La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Romanos 4:3-11

Mostrar el Capítulo y las notas   

 3 Pues ¿qué dice la Escritura? Y creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. [Abraham no sólo creyó que había un Dios altísimo, él creyó las palabras que Dios le habló; eso es creer en Dios, por lo menos como está definido en este libro. Una creencia de que Jesús es el Hijo de Dios es una creencia en la historia, o fe bíblica. De manera similar, creer en Jesús, como Pablo ha definido la creencia de Abraham, es creer las palabras que oímos que Jesús nos dice; eso es también fe como la Biblia la describe en Romanos, oír las palabras de Dios en su corazón de manera que usted las pueda obedecer, Rom 10:8,17, y creer. Por lo tanto Pablo dice que la creencia y la fe significan oír la Palabra de Dios que Él le habla desde su corazón y creer en Dios o creer en Jesús. Usted se podría estar diciendo a sí mismo: "bueno si Dios me dijera que hiciera algo como le dijo a Abraham, por supuesto que lo haría." De la Palabra del Señor en el interior: "Abraham voluntariamente se expuso a sí mismo a los mandatos de Dios." Así también nosotros debemos esperar a Dios, velar, y escuchar en silencio los mandatos que Él nos da, y después debemos creer sus palabras y obedecerlas, así como Abraham lo hizo. De la Palabra del Señor en el interior: "Espera, exponte a sus mandatos, y oye. Sólo la fe que libera imparte justicia."]

 4 Al que obra, no se le considera el salario como gracia, sino como obligación.

 5 Pero al que no obra, sino que cree en aquel que declara al impío como justo, su fe es contada por justicia.1 [Creer en aquel que declara recto al impío es creer las palabras que usted oye a Dios o Jesús hablarle a usted, así como Abraham creyó en Dios en el versículo 3 más arriba; de otra manera, usted se quedará siendo impío y morirá en sus pecados para ser excluído del cielo. Comenzamos impíos, Dios revela los pecados en nuestro corazón, y después Él los quita por medio de su gracia. Por gracia él nos enseña a negar la impiedad y los deseos mundanos, y cómo vivir sobria, recta y piadosamente en este mundo presente, Tit 2:12 — así el impío se hace piadoso. Sólo Dios puede hacer un hombre impío piadoso por su gracia que limpia, lava y purifica.]

 6 De igual manera, David también proclama la felicidad del hombre a quien Dios confiere justicia sin obras, [La justicia imputada de Cristo sólo viene a usted después de la muerte de su espíritu egoísta en la cruz interna de la negación propia, cuando usted recibe la fe con el fruto del Espíritu, en contra de lo cual no hay ley, para entonces caminar en amor, obedeciendo los mandamientos continuos de Cristo. Hasta entonces nosotros, por medio del Espíritu, por fe, aguardamos pacientemente la esperanza de justicia, Gál. 5:5.]

 7 diciendo: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados son cubiertos.

 8 Bienaventurado el hombre a quien el Señor jamás le tomará en cuenta su pecado.

 9 Luego, ¿es esta felicidad solamente para los de la circuncisión, o también es para los de la incircuncisión? Pues decimos: A Abraham le fue contada su fe por justicia.

 10 ¿Cómo le fue contada? ¿Estando él circuncidado o incircunciso? No fue en la circuncisión, sino en la incircuncisión.

 11 Él recibió la señal de la circuncisión como sello de la justicia de la fe que tenía estando aún incircunciso, para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados--para que también a ellos les fuera conferida la justicia--;

Mostrar el Capítulo y las notas   

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.
_______________________________________

1 al que no obra, sino que cree en aquel que declara al impío como justo, su fe es contada por justicia. Este es un caso de un error de traducción. La mayoría de las traducciones de la Biblia dicen: al que no obra, sino que cree en aquel que justifica al impío, su fe es contada como justicia. La palabra griega en la Net Bible es dikaiwyentev, (1344) cuya raíz es dikaioo, y más comúnmente significa hacer recto. "Justo" es una palabra muy remota en las opciones para el traductor, pero ellos la usaron. Este versículo está simplemente reafirmando la justicia imputada de Cristo que viene a usted sólo después de la muerte de su espíritu egoísta en la cruz interna de la negación propia, cuando usted recibe fe con el fruto del Espíritu, en contra de lo cual no hay ley, para entonces caminar en amor, obedeciendo los mandatos continuos de Cristo. Hasta entonces nosotros, por medio del Espíritu, por fe, esperamos pacientemente la esperanza de justicia, Gál. 5:5. Vea la nota 2 en Romanos 3 para los detalles de la justicia imputada. La fe en el interior justifica; la fe en el interior purifica.

Isaac Penington escribe que es imposible para Dios justificar al impío en su documento titulado La Defensa de la Verdad Santa:

Dios no justifica a ningún hombre como impío; sino llama a los hombres al arrepentimiento, y a alejarse de su impiedad, y él tendrá misericordia de ellos, los justificará y los salvará. Ahora, los hombres no son impíos después de alejarse de su impiedad, sino que son cambiados; y por lo tanto su estado es en alguna medida cambiado antes de ser justificados. Si Abraham hubiera sido impío cuando Dios lo llamó; sin embargo al abandonar su propia tierra, y seguir al Señor y ofrecer a su hijo, él fue obediente, y no impío, y en esa obediencia él fue justificado. Un hombre puede tener nociones de justificación en su mente, y por consiguiente pensar que está justificado, cuando no lo está; pero no hay ningún hombre que sea justificado por el Señor a menos que sea cambiado, trasladado en él [Cristo] en quien Dios justifica, fuera del lugar de condenación hacia el lugar de justificación. Porque a menos que los hombres sean cambiados por el Espíritu y el poder del Señor, ellos sólo son oscuridad, y están en la oscuridad, donde no hay justificación. Son los creyentes, los obedientes, los hijos de la luz, los que son justificados por el Señor.

¿Cuál es la evidencia de la fe? Jesús nos dijo: Si vosotros producís mucho fruto, mi Padre es honrado y glorificado, y ustedes muestran que son verdaderamentes mis discípulos [verdaderos seguidores]. Juan 15:8

Y Pablo define ese fruto: el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz (quietud y confianza segura para siempre), paciencia (incluyendo longanimidad, constancia y perseverancia), amabilidad (incluyendo moralidad e integridad), bondad, fe, benignidad (incluyendo mansedumbre y humildad), y dominio propio (dominio de los apetitos sensuales, pasiones y deseos), Gál 5:22-23.

Fe no es sólo estar de acuerdo que Jesús es el Hijo de Dios, eso es fe en la historia o fe bíblica. La fe es oír la palabra de Dios desde el interior de su corazón, creyendo que es el Hijo de Dios, y siendo obediente a lo que él le mande a hacer. ¿Cuál era la evidencia de la fe de Abraham? Creyó que la voz que había oído en la visión provenía de Dios, creyó en la promesa, y por lo tanto él obedeció la voz de Dios, Gen 22:18. Él creyó, y tuvo suficiente fe para ser obediente. Creer sin obediencia es una creencia falsa, una fe falsa. Y así nosotros debemos también creer lo suficiente como para tratar de escuchar, oír, y obedecer la voz de Dios — y la evidencia de nuestra fe es producir el fruto del espíritu, y así mostrarnos a nosotros mismos como verdaderos seguidores de Cristo; y el fruto del Espíritu es: amor, gozo (felicidad), paz, paciencia (un temperamento tranquilo, misericordia), amabilidad, bondad (benevolencia), fidelidad, benignidad (mansedumbre, humildad), templanza (autocontrol, sobriedad). Las ramas que no producen fruto son echadas en el fuego para ser quemadas. Es por medio de la obediencia que el fruto es producido. La obeciencia lleva a la justicia, Rom 6:16. Las palabras que han oído que son pronunciadas a ustedes son Espíritu e imparten la vida de Dios, Juan 6:63, y esta vida es Cristo, quien es la vida de Dios. Cuando usted posee a Cristo en plena medida como un hombre perfecto, Efe 4:13, eres justo.

De la Palabra del Señor en el interior: "Abraham se expuso voluntariamente a sí mismo a los mandatos de Dios." Así también nosotros debemos esperar a Dios, velar, y escuchar en silencio los mandatos que Él nos da. Y, cristianos, ustedes también deben hacer obras para evidenciar su fe en lo que se les mande a hacer. La fe sin obras es muerta; no obras muertas que uno decide hacer basado en alguna regla o su propia decisión, sino obras que son específicamente ordenadas por Dios - que son obras de amor a Dios. Las primeras obras que Dios le mandará a que haga son actos de arrepentimiento de su comportambiento pecaminoso y egoísta. La obeciencia lleva a la justicia, Rom 6:16, a medida que nosotros, por el Espíritu, por medio de la fe, pacientemente esperamos la esperanza de justicia, Gál. 5:5.

_______________________________________