no hay paz; la cristiandad le dice al pecador que camina tras la imaginación de su propio corazón, "eres justo porque perteneces a tu secta, ningún mal te vendrá." De la Palabra del Señor en el interior: "La cristiandad ha destruido las enseñanzas de Jesús y ha hecho de la Biblia una excusa para permanecer sumergido en sus pecados. El cristianismo no tiene idea de lo que soy yo o de lo que represento. Ninguna de las iglesias reflejan el verdadero cristianismo." La cristiandad ignora las exclusiones de la Biblia, los requisitos, y las condiciones. La cristiandad le dice a sus seguidores que la ley está muerta; excepto, por supuesto, ellos dicen que usted todavía debe diezmar su dinero. La cristianismo no entiende el arrepentimiento, la cruz, el reposo, la luz, la salvación, ni la palabra; ellos perecen por falta de conocimiento. La cristianismo ha cambiado el pacto haciendo de la sangre de Jesús algo profano, usándola para excusar el pecado en sus miembros. La retribución por esto se avecina a pesar de la gracia.

El cristianismo sigue las ordenanzas que ellos han inventado: bautismo infantil, bautismo de agua, confirmación, cuaresma, purgatorio, prohibir el matrimonio y la carne, comunión o eucaristía, diezmar, cientos de leyes aprobadas por la secta romana, (transmitidas como bulas papales o bulas pontificias) y la gracia definida por los protestantes que excusa todos los pecados pasados, presentes y futuros. De la Palabra del Señor en el interior: "Ellos piensan que ser salvo es hacer ruido acerca de ser salvo.* El hombre con todas sus ordenanzas nunca vio la luz de Dios.

* El ruido que hacen es decir "Jesús es Señor".

Dios es Espíritu, y los que le adoran, deben adorarle en espíritu y en verdad. Juan 4:23-24. De manera que la adoración de su mente carnal (que es enemistad contra Dios), el hablar de la voluntad de su mente, el orar con su mente, recitar una enseñanza previa, cantar con su mente, leyendo de la Biblia sin dirección — todas estas cosas están fuera de la adoración que está en el espíritu y la verdad y son una abominación para el Señor, incluyendo los así llamados sacramentos.

Dios debe ser adorado en espíritu y en verdad: debe estar en su espíritu para adorar; debe ser la verdad de la vida que él produce en su corazón, y esta vida es la luz, y esta luz es la unción, la cual es verdad y no es mentira; la verdad en el interior. De la Palabra del Señor en el interior: "En tu servicio de adoración, mira a tu alrededor; ¿ves al Espíritu Santo? La adoración apropiada es que dos o tres hablen a medida que son inspirados por el Espíritu. Todos deben adorar en espíritu y verdad. Estar en Jesús es estar en la verdad;" (cuando usted está en Jesús, o en verdad, usted ha sido trasladado hacia el reino y está sentado con Jesús en el cielo).

En su documento, No Cruz No Corona, William Penn resumió la adoración vana del cristianismo en comparación con la verdadera adoración: "A veces se esfuerzan por aplacarle por medio de su devoción y culto carnal, pero en vano; porque la verdadera adoración a Dios es haciendo su voluntad, la cual ellos violan."

Con respecto al canto en los servicios de adoración, Eduardo Burrough escribió:

Tengo [que reconocer la verdad de] el verdadero canto con el espíritu y con entendimiento, cantando en el espíritu, haciendo melodía en el corazón al Señor; este canto estaba y está entre los santos en la iglesia de Cristo; esto le agrada mucho a Dios porque no es una imitación ni una tradición como el canto de ustedes, sino que es un verdadero sacrificio, el canto de los redimidos, que ninguno puede aprender sino los redimidos del Señor, (quien ha venido y ha de venir), para cantar con cantos y gozo eterno sobre sus cabezas; pero el canto de ustedes es carnal, tradicional, y pagano, y es una imitación, y no tiene el espíritu de Jesús; sino tiene el espíritu del mundo, con el espíritu de los ebrios, malhablados, mentirosos, burladores, despreciadores, codiciosos, con el espíritu de ira, envidia, malicia, con el espíritu de Caín, y con el espíritu de los escribas y fariseos y los principales sacerdotes que persiguieron a los santos que cantaron en verdad en las generaciones anteriores; y ahora el engaño es convertido en una forma de canto, y aquellos que viven allí persiguen a aquellos que cantan en el poder.

Con respecto a la comunión en los servicios de adoración, Eduardo Burrough escribió:

La verdadera comunión de los santos yo poseo [para reconocer la verdad de] aquello por lo que tenemos unión en el pan que partimos, que es el cuerpo de Cristo, y la copa que bebemos es la sangre de Cristo, por la cual somos nutridos y alimentados para vida eterna; porque aquel que no come de la carne de Cristo y no bebe su sangre, no tiene vida en él;* aquel entre ustedes que puede oír, que oiga, pero yo niego la comunión de ustedes porque es pagana y no más que una imitación, habiendo procedido de la imaginación del orgulloso. El partimiento del pan y beber la copa que ustedes hacen es una abominación que Dios nunca ordenó; y sus fariseos sostienen esto, sentándose en el trono de Cristo y de los santos como los fariseos se sentaron en el trono de Moisés, diciendo y no haciendo.

* Las palabras del Señor que usted oye son el pan de vida, el pan del cielo. Las palabras son su carne y sangre. Cada palabra que usted oye del Espíritu en la vida de Jesús (su carne y sangre), que está implantada en su corazón, formando a Cristo dentro de usted hasta que Cristo está completamente formado y resucitado en usted para ser su verdadero Señor, gobernando sus pensamientos, sus palabras, y sus acciones. De la Palabra del Señor en el interior, "Cristo es en realidad resucitado en cada persona que viene de Él y le obedece repetidamente. Con persistente y fiel obediencia, usted también será resucitado."

La Palabra del Señor en el interior ha descrito la adoración programada de las sectas ¡como un "teatro!" Piénselo, y usted verá la adoración de la voluntad del hombre como nada más que una actuación — planeada, practicada, acompañada con mucha música, muchas veces incluso guiada con un programa impreso — igual que una obra de teatro. La única cosa que falta es un intervalo para vender bocadillos y bebidas.

De la Palabra del Señor en el interior: "Así como el judaísmo fue vencido por el enemigo, así ha sucedido con la cristiandad, la cual es corrupta, hasta la médula. No hay iglesia en el mundo que Cristo estableció específicamente. Cuando ellos oran, no le oran a Dios; ellos oran a su conciencia colectiva". En vano el cristianismo adora a Jesús y a Dios porque ellos oran a una imagen que han creado basada en qué escrituras ellos piensan que son válidas y su opinión acerca de qué significan esas escrituras; y así crean una imagen imaginaria de Dios de acuerdo a su conciencia colectiva. ¿Quién es realmente aquel a quien ellos imaginan? Un dios que ignora el pecado continuo hasta la muerte de los creyentes; y de acuerdo con William Penn: "la deidad que ellos realmente adoran es el dios de este mundo, el gran señor de la lujuria," quien es Satanás; de acuerdo con el cuáquero primero Isaac Penington, quien habitó en el reino: "en la apostasía, los hombres no han conocido a Dios ni a Satanás, la luz o la oscuridad; sino que los han confundido, habiendo tomado el uno por el otro, adorando al diablo en vez de a Dios".

De la Palabra del Señor en el interior: "¿Estás de acuerdo con cualquiera que en su arrogancia haya declarado que Dios excusa el mal en los creyentes? No es justo, pero a ellos no les importa. Por su despliegue evidente de pecado, los cristianos causan que mi nombre sea blasfemado entre la gente. Este pueblo ya no me representa; ellos han causado gran indignación".

_______________________________________