La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 3:28

Mostrar el Capítulo y las notas   

 28 Así concluimos que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley.3 [La fe no es una creencia en Jesús basada en la exactitud histórica de la Biblia; esa es fe Bíblica. La fe es oír la palabra de Dios, quien es Jesús, desde el interior de su corazón, porque la fe es el don de Dios y dada por medio de la revelación de Jesucristo; la fe en el interior justifica; la fe en el interior purifica. Oír a Jesús que le hable una vez no lo justifica; usted debe seguir oyéndolo y obedeciéndole hasta que su naturaleza pecaminosa sea crucificada. Nosotros buscamos ser justificados. Además, estamos sometidos a la ley (núcleo moral) como tutor hasta que llegue la fe. Gál 3:25, Gál 5:18; la fe viene por revelación a medida que usted es guiado por el Espíritu; cuando usted puede oír la Palabra del Señor desde el interior de su corazón, entonces usted tiene fe, Rom 10:8, Rom 10:17.

Hay una gran diferencia entre las obras de la ley (sacrificios, circuncisión, diezmos, días, comidas, etc.), y tratar de acatar el centro moral de los mandamientos, (no robar, no mentir, no asesinar, no cometer adulterio, no codiciar, amar a su prójimo, etc.) Las obras de la ley no tienen valor, pero aún así alejarse del mal es esencia. La cristiandad nos dice incorrectamente que aún los mandamientos morales, que son la ley en el corazón de cada hombre, han sido invalidados. Hermanos (hablo con los que conocen la ley), ¿ignoráis que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que vive? Rom 7:1. A menos que usted pierda su vida al crucificar su naturaleza pecaminosa, su mente carnal, y su espíritu impío, usted todavía está vivo y todavía es sujeto a las leyes morales. También Pablo dijo en Gál 5:18, si (y cuando) ustedes sean guiados (dirigidos, ordenados, enviados) por el Espíritu, no están bajo la ley. Hasta que no estemos bajo el control del Espíritu de Dios, la ley interna en el corazón de todo hombre, (que incluye el centro moral de la ley mosaica), es nuestro tutor, que nos recuerda nuestras deficiencias y nos motiva a ir a Dios para ser cambiados. La cristiandad quisiera que usted ignorara el tutor esencial, que lo lleva a la verdadera fe operacional.

Jorge Fox escribe de cuando uno es justificado: "un creyentes que es justificado es una nueva criatura, ha pasado de la muerte que vino por el pecado, y llega a entrar en su reposo, donde no hay pecado. Aquel que es la santificación, es la justificación, y así por su santificación ellos son justificados; es la misma cosa, lo que santifica, justifica."]

Romanos 4:15,24

Mostrar el Capítulo y las notas   

 15 Porque la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión. [Las leyes morales sólo terminan cuando el espíritu egoísta del hombre ha sido crucificado en la cruz interna de la negación propia, y Cristo Jesús ha resucitado en él para controlar completamente sus pensamientos, palabras, y acciones con la Ley del Espíritu de la Vida. De la Palabra del Señor en el interior: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida." Vea la nota 3 de Rom 3:28 para más información acerca de por qué las leyes morales todavía deben ser observadas y son su tutor hasta que sus pensamientos, y palabras y acciones están bajo el control completo del Espíritu Santo. Los guías ciegos del cristianismo señalan este versículo y dicen que ya no hay ningún pecado porque la ley supuestamente ha sido eliminada para cualquiera que crea en Jesús; ellos convenientemente pasan por alto las muchas advertencias del Nuevo Testamento con respecto al pecado que lo descalifican completamente para la salvación o el cielo, haga clic aquí para verlas. Ellos también pasan por alto que cada hombre será juzgado por sus obras y sus palabras, haga clic aquí para ver. Sí, hay una diferencia entre el bien y el mal; sí, todavía hay pecado; sí, hay una ley interna de Dios sobre el corazón de cada hombre que debe ser obedecido, cuales incluye algunas de las viejas leyes morales mosaicas como: ama a tu prójimo como te amas a tí mismo, no robar, no cometer adulterio, no mentir, no codiciar, no matar, y honra a tu padre y a tu madre.]

 24 sino también para nosotros, a quienes nos habría de ser contada: a los que creemos en el que resucitó de entre los muertos, a Jesús nuestro Señor,2

Romanos 5:1,13

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 Siendo declarados justos, pues, por la fe,1 tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, [La fe no es creer que Jesús es el Hijo de Dios, basado en la veracidad histórica de la Biblia; sino que la fe es escuchar la palabra de Dios dentro de su corazón, Rom 10:8,17, porque la fe es un don de Dios y es traída por revelación de Jesucristo, Efesios 2:8, Hebreos 12:2, Romanos 1:19. A menos que usted sea guiado (dirigido, ordenado, enviado) por el Espíritu, la ley es su tutor, Gál 5:18. La justicia imputada de Cristo no sólo viene a usted después de la muerte de su espíritu egoísta en la cruz interna de la negación propia, cuando usted recibe la fe con el fruto del Espíritu, en contra de lo cual no hay ley, para entonces caminar en amor, obedeciendo los mandatos continuos de Cristo. Hasta entonces, nosotros por medio del Espíritu, por fe, esperamos pacientemente la esperanza de justicia, Gál. 5:5]

 13 Antes de la ley, el pecado estaba en el mundo; pero como no había ley, el pecado no era tenido en cuenta. [Esto fue traducido como "como no hay ley." Sin embargo el contexto del versículo anterio y el siguiente dice "como no había ley;" el griego puede ser traducido de cualquiera de las dos maneras. Los traductores, obviamente hombres que todavía estaban empapados de pecado, sin idea de cómo ser liberados de la esclavitud del pecado, escogieron traducir este versículo para apoyar su esperanza que no hay pecado porque no hay ley; lo cual contradice completamente lo que dice Romanos 2:9-16  and Romanos 7:1: Hermanos (hablo con los que conocen la ley), ¿ignoráis que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que vive? Rom 7:1. A menos que usted pierda su vida al crucificar su naturaleza pecaminosa, su mente carnal, y su espíritu impío, usted todavía está vivo y todavía es sujeto a las leyes morales. Las leyes morales sólo terminan cuando el espíritu egoísta del hombre ha sido crucificado en la cruz interna de la negación propia, y Cristo Jesús ha resucitado en él para controlar completamente sus pensamientos, palabras, y acciones con la Ley del Espíritu de la Vida. Vea la nota 3 de Rom 3:28 para más información acerca de por qué las leyes morales todavía deben ser observadas y son su tutor hasta que sus pensamientos, y palabras y acciones están bajo el control completo del Espíritu Santo. Los guías ciegos del cristianismo señalan este versículo y dicen que ya no hay ningún pecado porque la ley supuestamente ha sido eliminada para cualquiera que crea en Jesús; ellos convenientemente pasan por alto las muchas advertencias del Nuevo Testamento con respecto al pecado que lo descalifican completamente para la salvación o el cielo, haga clic aquí para verlas. Ellos también pasan por alto que cada hombre será juzgado por sus obras y sus palabras, haga clic aquí para ver. Sí, hay una diferencia entre el bien y el mal; sí, todavía hay pecado;sí, hay una ley interna de Dios sobre el corazón de cada hombre que debe ser obedecido, cuales incluye algunas de las viejas leyes morales mosaicas como: ama a tu prójimo como te amas a tí mismo, no robar, no cometer adulterio, no mentir, no codiciar, no matar, y honra a tu padre y a tu madre. De la Palabra del Señor en el interior: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida."]

Romanos 7:6,17

Mostrar el Capítulo y las notas   

 6 Pero ahora, habiendo muerto a lo que nos tenía sujetos [el pecado], hemos sido liberados de la ley, para que sirvamos en lo nuevo del Espíritu y no en lo antiguo de la letra.2 [¡Tome nota! Pablo habla de haber muerto a la ley por medio de la ley. Las leyes morales sólo terminan cuando el espíritu egoísta del hombre ha sido crucificado en la cruz interna de la negación propia, y Cristo Jesús ha resucitado en él para controlar completamente sus pensamientos, palabras, y acciones con la Ley del Espíritu de la Vida. Vea la nota de Rom 3:28 para más información acerca de por qué la ley interna, en su corazón, la cual incluye el centro moral de la ley antigua, y es su tutor hasta que sus pensamientos, y palabras y acciones están bajo el control completo del Espíritu Santo. De la Palabra de Dios en el interior, con respecto a la novedad de vida: "La nueva vida es tan radicalmente diferente como un hombre que ha vivido en un subterráneo toda su vida, que de repente sale a la superficie para ver el sol, el cielo, las plantas, los animales, el viento, las estrellas." ¡Tome nota! Pablo había muerto a la ley por medio de la ley y fue liberado de la ley; él ya no servía al pecado. Él cumplió y estableció la ley.]

 17 De manera que ya no era yo el que lo hacía, sino el pecado que permanecía en mí.6

Romanos 8:1

Mostrar el Capítulo y las notas   

 1 Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,1 los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. [Andar conforme al Espíritu es ser llevado por el Espíritu en pensamientos, palabras, y acciones. Si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Gál 5:19. Andar conforme a la carne es caminar de acuerdo a su mente carnal y corazón impío, antes de haber sido limpiado y purificado; hasta entonces usted no está en Cristo Jesús porque todavía está caminando en la carne — en sus deseos, afectos, placeres, orgullo, enojo, vanidad, temor, preocupaciones, planes, etc. Cualquier persona que diga estar en Cristo cuando no está crucificada está tomando su nombre en vano; o hacer cualquier cosa mientras declara hacerlo en su nombre o en el nombre de Jesús también es tomar su nombre en vano.]

Romanos 10:4,9-10

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree. [Cuando el cristianismo le dice a sus creyentes pecadores que la ley está muerta, ellos realmente están diciendo que para sus creyentes no hay pecado; no ley, no pecado. ¿Qué mejor cuento podría haber inventado el diablo? Hermanos (hablo con los que conocen la ley), ¿ignoráis que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que vive. Rom 7:1. A menos que usted pierda su vida al crucificar su naturaleza pecaminosa, su mente carnal, y su espíritu impío, usted todavía está vivo y todavía es sujeto a las leyes morales. El cristianismo se ha echado la ley detrás de su espalda, llamándole al mal bien, llamando lo impío como justo, mientras ignoran totalmente las muchas excepciones, requisitos, y condiciones para calificar para la salvación que declara la Biblia. La ley no lo puede hacer justo, pero el requisito para obedecer la ley interna sólo termina cuando el espíritu egoísta del hombre ha sido crucificado en la cruz interna de la negación propia, y Cristo Jesús ha resucitado en él para controlar completamente sus pensamientos, palabras, y acciones con la Ley del Espíritu de la Vida. ¿Qué es lo que lo hace justo? La obediencia lleva a la justicia, Rom 6:16; creemos lo que el Espíritu de Cristo que está en nuestros corazones nos dice a medida que aguardamos la esperanza de la justificación por la fe, Gál 5:5. sí, hay una ley interna de Dios sobre el corazón de cada hombre que debe ser obedecido, cuales incluye algunas de las viejas leyes morales mosaicas como: ama a tu prójimo como te amas a ti mismo, no robar, no cometer adulterio, no mentir, no codiciar, no matar, y honra a tu padre y a tu madre. De la Palabra del Señor en el interior: "No hay leyes cuando se está bajo el control completo del espíritu; uno camina en amor en obediencia de la manera que el Señor se lo ordena — uno no camina en la carne restringida."]

 9 que si confiesas con tu boca que Jesús es Señor, y si crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, usted será salvo. [El contexto de este versículo es creer en la palabra que está en su corazón y cuando recibe la orden, hablar obedientemente la palabra en su boca, la cual es la palabra de fe que los Apóstoles predicaron (vea el versículo 8). Y de acuerdo al versículo 17 a continuación, esa es la fe verdadera, oír la palabra de Dios (Cristo) en su corazón, y sus creencias resultan en su obediencia a lo que usted ha oído. Confesar que Jesús es su Señor, (si a usted se le ordena confesar ante los hombres, Lucas 12:8), es hablar lo que a usted se le dice que diga;* porque para que él sea su Señor, usted debe estar completamente controlado por las palabras habladas por Jesús que usted oye desde el interior de su corazón; y cuando usted estaba muerto en sus pecados, vio a Jesús elevado en su corazón para que sea su Señor gobernante y Rey, para controlar completamente sus pensamientos, palabras, y acciones. Sin embargo, a menos que Jesús de verdad lo gobierne, y él le ordene que usted diga "Jesús es Señor", decir eso no tiene valor, como muchas escrituras lo prueban (haga clic para ver).

* como Pablo confesó: "ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí". Gálatas 2:20

Para ser salvado del infierno cuando muera, usted debe experimentar la salvación mientras todavía vive en la tierra, lo cual significa ser liberado, limpiado, purificado de todos los pecados, aún del deseo de pecar. Sin embargo, muchos de los millones de guías ciegos en el cristianismo, ellos mismos todavía pecando y por lo tanto, esclavos del pecado, tomando este versículo completamente fuera de contexto, enseñan que si usted dice a voz alta "Jesús es Señor" y cree que él resucitó de los muertos en Jerusalén, entonces usted será salvo del infierno. De la Palabra del Señor en el interior: "Ellos piensan que son salvos al hacer ruido acerca de que son salvos. Hay millones de predicadores que son guías ciegos. Estas personas están lejos de mí, viviendo en pecado y enseñándoles a otros la inevitabilidad del pecado hasta la muerte. Ellos quieren ser hijos; ellos reconocen el versículo 'el que ha nacido de Dios no tiene pecado,' pero continúan despreocupadamente". Con la creencia inicial, usted obviamente no es salvo, (salvo significa ser liberado de todos los pecados); pero si usted persiste en la fe obediente hasta el fin, esforzándose al máximo, usted será liberado de todos los pecados, lavado, limpiado, purificado, perfeccionado, y santificado y hecho santo por el poder de Dios obrando poderosamente en usted.]

 10 Porque con el corazón el hombre cree para justicia, y con la boca el hombre hace confesión para salvación.2 [Su creencia de que usted oye al hijo hablarle en su corazón, y obedecer lo que él le manda, resulta en la salvación acompañada de la justicia. La obediencia lleva a la justicia, Rom 6:16; creemos en lo que el Espíritu de Cristo nos dice en nuestros corazones a medida que aguardamos la esperanza de justicia, Gál 5:5. La salvación es ser liberado de todos los pecados, haber sido purificado por la gracia de Dios que separa al hombre del pecado. Confesar la salvación es confesar que usted ha sido liberado de todo pecado y ha testificado que Jesús ha resucitado en su corazón, trayéndole la salvación, la cual es vida eterna en Dios; como Pablo confesó: Con Cristo he sido juntamente crucificado; y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Gál 2:20. Jesús no quiere el testimonio de hombres cuyos corazones todavía están llenos de maldad, como lo somos todos, hasta que somos limpiados por Él.

Como dijo Juan: Hijitos, nadie os engañe. El que practica justicia es justo, como él es justo. 1 Juan 3:7; Jesús sólo habló, juzgó, e hizo lo que Dios le había ordenado hacer; para practicar la justicia nosotros también debemos poder sólo hablar lo que le oímos que nos ordena a decir y sólo hacer lo que Dios nos ordena hacer. Esta habilidad sólo viene después que hemos crucificado nuestro espíritu egoísta y el pecado ha sido destruido por el Espíritu al llevar la cruz interna de la negación propia; entonces nosotros estamos caminando el mismo camino que Él caminó y estamos en el mundo como Él estaba con perfección, pureza, y santidad. Pedro nos advirtió acerca de cuan fácilmente las cartas de Pablo eran torcidas por los impíos (aquellos que todavía estaban pecando): en sus cartas hay algunas cosas difíciles de entender, que los indoctos e inconstantes tuercen, como lo hacen también con las otras Escrituras, para su propia destrucción. Así que vosotros, oh amados, sabiendo esto de antemano, guardaos; no sea que, siendo desviados por el engaño de los malvados. 2 Ped 3:17-18. Los impíos lo tratan de convencer que el pecado es pasado por alto y excusado si usted cree en Jesús. Pero los justos alegan con usted que el pecado no es aceptable: Pablo dijo: Despertad a la justicia, y no pequéis más, porque algunos tienen ignorancia de Dios. Para vergüenza vuestra lo digo. 1 Cor 15:34. Creer en Jesús, es creer lo que él le ordena que haga; esa creencia resulta en obediencia lo cual lleva a la justicia y la salvación.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.