La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 6:7-8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 7 Y al orar, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que serán oídos por su palabrería.

 8 Por tanto, no os hagáis semejantes a ellos, porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis.

Zacarías 2:13

Mostrar el Capítulo y las notas   

 13 Calle toda carne delante de Jehová; porque él se ha levantado de su santa morada. 1

Sofonías 1:7

Mostrar el Capítulo y las notas   

 7 ¡Callad ante la presencia del Señor Jehovah,1 porque el día de Jehovah está cercano! Jehovah ha preparado un sacrificio y ha escogido a sus invitados.

Isaías 64:4,55:3,40:31

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 Desde la fundación del mundo no se ha escuchado, ni el oído ha percibido, ni el ojo ha visto a ningún Dios fuera de ti, que actúe a favor del que en él espera.1 [Pablo cita este versículo en 1 Corintios: "Cosas que ojo no vio ni oído oyó, que ni han surgido en el corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman." La diferencia clave es: Isaías dice espera, 1 Cor 2:9 dice aman. Por lo tanto amar a Dios es esperarle: nosotros le esperamos para oír sus palabras que nos enseñan, nos convencen, nos animan, y nos guían — eso es amar a Dios.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 3 Inclinad vuestros oídos y venid a mí; escuchad y vivirá vuestra alma .2 Yo haré con vosotros un pacto eterno, las fieles misericordias demostradas a David. [Para venir a Él, nosotros vamos directamente a Él, al sentarnos en humilde silencio a medida que esperamos en Él, escuchando los mandatos y enseñanzas dadas por su voz. De la Palabra del Señor en el interior: "Vamos a él, y él hace llover ayuda sobre nosotros; este ejercicio de Dios purifica bien a aquellos que lo hacen. Ven a mí con la esperanza de hablar y actuar con rectitud."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 31 Pero los que esperan en Jehovah renovarán sus fuerzas; levantarán las alas como águilas. Correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán.2

Salmos 46:10,62:1,33:20,22

Mostrar el Capítulo y las notas   

 10 "Estad quietos y reconoced que yo soy Dios. Exaltado he de ser entre las naciones; exaltado seré en la tierra." [Estar quieto es silenciar humildemente su mente para que usted pueda oír a la Palabra de Dios dentro de su corazón hablarle y llegar a estar consciente de su presencia.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 (Al músico principal. A Jedutún. Salmo de David) De cierto en Dios espera en silencio mi alma; de él proviene mi salvación.1 [David esperó a Dios en silencio, y así deberíamos hacer nosotros. El silencio es humilde; el silencio nos permite oír su suave voz. Nosotros esperamos a Dios para alcanzar la salvación. “¡Esperé tu salvación, oh Jehovah!” Gen 49:18. “Pero yo miraré a Jehovah; esperaré en el Dios de mi salvación. ¡Mi Dios me escuchará!” Miq 7:7. “¡He aquí, éste es nuestro Dios! En él hemos esperado, y él nos salvará: ¡Éste es Jehovah! En él hemos esperado. ¡Gocémonos y alegrémonos en su salvación!” Isa 25:9]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 20 Nuestra alma espera en Jehovah: Él es nuestra ayuda y nuestro escudo.

 22 Sea tu misericordia, oh Señor, sea en proporción a nuestra espera y la esperanza en ti.1

Jeremías 7:23,16:11-12

Mostrar el Capítulo y las notas   

 23 Pero yo les había mandado diciendo: 'Escuchad y obedeced mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad completamente en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien.'2 [Para oír la voz del Señor nosotros debemos escuchar paciente y persistentemente en silencio humilde; entonces debemos obedecer completamente lo que él nos ordena. Obedecer es seguir al Señor, lo cual todos deben hacer para poder ser un verdadero discípulo. De la Palabra del Señor en el interior: "Sigue de manera precisa; no te desvíes."]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 11 Entonces les dirás: 'Jehovah dice: Porque vuestros padres me abandonaron, se fueron en pos de otros dioses y les rindieron culto; porque se postraron ante ellos, mientras que a mí me abandonaron y no guardaron mi ley.

 12 Y vosotros habéis actuado peor que vuestros padres; porque he aquí que vosotros camináis cada uno tras la imaginación de su malvado corazón y mente, y por lo tanto no me oís ni me obedecéis.1 [Hasta que es limpiado por el Señor, el corazón y la mente de cada hombre está lleno de mal. De la Palabra del Señor en el interior: "Como muchos están a los pies de su salvador, hay seis cosas que pondré en orden en frente de tus ojos:

  1. cómo las cosas malas salen del corazón,
  2. y entonces salen de la boca.
  3. cómo tu corazón añora el mal.
  4. cómo tus pies son rápidos para correr al mal.
  5. cómo tu corazón construye una torre fortificada como un baluarte de defensa.
  6. cómo tu corazón es un espejo del mundo; (el mundo entero está en impiedad)."
Debemos escuchar y obedecer persistente para ser limpiados.]

Lucas 6:47-49

Mostrar el Capítulo y las notas   

 47 Yo os mostraré a qué es semejante todo aquel que viene a mí y oye mis palabras habladas, y las hace [las practica y las obedece].7 [Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida, Juan 6:63; note, no las palabras leídas en un libro, sino las palabras que Cristo le habla a usted, la Palabra en su corazón, para ser oída y obedecida. Jesús nos dijo que estudiar la Biblia no era ir a Él. Juan 5:39-40. Ir a Él es sentarse en humilde silencio y esperar en Él, a medida que usted escucha y vela; cuando usted le oye a Él hablar, si usted le obedece, usted está siguiendo a Jesús. "Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí..." Mat 11:29. Esta es la buena parte, la única cosa necesaria: sentarse a sus pies y escuchar sus palabras que Él nos habla, Lucas 10:39-42. "Todos sus santos están en su poder. Ellos se postran a tus pies y reciben tus palabras." Deut 33:3]

 48 Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos de manera segura sobre una roca. Y cuando vino una inundación, el torrente golpeó con ímpetu contra aquella casa, y no la pudo sacudir, porque estaba fundada sobre una roca. [El hombre que viene a Él, escucha las palabras que él habla, y entonces obedece lo que él oye, edifica el templo de Dios, (Cristo), en su corazón; y cuando Cristo está complemetamente formado a través de la persistencia hasta el fin, el día del Señor viene mientras él todavía está vivo en la tierra, (lo cual es una ocasión gozosa para la obediencia), y sus obras de obediencia sobreviven el fuego por el cual todos los hombres deben pasar, y estas obras entonces son para siempre acreditadas a él, y son para su reputación y recompensa.]

 49 Pero el que oye y no hace es semejante a un hombre que edificó su casa sobre tierra, sin cimientos. El torrente golpeó con ímpetu contra ella; en seguida cayó, y fue grande la ruina de aquella casa." [Pero aquellos que oyen sus palabras y no obedecen, para ellos el día del Señor en el momento de su muerte (la cual viene a todos los hombres), es una experiencia horrible y aterradora; todas las obras de su vida son quemadas en el fuego por el que todos los hombres deben pasar. Las palabras que ellos oyeron, que les rogaba que se apartaran del mal, pero que ellos no obedecieron, los juzgarán en los últimos días, Juan 12:48. Debido a su desobediencia, su vida terrenal fue gastada sin beneficio para ellos, y sus muchos actos vergonzosos son su remordimiento eterno. De la Palabra del Señor en el interior: "Soy el terror para la mayoría de la gente. Todos serán conocidos por lo que ellos han hecho y dicho."]

Eclesiastés 5:2-3

Mostrar el Capítulo y las notas   

 2 No te precipites con tu boca, ni se apresure tu corazón a proferir palabra delante de Dios. Porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras.2

 3 Pues de la mucha preocupación viene el soñar; y de las muchas palabras, el dicho del necio.

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.