La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Apocalipsis 2:4-5

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 "Sin embargo, tengo contra ti que has dejado tu primer amor.1

 5 Recuerda, por tanto, de dónde has caído. ¡Arrepiéntete! Y haz las primeras obras.2 De lo contrario, yo vendré pronto a ti y quitaré tu candelero de su lugar, si no te arrepientes.

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 Has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído. ¡Arrepiéntete! Y haz las primeras obras. Muchas personas tienen experiencias religiosas, o un despertar, o un toque de Dios — que los hace arder con fuego. Un toque de Dios, o una experiencia espiritual, no es nacer otra vez. Esta experiencia es el don de Dios de hambre y un llamado a vestirse de lo incorruptible. Por lo tanto, al principio, teniendo en la memoria su bondad, ellos están ardiendo por Dios. Ellos buscan desesperadamente cómo agradarle; llegando a ser amables y generosos con aquellos que están a su alrededor, alejándose del mal, haciendo todo lo posible. Este es el primer amor. Pero después somos adormecidos por las sectas y llevados a creer que nada más es posible aparte de la salvación falsa que ellos piensan que han encontrado en las escrituras, y no van a él, ni lo escuchan, ni reciben la vida de Dios. Debido a que hay tanta tolerancia del pecado que se encuentra en las miles de sectas deficientes, perdemos nuestro fervor, y volvemos a caer en nuestros viejos hábitos. Caemos de donde estábamos al principio.

Jesús nos está diciendo que reavivemos el amor; que nos alejemos del mal otra vez; que renovemos nuestros esfuerzos. Y ¿cómo hacemos esto? Tenemos que alejarnos del mal lo mejor que podamos; por lo menos de aquello que nuestras manos y pies pueden controlar, y nuestros corazones y bocas tienen la necesidad de cambio por medio de su gracia. Y vamos a él. Nosotros lo esperamos a élescuchamos en silencio, con la humildad de un pecador con la necesidad de su poder que produce cambio — la gracia. Busque, escuche, obedezca...busque, escuche, obedezca....busque, escuche, obedezca. Haga esto, y usted será tocado otra vez; su fuego será reavivado, su amor será renovado, su fervor será sostenido, usted estará otra vez en el camino para ver, escuchar y unirse con su amado.

_______________________________________