La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Proverbios 1:25-26

Mostrar el Capítulo y las notas   

 25 porque habéis tratado todo consejo mío como nada y habéis ignorado mi reprensión,

 26 yo también me reiré en vuestra calamidad. Me burlaré cuando os llegue lo que teméis,1

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 ¡Si os arrepentís con mi reprensión: he aquí, derramaré mi espíritu sobre vosotros, os haré conocer mis palabras! Pero si tienes "tratado todo consejo mío como nada y habéis ignorado mi reprensión, yo también me reiré en vuestra calamidad. Me burlaré cuando os llegue lo que teméis". Cada hombre y mujer tiene su día de visitación del Señor, cuando él razona anónimamente con nosotros. Él razona claramente con lógica irrefutable, pero nosotros ignoramos su consejo, reprensión, y razonamiento porque somos tercos e insistentes de nuestros propios fines egoístas. Si lo ignoramos, entonces él nos ignora hasta que sincera y humildemente nos volvemos a él, (si alguna vez lo hacemos), buscando su guía en la vida. Él permanece con los brazos abiertos para amarnos y guiarnos, pero nosotros pasamos a un lado de él sin siquiera darnos cuenta. Si usted ignora y no obedece las palabras que oye a Cristo hablarle a usted, esas palabras serán su juez cuando usted muera. Juan 12:47-48.

Si fracasamos en ser purificados en esta vida y en experimentar el poder de Dios para librarnos del pecado, cuando morimos, pasaremos por el día del Señor, cuando veamos al Señor aparecer en nosotros, y nos veamos a nosotros mismos comparados con él. Si morimos todavía pecando, será un dia temible y terrible, porque sabremos lo impíos que realmente somos; cuando estemos contemplando la santidad y pureza, repentinamente veremos la verdad de nuestro yo egoísta y terrible. Aunque durante el tiempo de su visitación, nosotros olvidamos rápidamente la reprensión del Señor, las recordaremos en el juicio y seremos profundamente avergonzados porque ignoramos las súplicas de nuestro amante creador. Querremos correr, pero no podremos. Tendremos que pasar por el dolor de ver las acciones, palabras y pensamientos de nuestra vida expuestos ante la luz resplandeciente de Dios. Esta luz es un fuego consumidor, y quemará todo lo impío en nosotros, destruyendo nuestro cuerpo y nuestra alma, dejando sólo nuestro espíritu. Tuvimos nuestra oportunidad en la tierra para hacer la paz con Dios y para ser liberados de todo pecado, pero escogimos vivir nuestra vida de la manera que nosotros quisimos; él no tendrá compasión de nuestra situación.

_______________________________________