La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 24:11

Mostrar el Capítulo y las notas   

 11 Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos;1 [Jesús dijo que los falsos profetas con piel de oveja iban a venir. Juan dijo que los anticristos y falsos apóstoles habían llegado y habían salido de entre ellos. Pedro vio que los falsos maestros habían llegado. Pablo vio que los falsos apóstoles habían venido, y le advirtió a los hermanos noche y día durante tres años que vendrían más. Y en el Apocalipsis, Juan vio que todo el mundo seguiría a los falsos profetas y la iglesia falsa, lo que ocurrió poco después. La iglesia falsa es la ramera de Babilonia del Apocalipsis, montada sobre la bestia de muchos nombres (41,000 sectas de la cristiandad), con cuernos como un cordero [similar a la iglesia verdadera], pero que habla como un dragón (los hombres hablan de sus mentes carnales, que es enemistad con Dios, y sus opiniones vanas de su imaginación impía) en lugar de hablar palabras proporcionadas por el Espíritu Santo, como lo hicieron Jesús y los apóstoles.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos. Muchas personas piensan que los profetas sólo predicen el futuro, pero Pablo nos dice: El que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación, y consolación. 1 Corintios 14:3. Todos los predicadores y maestros profetizan. Si no han sido enviados por Dios y si no hablan las palabras que Dios les ha dicho que hablen, son profetas falsos: Yo no enviaba a aquellos profetas, pero ellos corrían [a ustedes]. Yo no les hablaba, pero ellos profetizaban. Jeremías 23:21. "Mentira profetizan los profetas en mi nombre. Yo no los he enviado, ni les he mandado ni les he hablado. Jer 14:14. El(los) falso(s) profeta(s) son los ministros de la cristiandad, quienes no son enseñados por la voz y la luz del Señor, ni perfeccionados por el Señor, ni son dotados con un ministerio que haya sido autorizado, ni enviados por el Señor, y no hablan palabras del Espíritu del Señor; sino que hablan con sus mentes carnales, la naturaleza de la muerte, y predican sus opiniones vanas que proviene de la imaginación de su malvado corazón.

Los pastores verdaderos hablan palabras proporcionadas por el Espíritu Santo de Dios; como dijo Pablo: De estas cosas hablamos, no con las palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu, interpretando las verdades espirituales con palabras espirituales. 1 Cor 2:13; y como dijo Pedro: Si alguien habla, hable conforme a las palabras de Dios. 1 Ped 4:11. Pero los líderes de los machos cabríos hablan palabras con sus mentes carnales, las cuales son enemistad en contra de Dios, y con las imaginaciones impías de sus corazones. Incluso Jesús no juzgó, habló, ni actuó sin los mandatos específicos del Padre.

A menos que usted sólo hable las palabras que oye del Espíritu al momento antes de hablar, usted no es apto para ministrar. Si usted habla cosas con su mente carnal acerca de Jesús o Dios, ellas no alcanzan el corazón de sus oyentes. Si usted habla cosas con su mente carnal acerca de Jesús o Dios, ellas no alcanzan el corazón de sus oyentes. Más bien usted está hablando con la naturaleza de la muerte, y usted está esparciendo porque no está recogiendo con Él. Primero, usted debe ser enviado a persona(s) específica(s) quienes sólo el Señor sabe que ellos están preparados para oír; entonces no importa qué tan verdaderas sean sus palabras, a menos que sean dichas con el espíritu de Dios en control de su boca, sus palabras no alcanzan el corazón de sus oyentes; tales palabras son improductivas (no-edificantes), y daremos cuentas de todas las palabras no edificantes que salgan de nuestra boca. Las palabras habladas del Espíritu son ordenadas y oídas inmediatamente antes de abrir su boca para hablar; no debemos añadir ninguna de nuestras propias palabras en ningún momento cuando somos enviados a hablar a otros.

Si Jesús, tan grande como Él es y era, sólo hablaba las palabras que oía del Padre; entonces cuanto más deberíamos nosotros ser cuidadosos de no hablar nada acerca de Dios o Jesús a menos que oigamos las palabras exactas que debemos decir en ese momento. Si usted no es enviado específicamente, y si usted está decidiendo qué decir, entonces usted está hablando de sí mismo y buscando su propia gloria. Para buscar la gloria de Dios y no la suya, usted debe primero ser enviado y después sólo hablar palabras oídas del Espíritu inmediatamente antes de hablar. El discípulo no es superior a su maestro, mas todo el que fuere perfeccionado [purificado, restaurado a la imagen espiritual de Dios, específicamente autorizado, y perfeccionado] será como su maestro, Lucas 6:39-42; el Maestro ve todo para hacer y oye todo para decir antes de hablar. Si usted está hablando y/o trabajando para Dios sin que Él le ordene específicamente cada palabra y acción, entonces usted está fundamentalmente afirmando que sus propias palabras y acciones son superiores a lo que las palabras de Jesús hubieran sido si él hubiera hecho sus decisiones acerca de qué decir y hacer. Cualquiera sin perfección, no habiendo sido enviado, y hablando sin que Dios proporcione sus palabras para hablar, es un guiar ciego que busca su propia gloria, tu admiración y/o tu dinero.

Los ministros la Cristiandad son profetas falsos contra quienes advierte Jesús. Engañando a miles de millones, le prometen el cielo a cualquiera que crea, dejándolos como esclavos de sus pecados hasta que lleguen a la destrucción y la muerte. Cuando usted vea que la Cristiandad es nada más que Babilonia, se sentirá tanto triste como enojado: Oh hijo de hombre, profetiza contra los profetas de Israel que profetizan. Di a los que sólo profetizan lo que está en su propia imaginación: 'Escuchad la palabra de Jehovah. Por tanto, porque han extraviado a mi pueblo diciendo: '¡Paz!', cuando no hay paz .. habéis causado dolor al corazón del justo, al cual yo no causé dolor, y habéis fortalecido las manos del pecador para no apartarlo de su mal camino, al prometerle [falsamente] la vida.

A continuación se muestra lo que la Palabra del Señor en el interior ha hablado de los falsos profetas del cristianismo hoy:

"Cuídense de los falsos profetas. Hay millones de predicadores que son guías ciegos. ¿Cómo pueden los ministros clamar que son míos, cuando por dentro están llenos de engaño e hipocresía? Todo lo hacen por presumir. Las personas sociables se ganan la vida enseñando las escrituras. Aquellos que predican en contra de la perfección carecen de fe ferviente. Estoy en contra de los pastores, quienes han profetizado una salvación falsa. Ellos han tomado la Biblia y la han hecho algo profano, la han usado para justificar su inmersión en el pecado. Gran parte de la Biblia ha sido trivializada. Ellos han destripado a Jesús; Jesús es una tonada para un comercial. Ellos se olvidan de mí y enseñan errores. Enseñan mandamientos de hombres; en vano me adoran. Ellos lanzan la palabra 'justicia' sin ningún entendimiento de lo que significa. No hay esperanza; no hay guía, más que 'estudiar las escrituras.' Ay de ellos, porque han asociado una forma externa entre el amor de Dios al hombre. Diez palabras de Él son mejores que diez cartas copiadas. No pueden entender lo que el Espíritu está haciendo. Su predicación sólo expresa el orgullo de Samaria. Afuera de la fe, ellos están enseñando un equilibrio entre el bien y el mal. Aquellos que siguen los consejos de estos líderes impuros, su vida es como una burbuja. Rehúso responderles. Nosotros ignoramos deliberadamente a aquellos de gran reputación. El líder de su ejército es Lucifer. Ellos quieren ser hijos; ellos reconocen el versículo 'el que ha nacido de Dios no tiene pecado,' pero continúan despreocupadamente. Estas personas están lejos de mí, viviendo en pecado y enseñándoles a otros la inevitabilidad del pecado hasta la muerte."

Hay una página web, Cómo identificar un guía ciego o profeta falso, para ayudarle a distinguir un verdadero predicador/maestro de un predicador/maestro falso.

_______________________________________