La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 7:4

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 De manera semejante, hermanos míos, vosotros también habéis muerto a la ley por medio del cuerpo viviente de Cristo en vosotros para que os podáis estar casado con otro y resucitados del muerto para llevar fruto para Dios.1 [Pablo se está dirigiendo a los creyentes que habían sido crucificado, (y por lo tanto habían muerto a la ley), quienes habían sido resucitado de los muertos con Cristo, la nueva criatura en novedad de vida. Cristo había aparecido en ellos y morado en ellos. Ellos habían recibido el fruto del Espíritu de parte de Cristo con la medida de fe que libera de la ley, habilitándolos para ya no caminar en la carne sino caminar según el Espíritu, a medida que él guiaba todas sus palabras y acciones; ellos habían alcanzado la primera etapa de la perfección. La traducción de este versículo ha sido típicamente torcida para decir que la muerte de Cristo y su resurrección hicieron que el creyente estuviera muerto a la ley, pero sólo estamos muertos a la ley por medio de la ley después que hemos sido crucificados y Él está morando en nosotros, controlándonos completamente, y Él está ordenando cada palabra que debemos hablar y cada acción que debemos hacer. A pesar de que la sangre de Cristo hizo a la ley mosaica obsoleta, la ley interna en el corazón de todo hombre todavía está viva, nunca cancelada (y esta ley interna incluye el centro moral de la ley mosaica); y para ser liberado de la ley, por medio de la cual todos los hombres serán juzgados, usted se debe someter a Dios, condenando el pecado en su carne, con los mandatos que usted oye cuando lo espera a Él; y esos mandatos están establecidos como leyes adicionales en su corazón, en el cual están todas las leyes usted debe obedecer y continuar obedeciendo hasta que usted haya sido completamente crucificado, para entonces caminar en amor y libertad bajo ninguna ley.]

Gálatas 2:20

Mostrar el Capítulo y las notas   

 20 Con Cristo he sido juntamente crucificado; y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí.3 Lo que ahora vivo en la carne, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y se entregó a sí mismo por mí. [Los cristianos, sin tener conocimiento de cómo cargar una cruz, asumen que han sido crucificados con Cristo por imputación, lo cual es un cristiansimo supuesto. Usted debe hacer morir su naturaleza pecaminosa en la cruz interna de la negación propia para que pueda ser liberado del pecado.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.