La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 7:21

Mostrar el Capítulo y las notas   

 21 "No todo el que me dice 'Señor, Señor' entrará en el reino de los cielos, sino [sólo] el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.9 [Para hacer la voluntad de Dios, usted debe dejar de satisfacer sus propios deseos; usted no puede hacer las cosas que usted desea. Para conocer la voluntad del Padre, usted debe oírle a medida que él le enseña con mandatos adaptados a las circunstancias de su vida. Para oírle a Él usted debe esperar en humilde silencio mientras escucha y vela; entonces usted debe obedecer lo que Él le mande a hacer. Obedecer los primeros mandatos que usted oiga requerirá su arrepentimiento. Ese es el comienzo de hacer su voluntad. Usted debe progresar hasta que sea totalmente guiado por Él: sólo pensar los pensamientos que Él provee, sólo hablar las palabras que Él le dice que hable, y sólo hacer lo que Él manda; entonces sus palabras y acciones muestran el amor de Dios al mundo y le dan gloria a Dios.]

Jeremías 7:23

Mostrar el Capítulo y las notas   

 23 Pero yo les había mandado diciendo: 'Escuchad y obedeced mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Andad completamente en todo camino que os he mandado, para que os vaya bien.'2 [Para oír la voz del Señor nosotros debemos escuchar paciente y persistentemente en silencio humilde; entonces debemos obedecer completamente lo que él nos ordena. Obedecer es seguir al Señor, lo cual todos deben hacer para poder ser un verdadero discípulo. De la Palabra del Señor en el interior: "Sigue de manera precisa; no te desvíes."]

Juan 14:15

Mostrar el Capítulo y las notas   

 15 Si me amáis, obedece mis mandatos. [Obedecer los mandatos que usted le oye hablar desde el interior de su corazón; las palabras que él le habla a usted desde el interior de su corazón imparten la vida de Dios. Juan 6:63. Para oírle, usted debe esperar, escuchar, y velar; entonces obedecer lo que él le mande hacer — si usted le ama.]

Gálatas 5:17

Mostrar el Capítulo y las notas   

 17 Porque la carne desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu lo que es contrario a la carne. Ambos se oponen mutuamente, así usted no puede hacer las cosas que desea hacer. [La carne, con sus deseos y orgullo, combate contra su alma, el Espíritu de Dios, y la ley interna de Dios en su corazón. Esta guerra debe ser ganada por usted para obtener victoria, para vencer el pecado, el mundo, y el diablo — para que usted alcance libertad del pecado y salvación. Esto sólo puede ocurrir si usted no hace las cosas que desea hacer; usted debe crucificar su lujuria y deseos carnales para después ser guiado por Dios en pensamientos, palabras, y acciones. Usted debe ser guiado por el Espíritu, siguiéndolo a Él, lo cual es hacer Su voluntad, no la de usted; el hombre de la carne, su mente carnal y su voluntad, deben morir en la cruz interna de la negación propia.]

Juan 3:21

Mostrar el Capítulo y las notas   

 21 Pero el que hace la verdad viene a la luz para que se muestre que sus obras son producidas [formadas e impulsadas] por medio de Dios. [Aquellos que han estado experimentando la eliminación del pecado de sus corazones realizada por el Espíritu, aman la luz y ansiosamente vienen a la luz para que el pecado sea destruido aún más. Aquellos que han sido liberados del pecado, vienen ansiosamente a la luz para ser dirigidos por Dios a realizar obras de amor, para obtener gozo y para la gloria de Dios: Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras. Efe 2:10. El hombre viene a la luz al esperar a Dios en silencio, velando y escuchando con la esperanza de un cambio por medio de Jesús. Aquellos que vienen a la luz, aman a Cristo, como es puesto en evidencia por la obediencia a la verdad de lo que la Luz y la Palabra les revela; y ellos llegan a ver más luz, la cual los guía en todas sus palabras y acciones.]

Romanos 6:16

Mostrar el Capítulo y las notas   

 16 ¿No sabéis que a quien os rindáis para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva a la justicia [rectitud]?5 [La obediencia lleva a ser justos. Sin obediencia, escuchando y obedeciendo la Palabra de Dios en su corazón, usted es un esclavo del pecado. Jesús confirma esto decididamente: De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. Nosotros,por el Espíritu aguardamos pacientemente por la fe la esperanza de la justicia [rectitud]. Gál 5:5]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.