La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 25

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

 1 La parábola de las vírgenes prudentes y las vírgenes insensatas:

    Entonces, el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomaron sus lámparas y salieron a recibir al novio.

 2 Cinco de ellas eran insensatas, y cinco prudentes.

 3 Cuando las insensatas tomaron sus lámparas, no tomaron consigo aceite;

 4 pero las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.

 5 Y como tardaba el novio, todas cabecearon y se quedaron dormidas.

 6 A la media noche se oyó gritar: "¡He aquí el novio! ¡Salid a recibirle!"

 7 Entonces, todas aquellas vírgenes se levantaron y alistaron sus lámparas.

 8 Y las insensatas dijeron a las prudentes: "Dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lámparas se apagan." [Ellas tenían una lámpara, como todos los hombres; pero no tenían la unción de parte del Santo. Ellas no habían mejorado su talento para recibir el aceite del Espíritu Santo. Ellos no habían persistido ni soportado en la cruz para disfrutar el surgimiento de la luz. De la Palabra del Señor en el interior: "Primero la luz se levanta, después el reino. El surgimiento de la luz será inconfundible; es una experiencia que destruye el ego. La luz viene de la fe en la voz."]

 9 Pero las prudentes respondieron diciendo: "No, no sea que nos falte a nosotras y a vosotras; id, más bien, a los vendedores de aceite y comprad para vosotras mismas."1

 10 Mientras ellas iban para comprar, llegó el novio; y las preparadas entraron con él a la boda, y se cerró la puerta.

 11 Después vinieron también las otras vírgenes diciendo: "¡Señor, señor, ábrenos!"

 12 Pero él respondiendo dijo: "De cierto os digo que no os conozco."2 [De la Palabra del Señor en el interior: "Yo sólo conozco a aquellos que han sido crucificados". Él sabe todo, pero "conocerlo" a usted significa que él llega a ser uno con usted, lo cual ocurre después de que usted ha sido crucificado. Él sólo lo conoce a usted si usted es uno con Él, en unión con Él; Él en usted y usted en Él. Él lo conoce cuando usted ha sido liberado incluso del deseo de pecar. Él lo conoce cuando usted ha pasado de muerte a vida. Él lo conoce si usted ha llegado a ser puro como Él. Si usted muere mientras todavía está pecando, usted será expulsado del cielo. Si usted no lo ha visto y no lo ha escuchado, entonces usted tampoco le conoce. De la Palabra del Señor en el interior: "Escucha y obedece mi voz; escucha mis dulces palabras de sabiduría. Si tú pones atención y obedeces, ésto resulta en la unión con Dios. Él se une a nuestra naturaleza purificada. Debemos llegar a ser como Él para unirnos a Él. Si todavía estás pecando, tú perteneces al pecado y no a mí". Todo hombre es juzgado por sus palabras y sus obrasincluyendo aquellos que dicen ser cristianosDios no le muestra parcialidad a ningún hombre. A menos que sea limpiado y purificado por el Espíritu del Señor que destruye el pecado dentro del hombre, el corazón de todo hombre comienza lleno de maldad, lleno de pecado, contaminado, y descalificado para el cielo.]

 13 Velad, pues, porque no sabéis ni el día ni la hora.

 14 La parábola de los talentos :

     Porque el reino de los cielos será semejante a un hombre que al emprender un viaje largo, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.

 15 A uno dio cinco talentos [dinero], a otro dos, y a otro, uno. A cada uno dio conforme a su capacidad y se fue lejos. [Un talento era una suma muy grande de dinero, (aproximadamente $500.000 hoy en día). El Señor está usando un tesoro terrenal muy grande para representar el tesoro celestial, la medida del Espíritu de Dios, dada a cada hombre. Esto no es un talento como cantar, hablar, coser, bailar, pintar, etc. Es la manifestación del Espíritu que es dada a cada hombre...1 Cor 12:7. Esta medida del Espíritu de Dios es su talento, que debe ser aumentado en esta vida; si usted no lo hace crecer, en la próxima vida le será quitado y dado a otro quien ha aumentado su talento, mientras que usted será echado en las tinieblas de afuera como un siervo malo e indigno, donde será el llanto y el crujir de dientes. De modo que a cada hombre se le da una pequeña medida del Espíritu de Dios con luz para que él crea lo que ella le muestra, aquello de lo cual lo reprende, aquello que lo convence — mientras el hombre está vivo en la tierra. Si el hombre es totalmente obediente a los ruegos anónimos del Espíritu de Dios o luz, él llegará a ser un hijo de Dios, un hijo de luz, porque Dios es luz. Pero si él odia la luz porque reprende su estilo de vida y comportamiento egoísta, entonces él muere en sus pecados; y cuando un hombre muere todavía pecando, Cristo, la luz, se sale de él, dejando al hombre en completa oscuridad, lo cual es el infierno. Entonces la medida de la luz que el hombre tenía es dada a otro que haya aumentado su talento durante su vida.]

 16 Inmediatamente, el que había recibido cinco talentos se fue, negoció con ellos y ganó otros cinco talentos.

 17  De la misma manera, el que había recibido dos ganó también otros dos.

 18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

 19 Después de mucho tiempo, vino el señor de aquellos siervos y arregló cuentas con ellos.

 20 Cuando se presentó el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos y dijo: "Señor, me entregaste cinco talentos; he aquí he ganado otros cinco talentos."

 21 Su señor le dijo: "Bien, siervo bueno y fiel. Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu señor."

 22 Y cuando se presentó el que había recibido dos talentos, dijo: "Señor, me entregaste dos talentos; he aquí he ganado otros dos talentos."

 23 Su señor le dijo: "Bien, siervo bueno y fiel. Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu señor."

 24 Pero cuando se presentó el que había recibido un talento, dijo: "Señor, yo te conozco que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste.3

 25 Y como tuve miedo, fui y escondí tu talento en la tierra. Aquí tienes lo que es tuyo."

 26 Su señor respondió y le dijo: "¡Siervo malo y perezoso! ¿Sabías que cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí?

 27 Por lo tanto, debías haber entregado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, habría recibido lo que es mío con los intereses.

 28 Por tanto, quitadle el talento y dadlo al que tiene diez talentos.

 29 Porque a todo el que tiene le será dado, y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.4

 30 Al siervo inútil echadlo en las tinieblas de afuera." Allí habrá llanto y crujir de dientes.[Aquellos que no aumentan la pequeña medida de la Luz de Dios que todos los hombres que vienen al mundo reciben para que puedan creer, Juan 1:7,9, pierden aún su pequeña medida de Espíritu y luz, para así estar en la oscuridad externa donde ellos tendrán pánico, llanto y crujir de dientes. A menos que perdamos la pequeña medida de luz que se nos ha dado, no tenemos idea de cuánto nuestro sentido de bienestar depende de ella.]

 31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria;

 32 y todas las naciones serán reunidas delante de él. Él separará los unos de los otros, como cuando el pastor separa las ovejas de los cabritos; [Este no es un acontecimiento único. El reino es heredado por aquellos que crucifican naturaleza humana pecaminosa y egoísta en la cruz interna de la negación propia: trasladados al reino mientras todavía viven en la tierra, cada hombre en su propio rango y orden. Los muertos son juzgados individualmente.]

 33 y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

 34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: "¡Venid, benditos de mi Padre! Heredad el reino que ha sido preparado para vosotros desde la fundación del mundo. [Una persona no entra en el reino cuando muere mientras todavía está pecando. Uno entra en el reino por la traslación mientras está vivo en la tierra por medio de la crucifixión de su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia, cada hombre en su propio rango y orden.]

 35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis;

 36 estuve desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí."

 37 Entonces los justos le responderán diciendo: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te sustentamos, o sediento y te dimos de beber?

 38 ¿Cuándo te vimos forastero y te recibimos, o desnudo y te vestimos?

 39 ¿Cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y fuimos a ti?"

 40 Y respondiendo el Rey les dirá: "De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicisteis." [¡Tome nota! Jesús dijo "en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos," y sus hermanos no son cualquier persona; más bien Jesús nos dijo "mis hermanos son aquellos que oyen la palabra de Dios y la hacen [obedecen]". Lucas 8:21. Los creyentes jóvenes que están oyendo y obedeciendo la palabra de Dios (verdaderos seguidores obedientes) tienen hambre y sed de justicia con más palabras y enseñanzas de Dios; como todos los hombres, ellos todavía están en la prisión de oscuridad, posiblemente sin las necesidades de la vida; y nosotros seremos recompensados por ayudarles si lo hacemos. Para hablar palabras de vida (lo que oímos de Dios inmediatamente antes de hablar), tendríamos que ser enviados por Dios a seguidores específicos. Muchos de los apóstoles y decenas de miles de los primeros cuáqueros fueron encarcelados por su fiel obediencia a Dios; para visitar en la cárcel (y ayudar si es posible), tales fieles seguidores de Dios también serían dignos de crédito.]

 41 Entonces dirá también a los de su izquierda: "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.

 42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; [También, piense espiritualmente - la comida es el pan de vida de Cristo (sus palabras que le habla a usted son espíritu y dan vida); la bebida es el agua viva de Cristo. Piense en Cristo dentro del hombre, que no mejoró su talento.]

 43  fui forastero, y no me recibisteis; estuve desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis." [También, piense espiritualmente. Los hombres no regenerados están desnudos, sin la vestidura de la justicia; todos los hombres al principio están encarcelados por la oscuridad; están enfermos, como si estuvieran tirados en el lodazal, derribados por la opresión del pecado. Piense en Cristo dentro del hombre, que no mejoró su talento.]

 44 Entonces le responderán: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o forastero, o desnudo, o enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?"

 45 Entonces les responderá diciendo: "De cierto os digo, que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco lo hicisteis a mí."

 46 Entonces irán éstos al tormento eterno, y los justos a la vida eterna.5


Capítulo Anterior | Próximo Capítulo

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 id, más bien, a los vendedores de aceite y comprad para vosotras mismas. ¡Tome nota! comprar y vender aceite — piense en el equivalente espiritual: la verdad o el Espíritu Santo. En la parábola de los talentos, se hace referencia al Espíritu Santo como talentos. En Apoc 3:18, se hace referencia al Espíritu Santo como a oro, vestiduras blanca y colirio: "Yo te aconsejo que de mí compres oro refinado y probado por el fuego para que te hagas rico, y vestiduras blancas para que te vistas y no se descubra la vergüenza de tu desnudez, y unge tus ojos con colirio para que veas". Vea las palabras comprar y vender espiritualmente: "Compra la verdad, y no la vendas; adquiere sabiduría, disciplina y entendimiento". Prov 23:23. Obviamente uno no puede comprar la verdad, es una metáfora para adquirir la verdad, y vender es una metáfora para dejar que las enseñanzas del espíritu de Cristo se enfríen debido a la desobediencia; las enseñanzas que uno oye son espíritu y dan vida (la vida de Dios): "Las palabras que yo os he hablado son espíritu y dan vida". Juan 6:63. Entonces, ¿qué es la vida de Dios? Jesús nos dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida", Juan 14:6; y "Yo soy la luz del mundo [de cada hombre]. El que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida". Juan 8:12. Isaías también nos muestra como comprar es una metáfora para adquirir más del Espíritu Santo al oír:

"Oh, todos los sedientos, ¡venid a las aguas! Y los que no tienen dinero, ¡venid, comprad y comed! Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no satisface? Oídme diligentemente y comed del bien, y vuestra alma se deleitará con abundancia. Inclinad vuestros oídos y venid a mí; escuchad [y obedeced], y vivirá vuestra alma". Isa 55:1-3

Las vírgenes sabias le dijeron a las vírgenes insensatas que fueran a obtener más verdad, más vida, más luz, más Santo Espíritu usando la metáfora de comprar y vender aceite.

Esto es lo que aquellos que no tenían la marca de la bestia no pudieron comprar ni vender; en vez, aquellos que no tenían la marca de la bestia fueron asesinados por no ir a la misa católica y tomar la eucaristía, por lo menos cada 90 días. Nueve millones de almas fueron asesinadas durante la inquisición por la secta católica romana entre los años 800 y 1500 d.C. Vea la nota al pie de la página de Apocalipsis 13: 16-17, para una explicación adicional.

2 De cierto os digo que no os conozco. De la Palabra del Señor en el interior: "Yo sólo conozco a aquellos que han sido crucificados". Él sabe todo, pero "conocerlo" a usted significa que él llega a ser uno con usted, lo cual ocurre después de que usted ha sido crucificado. El Señor no los conocía porque ellos no habían estado escuchando su voz ni habían estado siguiendo sus mandatos. Si usted no oye sus palabras habladas y lo sigue (obedece) con perseverancia para ser completamente crucificado, él no lo conoce. Y si él no lo conoce, él cerrará la puerta del cielo, rehusando a abrirla, diciendo: "De cierto, no os conozco ni de adonde sóis" y en el día del juicio él le dirá a usted: "Apartaos de mí, obradores de maldad e iniquidad, porque nunca os conocí." Mat 25:11-12, Luc 13:24-27, Mat 7:21-23.

Si usted no oye su voz, todavía está perdido en sus pecados; pero si usted oye y obedece la voz de la verdad, su alma está purificada por la obediencia a la verdad. 1 Ped 1:22. Jesús dijo: "Pero una sola cosa es necesaria. Pues María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada." — sentarse a los pies de Jesús y oír su palabras. Lucas 10:39-42.

De modo que usted puede ver que oír su voz y seguirle (obedecerle) es algo crítico para su futuro — es crítico para obtener la vida: Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:33. Las promesas son: si usted oye y obedece al Espíritu Santo, él le enseñará todas las cosas, él lo guiará hacia toda la verdad, él le dirá de las cosas que están por venir, y usted conocerá todas las cosas. Mirad que no rechacéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que en la tierra rechazaron al que habló, mucho más seremos nosotros responsables si nos apartamos del que habla desde el cielo [el cual está en su corazón]. Heb 12:25

Es una cruz para la voluntad del hombre sentarse en silencio, luchando para no permitir que su mente comience a vagar; es una cruz para la voluntad del hombre obedecer lo que él manda y enseña por medio del Espíritu Santo; esta es la cruz con la cual usted debe negarse a sí mismo y debe cargarla cada día para después seguir a Jesús. Seguir es obedecer. Usted no puede ser su discípulo a menos que tome su cruz diariamente y siga sus órdenes. La salvación sólo es recibida por aquellos que siguen al cordero donde quiera que vaya — quien obedece completamente la voz del Señor, en lo que sea que él les mandatos. No se desanime si usted no oye nada por algún tiempo. Aún su espera es ventaja para usted: Sea tu misericordia, oh Señor, sea en proporción a nuestra espera y la esperanza en ti. Sal 33:22. Desde la fundación del mundo no se ha escuchado, ni el oído ha percibido, ni el ojo ha visto a ningún Dios fuera de ti, que actúe a favor del que en él espera. Isa 64:4

Las vírgenes insensatas, cuyas lámparas tenían poco aceite, tenían la certeza de que habían hecho todo lo necesario para entrar en el cielo. Jorge Fox hubiera dicho que las personas así tenían "altas nociones", quienes podían hablar con grandes palabras acerca de la luz, los cielos, la cruz, sus pruebas, etc.; pero no habían experimentado en realidad lo que ellos hablaban, y ni siquiera pensaban que había una experiencia que se podía tener. Hoy en día el internet está lleno de blogs de "cristianos" que hablan de varios puntos menores en las cartas del Nuevo Testamento, las cuales asumen que fueron escritas para ellos también. Entonces cuando leyeron que Pablo dijo que "había sido crucificado con Cristo", ellos pensaron: "bueno, yo también". Ellos incluso escribieron de lo difícil que es mantener sus mentes en el cielo mientras están en la tierra. Todo lo que ellos leen piensan que se aplica a ellos también; sin embargo, las cartas fueron mayormente escritas a grupos que habían alcanzado la primera fase de la perfección, y algunos, incluso la segunda. ¡No hay problema! Algunos incluso piensan que ellos son perfectos por imputación, lo cual realmente no es más que pensar que uno es justo por imputación aunque todavía atrapado en sus pecados. El grado hasta el cual llegan las presunciones de las personas de estar en los estados de: en Cristo, en su nombre, poseyendo la justicia de Cristo, crucificado con Cristo, resucitado hacia los cielos, un ciudadano del cielo, en el reino, vestidos de Cristo, uno con Cristo, etc., es increíble. Estas personas son lo que la Palabra del Señor en el interior describe como "Todos son soñadores sucios"; todavía con corazones sucios, llenos de pecado; y soñando que ellos son creyentes justos con una corona que les espera en el cielo.

William Dewsbury tiene un documento excelente acerca de Las Vírgenes Insensatas y las Vírgenes Sabias, que está disponible para que usted lo lea; en este documento Dewsbury nos da más información acerca de estos dos grupos diferentes de vírgenes:

En su ambición de enseñar y predicar, los hombres representados por las vírgenes insensatas se apoderaron de la sociedad cuáquera, creando nada más que más vírgenes insensatas; y los que eran vírgenes sabias, quienes eran mucho menos en cantidad, gradualmente se fueron muriendo. Los cuáqueros se deterioraron de ser la verdadera iglesia de Dios para llegar a ser sólo otra secta deficiente, sólo otro suburbio de Babilonia, pero muchos de ellos pueden hablar todo el día acerca de la luz interna.

Mientras más usted aprende al leer la Biblia, al leer esta página web, y aún al aprender del Señor, a menos que el Señor haya quitado su deseo de hablar acerca de Dios y del Señor, su tentación de enseñar y predicar aumenta proporcionalmente. ¡Por lo tanto tenga cuidado! No olvide las advertencias que nos dicen que "servir sin oír es poner nuestra vida en peligro," (vea la nota en Juan 17:8). Que esta sea una advertencia para todos los que buscan al Señor.

De la Palabra del Señor en el interior:

La fe en la voz es puesta en evidencia por su obediencia a aquello que usted oye al Señor hablarle a medida que usted lo espera y escucha en humilde silencio; seguirle es obedecer lo que usted oye — eso es fe operacional que está viva, no muerta.

3 Señor, yo te conozco que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste. El siervo impío está acusando al Señor de ser un hombre duro, que recoge (cosecha) donde él no ha esparcido (plantado) y junta donde él no ha sembrado. William Penn, en No cruz, no corona, escribe lo siguiente:

Si a un cristiano se le pregunta: "¿es Cristo tu Señor?" Él afirmará: "Por supuesto que él es mi Señor; sí, Él es mi Señor y Salvador."
"Muy bien; pero ¿guardas sus mandamientos?" [Si ellos conocen sus mandamientos, dirán]: "No, ¿cómo podemos hacer eso?"
"Si tú no guardas sus mandamientos, ¿cómo puedes decir que eres su discípulo?"
"Es imposible", ellos dicen. "¡Qué! ¿Acaso tú esperas que guardemos todos sus mandamientos? ¡Ningún hombre lo puede hacer!"

Entonces, ¿Cristo ha hecho imposible ser cristiano? ¿Es Cristo irrazonable?
¿Acaso él recoge donde no ha plantado? ¿Acaso él exige donde él no ha permitido?

Entonces, como Judas, los cristianos modernos le llaman Maestro, pero se unen con el mal del mundo para traicionarlo; y ellos lo besan y lo abrazan como creyentes superficiales, y fingidos; y entonces ellos lo venden como Judas, para complacer sus pasiones indulgentes. Así, como Dios dijo hace mucho tiempo, ellos lo hacen servir con sus pecados ¡y para sus pecados también! (Isa 43:24).

Cristo está en todo hombre que viene al mundo, para que todo hombre pueda creer. Juan 1:7,9. Cuando usted peca, arrastra a Jesús con usted, a través del lodo y la suciedad de su esclavitud, sometiéndolo a todo eso. Cada vez que usted peca, está atravesando a Cristo dentro de usted. Si usted siente dolor y arrepentimiento, y está determinado a no repetir el mismo error otra vez, su dolor piadoso es un bálsamo calmante para las heridas que usted ha ocasionado.

En el día del Señor, que todos experimentarán, usted verá a quien ha atravesado, y llorará; además, en ese día las palabras que él le habló a usted durante su vida, pero que usted ignoró, serán recordadas y lo juzgarán. Juan 12:48. Aquel que no me ama no guardará [ni obedecerá] mis enseñanzas. Juan 14:24

4 La parábola de los talentos es la parábola en la que Cristo habla con respecto al aumento del tesoro celestial del hombre, el Espíritu de Dios, una medida del cual cada hombre ha recibido del Señor: A cada hombre le es dada manifestación del Espíritu para el bien de todos. 1 Cor 12:7. Cada uno debe mejorar, o aumentar, el talento que le es dado del cielo. Y así llegar a ser siervos y mayordomos buenos y fieles, si se tiene la intención de entrar en el gozo del Señor.

Cristo, la Luz, que está en todos los hombres que han venido al mundo para que puedan creer, Juan 1:7,9. Cada uno tiene también el Espíritu Santo de Dios, porque fue derramado sobre toda la humanidad en el Pentecostés, Hechos 2:14-21, y a cada hombre le es dada manifestación del Espíritu para el bien de todos.1 Cor 12:7. Su Espíritu está encadenado, sujeto al espíritu egoísta que lo gobierna a usted. Esta semilla de Dios quiere ser buscada, escuchada, y obedecida — lo cual causa crecimiento. De la semilla de Cristo, que está encadenada dentro del hombre, Cristo debe aumentar, mientras que el espíritu egoísta y rebelde del hombre debe disminuir — hasta que finalmente Cristo aparece dentro del hombre, para ser visto, para ser testificado, para traer salvación, para traer el reino, para traer gloria al creyente purificado. Esta semilla, luz, o espíritu de Dios es su talento, que debe ser mejorada en esta vida; si usted no la hace crecer, en la próxima vida le será quitada y le será dada a otro que haya mejorado su talento, mientras que usted será echado afuera en las tinieblas como un siervo malvado e indigno.

Un talento era una suma muy grande de dinero. Jesús habló en parábolas deliberadamente para ocultar el entendimiento a los sabios y los inteligentes que pensaban que podían ver [espiritualmente], pero que eran ciegos [espiritualmente]. Los guías ciegos la cristiandad, sin la menor idea de lo que significaba esta parábola, decidieron que era una exhortación hacia los discípulos de Jesús para que usaran sus habilidades naturales dadas por Dios en el servicio de Dios, y para que tomaran riesgos por causa del reino de Dios. Las habilidades naturales, sin un indicio de lo espiritual, se han llegado a conocer como "talentos" en el lenguaje español. Esto muestra lo profunda que ha llegado a ser la apostasía la cristiandad: incluso ha llegado a estar establecida en nuestro lenguaje, confundiendo aún más aquellos que buscan entender las enseñanzas de Jesús.

Mientras tenéis la luz, creed [depender, confiar y obedecer] en la luz, para que seáis hijos de luz. Juan 12:36. La Luz (Cristo) es dada a cada hombre que viene al mundo, Juan 1:9, para que por medio de la Luz, todos los hombres puedan creer, Juan 1:7; y al morar en la Luz y obedecer la Luz, el hombre recibe la salvación para llegar a ser hijo de la luz, un hijo de Dios. Porque Dios es luz, y en él no hay ningunas tinieblas. 1 Juan 1:5. Por lo tanto al hombre se le da una pequeña medida de la luz para que él pueda creer lo que ella le muestra, aquello de lo cual ella lo reprende, de lo cual lo convence — mientras el hombre está vivo en la tierra. Si el hombre es totalmente obediente a la luz, él llega a ser un hijo de Dios, un hijo de la luz. Pero si él odia la luz porque lo reprende de su estilo de vida y comportamiento egoísta, entonces él muere en sus pecados; y cuando el hombre muere mientras todavía está pecando, Cristo, la luz, sale de él, dejando al hombre en completa oscuridad, lo cual es el infierno. Entonces la medida de la luz que el hombre tiene es dada a otro que mejoró su talento mientras todavía estaba vivo. El resultado: destrucción eterna separado de la presencia del Señor, y de la gloria de su poder 2 Tes 1:9; el hombre es separado de la vida, el poder, y la gloria de Dios, y mora en completa oscuridad. De la Palabra del Señor en el interior: "Cuando la luz se vaya, tú tendrás pánico; todos los impíos tendrán pánico."

Por lo tanto, oh hombre, cree (acepta la reprensión y las convicciones) en la luz, mientras tienes la luz porque perder la luz es ser echado hacia la oscuridad donde será el lloro y el crujir de dientes.

Este es el paso número uno — la semilla encadenada. Para leer cuáles son los pasos uno al cinco, vea El Misterio — Cristo dentro de usted.

5 Usted debe compartir de su exceso con aquellos que carecen de las necesidades de la vida. Es imposible agradar al Señor sin distribuir liberalmente. Usted debe aprender que la vida es dar, no tomar. Usted debe aprender el valor de dar; porque si usted no es fiel en los tesoros más pequeños (dinero injusto), ¿cómo puede esperar recibir el tesoro verdadero y celestial? Compartir esto es sólo el comienzo básico del arrepentimiento. Usted no puede entrar en el reino de los cielos a menos que mientras esté vivo en la tierra usted mate (haga morir) las obras del cuerpo al desprenderse de su naturaleza humana egoísta, lo cual se logra por medio del Espíritu en la cruz interna de la negación propia.

Los católicos romanos dicen: "el hombre se salva al vivir una buena vida," refiriéndose al juicio en el cual las ovejas son separadas de los cabritos sobre la base de la buenas obras. Mat 25:31-48
Esta creencia es mejor que la salvación instantánea de los protestantes ya que reconoce que todo hombre es juzgado por sus palabras y sus obras; pero un fornicario bueno, o un borracho bueno, o un codicioso bueno, o un mentiroso bueno, cualquiera sean sus buenas obras, no se salvarán de la furia de Dios.
Es imposible llevar una "buena vida" a menos que Dios le ordene qué obras buenas debe hacer;
y a menos que su espíritu egoísta sea crucificado en la cruz interna de la negación propia, para que el Espíritu de Cristo tome su lugar en el trono de su corazón, Dios no le ordenará a su voluntad qué obras buenas debe hacer — su fe estará muerta, y su supuesta salvación será revelada de manera terrible como una mentira que usted amó más que la verdad.

_______________________________________

Capítulo Anterior | Próximo Capítulo