La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Apocalipsis 11:2

Mostrar el Capítulo y las notas   

 2 Y deja aparte el atrio de afuera del templo. Y no lo midas, porque ha sido dado a los gentiles, y ellos pisotearán la ciudad santa por cuarenta y dos meses.1

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1También, en la Nueva Jerusalén, el templo y aquellos que estaban en él, eran medidos (es decir podían ser medidos, son contrables, finitos); esta es la ubicación de los judíos espirituales, aquellos cuyos corazones han sido circuncidados en la tierra, para llegar a ser judíos (obedientes) en el interior. El atrio exterior no fue medido. Apoc 21:16, nos da una medida adicional. Jorge Fox amplifica considerablemente las dimensiones, refiriéndose a otra traducción:

La copia griega con la traducción interlineal de Arias Montanus lo tiene, Apocalípsis 21:16, esto es, estadios, doce veces doce mil, ciento cuarenta y cuatro mil, esa es la longitud y la amplitud, y la altura es igual, es doce mil, y en total, un millón setecientos veintiocho mil estadios, es decir, docientas dieciséis mil millas, es decir diez veces el perímetro de la tierra, como se informa comúnmente, o algo así.

Usando la circumferencia mencionada aquí e ignorando la altura, la Nueva Jerusalén puede cubrir 24 veces el área de la tierra. Si cada uno de los 6.72 mil millones de personas en la tierra hoy en día estuvieran parados en un cuadrado de 3 pies por 3 pies, todos caberían en la mitad del estado de Connecticut. Por lo tanto, el atrio exterior de los gentiles en la Nueva Jerusalén, (de aquellos cuyos corazones no fueron circuncidados), es capaz de contener la innumerable multitud, que no son redimidos de la tierra, no son las primicias — pero están reconcilidados con Dios, habiendo pasado a través del lago de fuego para llegar a ser aptos para el cielo.

En el antiguo testamento, sólo el sumo sacerdote puede entrar en el lugar santísimo del templo; aquellos que producen frutos en esta vida llegan a ser reyes y sacerdotes en la presencia del Señor y en la gloria de su poder para siempre, sirviéndole a Él. El Apocalípsis describe el cielo como el templo de Dios y un atrio exterior. El templo de Dios es para los judíos espirituales, aquellos cuyos corazones fueron circuncidados mientras estaban en la tierra; ellos sirven y adoran a Dios como sacerdotes y reyes en el templo de Dios, que es el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero (Cristo). Esteban Crisp, un ministro eminente entre los primeros cuáqueros, dijo: "El atrio externo existía para representar la iglesia de Dios en general, de lo particular; el atrio externo no era medido, para que los gentiles pudieran entrar; los no bautizados [que no tenían el bautismo de muerte por fuego, que resulta en un corazón circuncidado], quienes nunca fueron regenerados, ellos pueden llegar hasta el atrio externo, pero esto no les da derecho a los privilegios de la casa de Dios, ni a ninguna adoración o sacrificio que fuera aceptable en el altar de Dios."

Pero aquellos que no están purificados (regenerados) en la tierra no entran en el atrio exterior hasta que hayan sido purificados en el lago de fuego. Nuevamente, el Dios viviente, quien es el Salvador de todos los hombres, especialmente de aquellos que creen. 1 Tim 4:9-10. Para más información sobre este tema, vea Hay esperanza para todos.

_______________________________________