La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Salmos 23:5

Mostrar el Capítulo y las notas   

 5 Preparas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores. Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.5

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

5 Preparas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores. Mientras los demonios miran y se mofan, el Señor prepara una fiesta para David y para sí mismo. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él. Apoc 3:20.

Esteban Crisp, quien fue uno de los primeros cuáqueros y quien habitó en el reino, habló de la cena con el Señor:

Si un hombre abre su corazón y recibe a Cristo cuando él viene, entonces ustedes encontrarán una alteración tal en ese hombre, que aunque ustedes vayan y lo prueben con la misma tentación que prevaleció sobre él la semana pasada, ahora no hará lo mismo; aunque él sea tan débil como el agua, y tan propenso a la corrupción y la iniquidad como antes, sin embargo ahora que la fe se ha engendrado en él que la gracia de Dios lo defenderá, él se mantiene alejado de las trampas del diablo. Ahora que este hombre confía en esta gracia hasta que su pecado y su iniquidad son eliminados, ahora es el momento de extender la mesa; hay un corazón limpio, y el huésped celestial ha llegado, y las delicadezas del reino son llevadas ante él para su nutrición. Ahora, dice Cristo, yo entraré y cenaré con él, y mi Padre también entrará, y cenaremos con él y él con nosotros. Esto nunca le sucede a nadie mientras la mesa y el corazón estén sucios; porque la mesa debe estar limpia, y el diablo y el pecado deben ser echados fuera, y entonces el Señor confirmará y ratificará, y sellará el pacto; de modo que hay un sello con un testigo. Cuando el hombre tiene este testimonio del amor de Dios, que Dios lo ha reconciliado con Cristo, entonces Cristo entrará, y él traerá a su Padre, y ellos cenarán con él; y esto es lo que le dará completa satisfacción a cada alma.

(Esta es la verdadera "La Cena del Señor", ni el sacramento de la comunión o la Eucaristía inventada por el hombre.)

Unges mi cabeza con aceite. Me unges con el Espíritu Santo, el que tú le das a los que son obedientes. Por medio de tu unción yo conozco todas las cosas, y no necesito que ningún hombre me enseñe. 1 Juan 2:20,27, Juan 14:26.

Mi copa está rebosando. Tú me llenas de bendiciones más allá de lo que puedo desear.

_______________________________________