La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Apocalipsis 13:11-12

Mostrar el Capítulo y las notas   

 11 Y vi otra bestia que subía de la tierra. Y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, y hablaba como un dragón.

 12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y sus habitantes adoren a la primera bestia cuya herida mortal fue sanada.2

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

2 Y vi otra bestia que subía de la tierra. Y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, y hablaba como un dragón. Esta bestia se ve como un cordero, pero habla palabras del diablo. Es de la tierra: las tradiciones y cosas de los hombres. Esta bestia es la iglesia falsa, que se parece a la iglesia de Cristo, pero cuyas palabras vienen de la mente carnal del hombre, que es del diablo, en vez de las palabras del Espíritu de Dios. Este espíritu de la bestia engañó a todos los hombres en la tierra para que adoraran a la imagen de la primera bestia; esta imagen es una religión que reflejó muchas de las mismas prácticas religiosas de los paganos (ceremonias, rituales, pompa, ostentación, dinero). Y todo el que no adoraba a esa imagen, debía morir. La iglesia romana hizo que la Gestapo de Hitler en comparación parecieran como principiantes. Cualquiera que no hubiera tomado la "eucaristía" (pan y vino supuestamente santificados, que cuando se comen en la misa constituían un sacrificio por el pecado, negando así el único y duradero sacrificio de Cristo), o que no habían confesado sus pecados a un sacerdote en los últimos 120 días, era declarado hereje y examinado con tortura homicida en la Inquisición. Cualquiera que permitiera que un hereje viviera en su casa o en su tierra, también estaba sujeto a la inquisición. Cualquiera que tuviera la ayuda de un alguacil podía buscar a los herejes en cualquier lugar. Los sacerdotes necesitaban inspeccionar con frecuencia todas las casas y tierras sospechosas en ciudades y en el campo en busca de los herejes ocultos. Si un hereje no moría a causa de la tortura de la inquisición, como si fuera una plaga era "entregado al tribunal secular para ser así exterminado del mundo por medio de la muerte." La inquisición de la iglesia romana y las matanzas en toda Europa durante la edad media (del 800 d.C. hasta el 1500 d.C.) le quitaron la vida a nueve millones de almas, acusadas de brujería.

De la Palabra del Señor en el interior:
"Se puede ver que cualquier hombre que estuviera actuando fuera de las normas
o en disconformidad con la iglesia Católica era asesinado
."

Los protestantes mataron y asesinaron por toda Europa también. El fundador de la secta Episcopal, Enrique VIII, mandó a matar a 72.000 personas, mayormente católicos romanos. La guerra de los campesinos en Alemania, liderada por déspotas religiosos inspirados por Lutero, causó la muerte de 100.000 personas de la nobleza y católicos romanos. Esto fue seguido por los episcopales, presbiterianos, bautistas, y congregacionalistas de Inglaterra y Norteamérica, quienes en 50 años encarcelaron a más de diez mil cuáqueros y mataron a más de 869 cuáqueros en el siglo 17, incluyendo a tres hombres y mujeres que fueron ahorcados en Boston por los puritanos creyentes de la Biblia. Se le dio poder a la bestia para vencer a los santos. La iglesia falsa, la ramera de Babilonia, estaba ebria con la sangre de los santos, y con la sangre de los mártires de Jesús.

Esta bestia hace que la tierra y sus habitantes adoren a la primera bestia, que recibe su poder del diablo; y así toda la tierra todavía está adorando al dragón, o diablo. Ahora, el mundo entero, pensando que adora a Cristo, está adorando al diablo. ¿Cómo puede ser esto? Porque el Jesús que ellos adoran excusa toda clase de pecado; el Jesús falso que ellos adoran se va a desposar con una esposa que está llena de adulterio, codicia, ira, lujuria, lenguaje obsceno, mentiras, etc. Su Jesús falso les permite vivir su vida en pecado hasta la muerte, y después supuestamente los recibe en el cielo. Este Jesús falso hace que el pecado sea más fácil, al supuestamente hacer el pecado libre de culpa. Este Jesús falso acepta el pecado y la maldad. Este Jesús falso dice que usted puede vivir como usted quiera, haciendo decisiones por sí mismo basado en lo que usted piensa que es bueno o malo. Amigos, esta es una descripción del diablo, quien le dijo a Eva que ellos serían como Dios, sabiendo el bien y el mal. Este Jesús falso es un dios que aprueba que el hombre camine tras la imaginación de su malvado corazón, lo cual es peor que adorar ídolos de madera o de piedra, Jer 16:11-12. Este Jesús falso aprueba que el hombre sea su propio Dios. Este no es el Jesús verdadero.

Jesús es santo y puro. La esposa de Jesús debe ser santa y pura también. Jesús dice: ¡No pequen más! ¡Arrepiéntanse o perezcan! [perder su alma]. Y Jesús dijo: Si tu mano te hace tropezar, córtala. Mejor te es entrar manco a la vida que teniendo dos manos, ir al infierno, al fuego inextinguible. Si tu pie te hace tropezar, córtalo. Mejor te es entrar cojo a la vida que teniendo dos pies, ser echado al infierno. Y si tu ojo te hace tropezar, sácalo. Mejor te es entrar con un solo ojo al reino de Dios que, teniendo dos ojos, ser echado al infierno. Marcos 9:43-47. Jesús está tratando desesperadamente de decirnos que para entrar en el reino de los cielos y escapar el infierno, el pecado tiene que ser eliminado. Él sabía que muchos ministros falsos con evangelios falsos que prometen libertad para continuar pecando se levantarían después que él se fuera. Los cambios en nuestro corazón a través de la cruz perdida de la pureza pueden quitar el deseo de la mano, el pie, y el ojo que causan que pequemos.

Sin santidad, nadie verá a Dios. Heb 12:14. Entonces aquellos que están en la carne no pueden agradar a Dios. Porque si vivís conforme a la carne, habéis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las prácticas de la carne, viviréis. Rom 8:8,13. Y los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne [la naturaleza pecaminosa] con sus pasiones y deseos [concupiscencias y afectos] Gál 5:24. Y porque esto lo sabéis muy bien: que ninguna persona sexualmente inmoral, ni impura, ni codiciosa, quien es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los que son desobedientes. Efesios 5:5-6. De modo que todos los que pertenecen a las 41,000 sectas cristianas, que permiten que sus miembros sigan pecando hasta la muerte, están adorando al diablo, que lleva una etiqueta con el nombre de Jesús. Pablo nos advirtió acerca un "Jesús diferente" y evangelios diferentes. 2 Cor 11:4.

_______________________________________