La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Apocalipsis 2:26-28

Mostrar el Capítulo y las notas   

 26 Al que venza y guarde mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones,

 27 --él las guiará con cetro de hierro; como vaso de alfarero son quebradas--, así como yo también he recibido de mi Padre.7

 28 Además, yo le daré la estrella de la mañana.8 [Tenemos la palabra profética. Hacéis bien en estar atentos a ella, como a una luz que alumbra en lugar oscuro, hasta que aclare el día y el lucero de la mañana se levante en vuestros corazones. 2 Pedro 1:19. Porque así como el relámpago sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre. Mat 24:27. Yo, Jesús, he enviado a mi ángel para daros testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana. Apoc 22:16. De la Palabra del Señor en el interior: "La luz viene de la fe en la voz. Primero la luz se levanta, después el reino."]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

7 Al que venza y guarde mis obras hasta el fin. ¿El fin de qué? La muerte natural; ¡No! Hasta el fin de la gracia y el fin de la caminata espiritual: lo que usted espera: la apariencia visible del glorioso Cristo Jesús dentro de su corazón, cuando Él trae su salvación, la unión con Él y con el Padre, y la entrada al reino de Dios.

a aquel (que vence) yo le daré autoridad sobre las naciones, -- él las guiará con cetro de hierro; como vaso de alfarero son quebradas--, así como yo también he recibido de mi Padre. ¡Note! Jesús no va a gobernar las naciones él mismo; Jesús va a darle autoridad sobre las naciones a sus santos, quienes han vencido al mundo y han llegado a estar libres del pecado. Jesús gobernará a las naciones por medio de sus santos, pero él no estará físicamente en la tierra. Los santos de Jesús no serán "raptados" de la tierra hacia el cielo; ellos permanecerán en el mundo, y lo gobernarán con cetro de hierro. El rapto es una experiencia personal, cuando un creyente purificado recibe la salvación, entra en unión con Dios, y es trasladado hacia el reino de Cristo. Ser trasladado no significa que uno deja la tierra, como Pablo y los otros que estaban en la tierra, pero cuya conciencia y vista habían sido trasladada al reino del cielo, una dimensión paralela que comparte el mismo espacio físico.

Los pecadores nunca serán llevados hacia el cielo, de otra manera el cielo estaría lleno de gente mala, egoísta, engañadora, mentirosa, ladrones, homicidas, borrachos, airados, celosos, envidiosos, profanos, odiosos, furiosos. El infierno es para los pecadores, donde ellos aprenden las consecuencias de tener corazones egoístas y eventualmente llegan a ser puros también; y entonces ellos pueden entrar al cielo.

_______________________________________