La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 5:13

Mostrar el Capítulo y las notas   

 13 Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué será salada? No vale más para nada, sino para ser echada fuera y pisoteada por los hombres.1

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal la sal pierde su sabor, ¿con qué será salada? No vale más para nada, sino para ser echada fuera y pisoteada por los hombres. Del Diario de Jorge Fox:

el Señor me dijo 'Aquello que la gente pisotea debe ser tu alimento'. Mientras el Señor hablaba me reveló que la gente y los profesantes pisoteaban la vida, aún la vida de Cristo; ellos se alimentaban de palabras, y se alimentaban unos a otros con palabras, pero pisoteaban la vida, y pisoteaban y aplastaban bajo sus pies la sangre del hijo de Dios, la cual era mi vida; y vivían en sus opiniones arrogantes hablando acerca de él. Al principio me pareció extraño que yo tuviera que alimentarme de aquello que los profesantes pisoteaban; pero el Señor me lo reveló claramente por su espíritu y su poder eterno.

Cuando los hombres no hablan palabras mandados por el Espíritu de Dios, cuando ellos hablan con sus mentes carnales, cuando dan sus opiniones de qué significa la Biblia; ellos están pisoteando las palabras de Cristo, destruyendo su verdadero significado, destruyendo la vida en sus oyentes, y pisoteando la sangre de Jesús — porque están hablando sin vida, están hablando mentiras, están hablando errores, están hablando con el Espíritu de Satanás en vez del Espíritu de Cristo. Ellos no entienden que la sangre de Jesús nos limpia de todo pecado si caminamos en la luz así como él está en la luz. 1 Juan 1:7. Aquellos que hablan con sus mentes carnales, (que no hablan las palabras enseñadas y proporcionadas por el Espíritu), son ministros de Satanás, transformados para parecer ministros de justicia. 2 Cor 11:14-15; y no saben que son ministros de Satanás; piensan que son de Cristo, aunque Cristo nunca los llamó, nunca los entrenó, nunca los perfeccionó, nunca los autorizó, nunca les dio el don del ministerio, y nunca los envió a predicar.

_______________________________________