La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Mateo 5:6

Mostrar el Capítulo y las notas   

 6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia [rectitud], porque ellos serán saciados. [Bienaventurados son los que quieren ser libres del pecado, que tienen hambre de la alabanza de Dios en vez de la alabanza de los hombres; y debido a esa hambre, ellos buscan a Dios con todo su corazón y su alma para después recibir la purificación del Espíritu Santo de sus corazones y sus almas, llegando así a ser justos. Juan nos advierte: Hijitos, nadie os engañe. El que practica justicia [rectitud] es justo, como él es justo, 1 Juan 3:7. Jesús nos dice cómo él practicó la justicia [rectitud]: Yo no puedo hacer nada de mí mismo. Juzgo sólo según lo que oigo. Juan 5:30; y lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me dice que hable. Juan 12:49-50; y el Hijo no puede hacer nada de sí mismo [por su propia voluntad], sino lo que ve hacer al Padre. Juan 5:19... La obediencia lleva a la justicia [rectitud], Rom 6:16. Cuando usted es saciado, entonces usted juzga, habla y actúa, sólo a medida que Dios se lo ordena, así como Jesús practicó; entonces, y sólo entonces, usted es justo. Esto es hacer la voluntad del Padre; sólo aquel que haga la voluntad del Padre entrará en el reino de los cielos. Mat 7:21. Pero ¡ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! Porque tendréis hambre. Lucas 6:25.]

Romanos 1:17,6:16,19

Mostrar el Capítulo y las notas   

 17 Porque en él [el evangelio predicado por el Espíritu Santo] la justicia de Dios se revela por fe y para fe,1 como está escrito: Pero el justo vivirá por la fe. [La justicia de Dios es revelada en usted a medida que usted crece en su fe. De la Palabra del Señor en el interior: "mis verdaderos amigos proceden de la fe; ésta les ordena. Poco a poco la voluntad del Señor será progresada. La fe es una seria de revelaciones;" con cada revelación hay más fe y más orden justo en su vida. Usted es salvo por fe, y por fe su corazón es purificado; pero obviamente al comienzo de la fe usted no está purificado, ni es salvo. Usted debe contender por la fe, crecer en la fe, edificar su fe, aumentar en fe, perfeccionar lo que falte en su fe, pelear la buena batalla de la fe, hasta llegar a la victoria, cuando su fe sea consumada por el consumador; la fe es un proceso y una caminata, cuyo fin es ver a Cristo trayéndole la salvación, para darle la vida eterna.]

Mostrar el Capítulo y las notas   

 16 ¿No sabéis que a quien os rindáis para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado que lleva a la muerte o de la obediencia que lleva a la justicia [rectitud]?5 [La obediencia lleva a ser justos. Sin obediencia, escuchando y obedeciendo la Palabra de Dios en su corazón, usted es un esclavo del pecado. Jesús confirma esto decididamente: De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34. Nosotros,por el Espíritu aguardamos pacientemente por la fe la esperanza de la justicia [rectitud]. Gál 5:5]

 19 Os hablo en términos humanos, a causa de la debilidad de vuestra carne. Porque así como presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y de iniquidad a iniquidad, así presentad ahora vuestros miembros como esclavos a la justicia [rectitud] para la santidad.8

Hechos 10:35

Mostrar el Capítulo y las notas   

 35 sino que en toda nación el que le teme y obra justicia, le es acepto.2 [Las primeras obras de justicia son lamentar sus pecados pasados, alejarse del mal que usted conoce, compartir sus excesos con aquellos que no tienen las necesidades básicas de la vida, y hacer un gran esfuerzo para: no mentir, ser honesto, no tomar ventaja de nadie, no oprimir a nadie, no querer más, y no quejarse. Además la justicia resulta de la obediencia a los mandamientos de Dios para usted, los cuales usted oye y ve a medida que usted espera a Dios en humilde silencio, escuchando y velando para oír sus palabras habladas y sus revelaciones para usted.]

Mateo 6:33

Mostrar el Capítulo y las notas   

 33 Más bien, buscad primeramente el reino de Dios y su justicia [rectitud], y todas estas cosas os serán añadidas.3 [¡Note! Se supone que buscar la justicia de Dios y su reino debe ser la prioridad más importante de su vida — más que sus esfuerzos para proveer dinero, comida, bebida, vestimenta, etc. Buscad primero el reino, que es paz, justicia y gozo en el Espíritu. Rom 14:17. Para hacer esto, en muchos versículos, él nos dijo: "Venid a mi;" venid — no a los servicios de las sectas que dicen que Él está en su edificio, no sus reuniones de oración, no a los llamdados al altar, no a leer la Biblia; Jesús incluso dijo que estudiar las escrituras no es venir a Él. Juan 5:39-40. Debemos ir directamente a Él; él nos dijo cómo buscarle a Él, la única cosa necesaria: sentarse a sus pies y escuchar las palabras que él nos habla, Lucas 10:39-42. Nosotros nos sentamos al esperar en humilde silencio, escuchar, y velar mientras pensamos en el nombre de Jesús; cuando nosotros le oímos a Él y luego obedecemos, estamos siguiendo a Jesús. De la Palabra del Señor en el interior: "Puedes vivir en el cielo y aun caminar en la tierra. Busca primero el reino, y todo lo demás te será dado — siempre y cuando tú te mantengas en el camino. Él nos dijo que no era suficiente buscar a Dios, debemos buscar con todo nuestro corazón y alma. Ven a mí, y yo guiaré al manso y al humilde. Dios no se encuentra al ir a los servicios o leer acerca de él. Óiganme, hijitos míos. Vengan a mí, y yo les hablaré a sus almas. Oh, busquen al Señor, ustedes los poderosos, mientras todavía tengan fuerza."]

Efesios 4:22,24,5:5-6

Mostrar el Capítulo y las notas   

 22 Despojaos de la vieja naturaleza que controlaba vuestra conducta; la cual se corrompe a sí misma por medio de lujuria y deseos que surgen del engaño;

 24 y vestíos de la naturaleza que es creada nuevamente [de Cristo] que ha sido creado a la imagen de Dios en justicia y santidad de verdad.7

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 Porque esto lo sabéis muy bien: que ninguna persona sexualmente inmoral, ni impura, ni codiciosa, quien es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. [Los pueblos de la tierra han ignorado estos comportamientos que son perfectamente claros los cuales excluyen a cualquier persona del reino de Cristo y de Dios. De la Palabra del Señor en el interior: "Efesios 5:5-6: Este es el vacío de la tierra, hecho perfectamente claro. Los que son inmorales no tienen heredad en el reino de Dios". Pablo nos dice que la codicia es idolatría. Por lo tanto, lo que valoramos o queremos sin necesidad real, es lo que adoramos; y cómo uno pasa su tiempo libre define su devoción. De la Palabra del Señor en el interior: "debes aprender a odiar todo lo que adoras".]

 6 Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los que son desobedientes.1 [Pablo le ruega a usted que no sea engañado por ninguna persona que le hable de manera diferente, (por ejemplo, que su inmoralidad sexualimpureza, y codicia es excusada al creer en Jesús), lo cual es lo que los predicadores cristianos hacen; incluso los demonios creen en Jesús. Es sólo al esperar al Señor para oír y obedecer sus mandatos que uno puede llegar a ser puro, libre de inmoralidad sexual, y libre de codicia. De la Palabra del Señor en el interior: "El camino es claro: escucha y obedece".]

1 Pedro 1:15-16

Mostrar el Capítulo y las notas   

 15 Antes bien, así como aquel que os ha llamado es santo, también sed santos vosotros en todo aspecto de vuestra manera de vivir,5 [De modo que usted debe ser santo, perfecto, puro, y justo. Usted debe perfeccionar la santidad.]

 16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. [De la Palabra del Señor en el interior: "Tú debes ser santo como yo soy santo. Sigue la justicia y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor."]

Lucas 1:74-75

Mostrar el Capítulo y las notas   

 74 para concedernos que, una vez rescatados de las manos de los enemigos, le sirvamos sin temor, [Nuestros enemigos son lujuria, orgullo, envidia, ira, odio, inmoralidad sexual, deshonestidad, obscenidad, insensatez, fiestas, pensamientos impíos, etc. El cristianismo incorrectamente quiere hacerle creer que Jesús vino a liberarlo de la culpa por sus pecados, lo cual hace que Jesús sea un promotor de pecados. Sus sentimientos de culpa por el pecado vienen del Espíritu de Dios dentro de cada hombre y debería ser un motivador de cambio, no de continuar pecando, lo cual es el camino ancho hacia la destrucción. La única manera en que usted puede estar en la presencia de Dios sin temor es ser totalmente cambiado para ser puro y santo, lo cual sólo ocurre cuando Dios destruye todo pecado dentro de usted al llevar la cruz interna de la negación propia; entonces usted estará caminando en el mismo camino que Jesús caminó y en el mundo como Jesús estuvo en el mundo con perfección, pureza, y santidad.]

 75  en santidad y en justicia delante de él todos nuestros días.3 [Usted no puede ser santo ni justo mientras todavía está pecando; aquellos que pecan son esclavos del pecado, y nosotros debemos llegar a ser esclavos a la justicia antes que seamos justos. Jesús sólo habló, juzgó e hizo lo que Dios le inspiró y ordenó; para practicar la justicia, también debemos poder hablar sólo lo que le oímos a Él que nos ordena que digamos y sólo hacer lo que Dios nos ordena que hagamos. Vea la definición de la justicia para más detalles.]

Gálatas 5:5

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 Porque nosotros por el Espíritu, por la fe, pacientemente aguardamos la esperanza de la justicia [rectitud].1 [La fe viene al recibir el fruto del Espíritu. Gál 5:22-23 más adelante. Sólo cuando usted haya producido fruto, caminando en amor, cumpliendo la ley, entonces usted es imputado como justo; y entonces ninguna ley se aplica a usted. Gál 5:23 más adelante. Después, cuando usted ha nacido otra vez para llegar a ser una nueva criatura que está en unión con Cristo y el Padre, entonces usted posee la justicia de Dios; ese es el fin de la imputación y la creencia. Vea la definición de justicia en la nota 3 de 1 Juan 3.]

1 Juan 3:7-9

Mostrar el Capítulo y las notas   

 7 Hijitos, nadie os engañe. El que practica justicia [rectitud] es justo, como él es justo.3 [Jesús sólo habló, juzgó, e hizo lo que Dios le había ordenado hacer; para practicar la justicia nosotros también debemos poder sólo hablar lo que le oímos que nos ordena a decir y sólo hacer lo que Dios nos ordena hacer. Esta habilidad sólo viene después que hemos crucificado nuestro espíritu egoísta y el pecado ha sido destruido por el Espíritu al llevar la cruz interna de la negación propia; entonces nosotros estamos caminando el mismo camino que Él caminó y estamos en el mundo como Él estaba con perfección, pureza, y santidad. Todo aquel que hace justicia es nacido de él. 1 Juan 2:29. La referencia a "hijitos" en griego de este versículo es tecknia <5040>; aquellos que todavía están pecando sin salvación.]

 8 El que comete el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto es revelado el Hijo de Dios [en nosotros]: para deshacer [en nosotros] las obras [pecado] del diablo.4 [Que nadie lo engañe, diciendo que todavía se puede pecar y pertenecer a Dios; los que aún están pecando sirven al diablo. Cristo es revelado en nuestra carne para destruir las obras del diablo, al condenar los pecados secretos en nuestro corazón, y después destruir aún nuestro deseo de pecar. Pablo confirma a Jesús destruyendo las obras del diablo en cada creyente purificado: "el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies." Rom 16:20.]

 9  Todo aquel que ha nacido de Dios no comete el pecado, porque la simiente de Dios [Cristo] permanece en él, y no puede seguir pecando, porque ha nacido de Dios.5 [Para ser nacido otra vez, usted debe ser crucificado, lo cual destruye todos los deseos para pecar en usted. Como una nueva criatura usted es entonces resucitado por Jesús para ir al cielo, quien le muestra al Padre, y entonces usted le pertenece a Jesús y al Padre. Una vez que usted está en la mano del Padre, usted es protegido para nunca pecar otra vez. "Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no sigue pecando; más bien, Dios protege a aquel a quien ha engendrado, y el maligno no le toca". 1 Juan 5:18.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.